Las ventas a China florecen en plena crisis exportadora

martes, 22 septiembre 2020

Las ventas a China florecen en plena crisis exportadora

La pandemia ha evidenciado la gran dependencia que Occidente tiene del gigante asiático. De hecho, es el país con el que Navarra mantiene el saldo comercial más negativo. Pero en el primer semestre del año, que coincidió con el estado de alarma y las voces de quienes vaticinan un cambio de paradigma en la globalización, se dio una llamativa paradoja. Mientras las exportaciones e importaciones totales de la Comunidad foral cayeron un 18 y un 21 % respectivamente, las ventas a China crecieron un 4 % y las compras, por el contrario, bajaron un 24,56 %. Varios expertos y empresarios explican este fenómeno a NavarraCapital.es.

Yosune Villanueva
Pamplona - 17 septiembre, 2020

En el primer semestre, Navarra redujo un 35,77 % el saldo negativo de su balanza con China. (Foto: cedida)

China es el país con el que Navarra mantuvo en 2019 un mayor saldo negativo en su balanza comercial: -226 millones de euros. En concreto, las importaciones ascendieron 354,07 millones, frente a unas exportaciones de 127,36 millones. Así lo reflejan los datos facilitados por ICEX España Exportación e Inversiones. En un año en que la Comunidad foral vendió al extranjero por valor total de 10.147,32 millones y compró por 5.468,37, el mercado chino representó el 1,3 % de las exportaciones y el 6,5 % de las importaciones.

Este balance negativo es similar al que China mantiene con el resto de provincias españolas: “Mientras otros países europeos como Alemania o Francia han sabido posicionarse en el mercado chino, España tiene pendiente posicionar mejor su marca”, explica a NavarraCapital.es Andrés Herrera, socio-director de Herrera Zhang Consultants.

China es el país con el que Navarra mantuvo un mayor saldo comercial negativo en 2019.

Pero el primer semestre de este año, marcado por el estado de alarma y el fin del “punto álgido” de la globalización, según remarcó en los II Cursos Europeos de Verano Herman Van Rompuy, expresidente del Consejo Europeo y ex primer ministro belga, ha traído unas cifras llamativas. Tanto las exportaciones como las importaciones totales de la región cayeron hasta los 4.264 millones de euros y los 2.104 millones respectivamente, un 18 % y un 21 % menos que hace un año. Pero el saldo comercial negativo de Navarra con China se redujo un 35,77 % entre enero y junio. Y esa disminución se logró gracias a que las ventas de la Comunidad foral al gigante asiático crecieron cuando la pandemia golpeaba con mayor fiereza a las empresas y más les costaba poner sus productos en el mercado exterior, debido a la falta de actividad en muchas de ellas. Así, en el primer semestre de este año las ventas a China ascendieron a 53,06 millones de euros, un 4 % más que en el mismo período del año anterior, cuando se registraron 50,99 millones.

Al mismo tiempo, las importaciones bajaron de manera considerable. Entre enero y junio de 2019, Navarra vendió al país asiático por valor de 181,86 millones, cifra que cayó en 2020 hasta los 137,18 millones. Es decir, un 24,56 % menos.

En el primer semestre de 2020, Navarra redujo un 35,77 % el saldo negativo de su balanza con China.

De estos datos se pueden hacer varias lecturas. Por un lado, el descenso de las compras puede deberse a la falta de actividad en China, que permaneció cerrada al mundo durante semanas, de manera que la balanza podría equilibrarse a finales de este año. Pero también puede deberse a la búsqueda de nuevos proveedores por parte de las empresas navarras, con el fin de reducir en la medida de lo posible su dependencia del país asiático. Porque, como adelantó este medio el pasado mes de febrero, muchas compañías de la Comunidad foral se quedaron bloqueadas cuando el coronavirus irrumpió en territorio asiático.

Durante su ponencia en los II Cursos Europeos de Verano, el exministro de Exteriores Josep Piqué advirtió de un cambio de modelo en las relaciones europeas con China. Pero Andrés Herrera recuerda que hace escasas semanas, Yan Jiechi, diplomático chino que ocupó el cargo de ministro de Relaciones Exteriores entre 2007 y 2013, “visitó Madrid y tuvo un encuentro con Pedro Sánchez”. Una visita que apenas trascendió a los medios de comunicación, pero que evidenció el deseo de China de mantener las relaciones comerciales con España.

