lunes, 22 abril 2019

LinkedIn: la tormenta perfecta

El autor expone los motivos por los que, en su opinión, el año 2018 ha sido el de la red social 'LinkedIn' al tiempo que señala las ventajas y oportunidades que aporta a quien la usa en el desarrollo y consolidación de su trayectoria profesional y laboral.

Redacción
Pamplona - 16 enero, 2019

eduardo-elizalde-laboralkutxaA las redes sociales se entra por Facebook, se transita por twitter e Instagram y se acaba terminando en LinkedIn. Lo intrincado de su estructura y su poca amabilidad la hacen compleja como primera opción. Pero esa dificultad es su principal virtud y me atrevería a decir de que es una dificultad calculada y medida por el tipo de público al que se dirige. Es parte de su esencia. Para ser buen usuario de LinkedIn hay que ser cinturón negro en redes sociales.

Esta red se creó en 2003 por cuatro emprendedores americanos muy focalizada en la búsqueda de empleo. Los fundadores crearon una red de digestión lenta a la que el paso de tiempo iba a beneficiar mucho. Solo era cuestión de esperar al momento de madurez para que los perfiles fueran cayendo como moscas y su crecimiento fuera exponencial. El caso de España es significativo ya que en 2012 tenía 3 millones de usuarios y hoy tiene más de 10 millones. En estos seis últimos años se han abierto más de 3.000 perfiles diarios.

Y os preguntareis: ¿Por qué LinkedIn está triunfando? En mi opinión LinkedIn es la tormenta perfecta y recoge todo lo bueno del resto de redes aplicado al ámbito profesional. Es como si todo lo aprendido tonteando en Facebook, exprimiendo el ingenio en twitter y postureando en Instagram de repente sirviera para algo, tuviera un sentido más allá del de pasar un buen rato, informarse o aprender a usar filtros en las imágenes.

“Para mi 2018 ha sido el “año LinkedIn” y se ha convertido en un compañero indispensable para relacionarme con otras personas”

En mi caso llevo en esta red desde finales de 2014 cuando me di de alta tras asistir a una conferencia de la CEO para España y Portugal Sarah Harmon, pero ha sido este año cuando la he empezado a explotar. Estoy experimentando con ella y he llegado a dos conclusiones: la primera es que cuanto más sé dé la herramienta me doy cuenta de que me queda más por aprender y la segunda es que todo el mundo está avanzando mucho de tal forma que quedándote quieto o no moviéndote lo suficiente te vas quedando atrás. No cabe duda de que las continuas novedades que se van introduciendo refrendan estás dos afirmaciones.

VENTAJAS Y OPORTUNIDADES

En este año he ido trabajando las distintas posibilidades de esta red y destacaría en mi caso las siguientes:

  • Me ayuda a mantener el contacto con otros profesionales y establecer nuevas relaciones comerciales y/o profesionales. LinkedIn ha sustituido al tarjetero donde guardaba todas las tarjetas de visita y además me ayuda a enriquecer las relaciones combinando el off line y el on line.
  • Mantenerme al día de información y tendencias relevantes. Podemos conocer opiniones cualificadas, recomendarlas e incluso comentarlas. Asimismo, tiene un componente muy importante de creación de marca personal y me ha animado a la creación de contenido propio.
  • Es una inmensa base de datos y como sabéis esto hoy es muy valioso. Los datos son el petróleo del siglo XXI y en LinkedIn tenemos todos los que nos interesan. Como me dijo una clienta hace unos días “cuando ya estaba hastiada de Facebook me he enganchado a LinkedIn porque aquí están las personas que me interesan, aquí hay negocio”
  • Por último y de forma incipiente está empezando a trabajarse lo que se conoce como “social selling” que viene a ser el uso de herramientas sociales para el apoyo a la venta. Como dice Ainhoa Gómez Beltrán experta en esta herramienta y a la que tuve el honor de conocer en un curso que ella impartía sobre LinkedIn: “vender antes de que el cliente sepa que está comprando”. Ésta seguramente me parece la opción más atractiva y retadora. Las personas estamos cansadas de que nos llamen por teléfono y también de la publicidad y venta invasiva. El “social Selling” no va de eso y yo lo suelo definir como un “cortejo” al cliente o posible cliente de manera que nos acercamos a el de manera sutil y esto nos puede ayudar a la futura venta que en todo caso ya no será en LinkedIn.

“En mi opinión LinkedIn es la tormenta perfecta y recoge todo lo bueno del resto de redes aplicado al ámbito profesional”

Si todo esto fuera poco como a LinkedIn le gusta medirnos ha creado unas métricas para que sepamos cuanto de buenos somos en su uso (www.linkedin.com/sales/ssi) y al final de lo que se trata es que pasemos tiempo dentro de la aplicación e interactuemos con ella.

Para mi 2018 ha sido el “año LinkedIn” y se ha convertido en un compañero indispensable para relacionarme con otras personas, hacer networking, crear una marca personal, compartir contenidos de marca, ayudar en la venta de nuestros productos y sobre todo conseguir contactos valiosos.

Y pensar que todo esto empezó como un juego en Facebook….

ARCHIVADO EN:


To Top