lunes, 17 junio 2024

Los almacenes inteligentes de Ubyko para el corazón de las ciudades

Los fundadores de la firma navarra, según detallan a Navarra Capital, trabajan en un innovador sistema que pretende mejorar los servicios de logística de ultima milla. En concreto, se centra en automatizar locales comerciales vacíos para convertirlos en puntos de almacenamiento que funcionen como cajeros de recogida, intercambio o venta de productos. Funcionarán las veinticuatro horas del día e incorporarán Inteligencia Artificial para predecir las posibles compras de las personas usuarias.


Pamplona - 15 agosto, 2023 - 00:02

La compañía navarra acaba de recibir un importante impulso económico de Neotec. (Foto: cedida)

Diego Zúñiga era un asiduo de las compras online. Pero, como tantos otros usuarios, este periodista solía toparse con problemas para recibir los pedidos cuando no se encontraba en casa. Inspirado por su experiencia como consumidor, un día, mientras sacaba dinero en un cajero automático, tuvo una idea que poco después se aventuraría a desarrollar. “Cuando salieron los billetes de la ranura, me pregunté por qué los cajeros no sacaban también productos”, rememora este navarro de 51 años.

Así nació Ubyko. La firma se gestó en Bilbao en 2020, pero está liderada por cuatro navarros y su sede principal se ubica en la Comunidad foral: “Fue algo fortuito porque yo vivo en Bizkaia y se me ocurrió allí. Pero todos los trabajadores y fundadores somos de Navarra. El equipo está compuesto por seis personas, y nuestra nave también se encuentra en la Comunidad foral”.

Su objetivo era ofrecer una solución de logística inteligente, que permita una distribución urbana mucho más rápida, eficiente y sostenible. “Nuestra intención era construir una red de ‘cajeros’ automáticos en locales comerciales integrados dentro de los núcleos urbanos para adquirir, intercambiar o devolver productos y paquetes. Me sorprendía que nadie hubiese planteado algo así antes”, explica Zúñiga.

Con el fin de adquirir las herramientas necesarias para materializar el proyecto, Zúñiga asistió primero al máster en Emprendimiento y Dirección de Empresa MBAe3. Allí conoció a Hugo Fernández, un sociólogo de 26 años que se convertiría en su primer apoyo. “El proyecto me encantó. Y en el máster hicimos nuestro primer business plan. Con la iniciativa ya aterrizada, convencimos a nuestro tercer cofundador, que es el ingeniero José Manuel Ripa (45 años). Él también estaba en el máster”, indica Fernández.

“Estas soluciones permiten recoger productos las veinticuatro horas del día en el centro de las ciudades”

Tras asociarse, comenzaron a elaborar un estudio de mercado para ver la viabilidad del negocio. Entonces descubrieron la existencia de una empresa de Estonia que había puesto en marcha una iniciativa similar con éxito.

“En este caso, los cajeros instalados por la compañía solo eran puntos de recogida y funcionaban muy bien. Pero nosotros decidimos ir un paso más allá. Además de la robótica, nos dimos cuenta de que era importante aprovechar la capacidad predictiva de la Inteligencia Artificial. Así que decidimos añadirla para que esos almacenes automatizados (nodos) también puedan predecir las necesidades de los compradores y tener stock de los productos en su interior antes de que se soliciten”, detallan los fundadores.

EN EDIFICIOS URBANOS

Los responsables de Ubyko creen que el proyecto puede funcionar tanto en Navarra como en el resto del norte, debido a la alta concentración de empresas. Es más, se muestran convencidos de que permitirá mejorar los servicios de logística en los núcleos urbanos: “Las smart cities van a requerir mucha automatización y, por eso, tenemos que estar ahí. Las compañías van a querer estar de nuevo en el centro de las ciudades, ya que va a ser la forma más rápida de llegar a los consumidores. Es llevar la tecnología de la industria a la urbe”.

Así, proyectan que estos almacenes estén totalmente integrados en la estética de los edificios residenciales. De hecho, quieren que se implanten en locales comerciales vacíos y que vayan acompañados de un cajero automático, instalado en el exterior y desde el que se podrán realizar las operaciones. “Estas soluciones permiten ir al contenedor a coger el producto las veinticuatro horas del día”, detallan.