RECUPERACIÓN DEL MERCADO CHINO

Aunque los datos oficiales aún no se han cerrado, todo apunta a que los meses de julio y agosto dejarán unas ventas a China más que reseñables en productos como el aceite, el vino y el jamónAna Cañada, responsable de Comercio Internacional en la Cámara Navarra de Comercio, Industria y Servicios, explica a este medio que los trámites realizados de exportaciones a China desde su organización (certificados de origen, libreventa y visados) muestran una tendencia positiva. “Del 1 de enero al 10 de septiembre, hubo 414 trámites, es decir, unos 50 al mes de media”. Pero 113 de ellos se concentraron entre el 1 de julio y el 10 de septiembre. En su mayoría fueron bodegas y empresas del sector agroalimentario.

Javier Basabe (Príncipe de Viana): El mercado se ha reactivado y, principalmente en agosto y septiembre, nuestro vino se está exportando a China.

Las bodegas navarras que habitualmente venden al gigante asiático confirman este auge. “El mercado se ha reactivado y, principalmente en agosto y septiembre, nuestro vino se está exportando a China”, asegura Javier Basabe, director general del Grupo Príncipe de Viana, quien matiza no obstante que será muy difícil recuperar las ventas perdidas por el Covid-19.

En la misma línea, Jesús Rivero, director general de Marqués del Atrio, se muestra satisfecho con la reactivación. En su caso, que dirige una empresa participada por una compañía china, “se está cumpliendo el presupuesto” y las ventas avanzan “en una linea normal, sin crecimiento pero exportando y manteniendo los números”.

Iker Marín (Aceites Urzante): Exportamos habitualmente al mercado chino, y nuestros clientes de allí han vuelto a confiar en nuestro aceite”.

A pesar de todo, algunos empresarios hacen un llamamiento a la prudencia. Sobre todo por el posible freno que pueda producirse en las aduanas debido a la denostación de la marca España y la escasa confianza de algunos países en los productos españoles.

Exportamos habitualmente al mercado chino y nuestros clientes de allí han vuelto a confiar en nuestro aceite. Sin embargo, hay temor a que el Gobierno ponga trabas a los productos agroalimentarios españoles”, enfatiza Iker Marín, responsable de Exportación de Aceites Urzante.

Por el momento, la demanda es constante. Eso sí, en Aceites Urzante han hecho un gran esfuerzo para recuperar esa sintonía con el país asiático. Por ejemplo, lanzaron una campaña, en la que mostraban cómo “todos los procesos de elaboración son totalmente seguros”. Ahora, subraya Marín, hace falta una “campaña de marca a nivel nacional porque España no está vetada, pero sí señalada como foco de la pandemia”.

TECNOLOGÍA INNOVADORA

Precisamente, los productos industriales y tecnológicos están a la cabeza como los más demandados por China a Navarra. De ahí que NavarraCapital.es contactara con una empresa que ha comenzado a exportar al país asiático. Paúl Sánchez es Sales and Marketing executive officer de AIT, una empresa foral que desarrolla soluciones de maquinaria para el procesado de vegetales en la industria agroalimentaria.

Paúl Sánchez (AIT): “En China, la gente prefiere trabajar ya en fábricas ensambladoras que en empresas agrarias, donde es más intenso el trabajo físico”.

Tras cinco años de negociaciones, AIT ha dado el salto a China. Sánchez detalla que el país se caracteriza por una productividad y una eficiencia basada en “la mano de obra intensiva”, pero en los últimos tiempos los costes salariales se están incrementando y en ciertas zonas no hay mano de obra. “La gente prefiere trabajar en fábricas ensambladoras que en empresas agrarias, donde es más intenso el trabajo físico”, asegura. Y ahí es donde encuentran su hueco las máquinas de AIT. “Para cortar cuatro toneladas de brócoli por hora, en producto terminado para congelar, se necesitarían unas 40 o 50 personas en una misma habitación y cortando a mano con cuchilla sobre banda”, desgrana. Pero con los equipos de AIT, “cuatro, cinco o seis personas son suficientes para alcanzar esos niveles de producción”.

Por eso, en una época en que “reducir el número de personas dentro de los espacios cerrados ayuda a reducir también las contaminaciones cruzadas y las infecciones entre compañeros”, AIT ha encontrado una gran oportunidad para sus productos.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra. 


To Top