Los almacenes tendrán una superficie inferior a los cien metros cuadrados y su automatización permitirá un mayor aprovechamiento del espacio: “Son muy accesibles para los usuarios. Todos comparten el mismo sistema de almacenamiento. Lo que cambia es la parte de interacción con el usuario final. Tendrán una pantalla táctil instalada en el exterior, desde la que se podrá operar para comprar, devolver, recoger pedidos… No es lo mismo ir a sacar unas zapatillas que te han costado 200 euros que una bolsa de supermercado”.

Además, defienden que favorecerá un modelo de distribución más sostenible. “Veíamos que se ponía el foco en el tema de descarbonizar los vehículos pero que, en realidad, lo que no funcionaba era la logística urbana. Todos los repartos se hacen a la vez, en horario comercial, y la ciudad se congestiona. Nuestros almacenes se podrán suministrar a cualquier hora”, aseguran mientras añaden que el sistema ayudará a reducir las emisiones de CO2, los tiempos de los desplazamientos y los costes. “Uno de cada tres euros en logística se pierden en la última milla”, agregan.

CLIENTES POTENCIALES

El producto que ofrece Ubyko está pensado para el uso empresarial. En la actualidad, la compañía trabaja en el desarrollo de un prototipo, que está ajustando con el fin de lograr una solución rentable y sostenible para las compañías. Para ello, apuesta por el uso de componentes sencillos y muy testados. “El producto final es rupturista, pero estamos intentando elaborarlo con materiales ya testados y que aporten fiabilidad. Mezclamos tecnología y mecatrónica tradicional”, concreta Ripa.

“Creemos que van a surgir nuevas empresas y nuevos modelos de negocio que todavía ni entendemos”

En los próximos meses, los socios de la firma prevén instalar su primer sistema automatizado en los almacenes de Correos: “Pero la utilidad puede ser infinita. Estamos seguros de que nuestro principal cliente todavía no existe. Creemos que van a surgir nuevas empresas y nuevos modelos de negocio que todavía ni entendemos”.

Así mismo, están a punto iniciar un proyecto con otra empresa navarra, cuyo nombre prefieren no desvelar, y también se encuentran en negociaciones con un importante grupo de innovación de Barcelona. “Tiene socios con fondos de inversión de locales comerciales y que están interesados. Nos han buscado ellos y les interesa esta tecnología”.

En todos estos casos, Ubyko podrá la infraestructura y se encargará del mantenimiento de la tecnología, pero “la casuística depende del cliente y también la gestión”. “En el caso de Correos, por ejemplo, la sociedad pública dirá al usuario ‘aquí tienes tu paquete, toma tu código para que puedas venir a recogerlo cuando quieras'”, señalan.

El sistema también está pensado para que las empresas puedan compartir los nodos o almacenes, aunque se dediquen a actividades diferentes: “Todavía estamos muy cautivos a la entrega a domicilio. Pero, si hubiese puestos de logística de última milla en zonas accesibles, cambiaría el concepto. Las personas irían a recoger directamente el paquete”.

AYUDAS Y CRECIMIENTO

La compañía es pionera a nivel nacional dentro de su ámbito. Por ello, acaba de recibir un importante impulso económico de Neotec, convocatoria impulsada por el Ministerio de Ciencia e Investigación (Neotec). “Es una de las ayudas más competitivas en materia de i+D y empresa. Y Enisa nos ha concedido igualmente un préstamo participativo (Empresa Nacional de Innovación). Antes de eso, nos financiábamos con ayudas regionales y a pulmón con aportación de lo socios”.

Neotec seleccionó su iniciativa entre las presentadas por 500 empresas. “Menos del 10 % son seleccionadas y te dan un porcentaje de ayuda alto, que tienes que empezar a gastar cuando ganas. Así que queremos desarrollar y mejorar el prototipo antes de que acabe el año, independientemente de los clientes que vayan saliendo”, adelantan.

La parte más complicada de este proyecto es lograr que la inteligencia antropomórfica y el picking funcionen correctamente: “Es decir, que el brazo robótico situado dentro del almacén sea capaz de seleccionar y de coger cosas de cubetas llenas de cajas iguales”. De modo que, para progresar en este sentido, acaban de contratar a un doctor en Inteligencia y Visión Artificial, que les va a ayudar en el desarrollo de la tecnología. “Se va a encargar de esta parte. Tenemos un plazo de año y medio para conseguirlo”, concluyen.

Archivado en:

I+D+i Navarra · Correos · Barcelona · Navarra ·


To Top