sábado, 28 mayo 2022

Los ayuntamientos tendrán 310 millones para financiar sus servicios

Dicho importe supone un aumento del 14 % con respecto a 2021 (37 millones más). Así lo detalló este viernes el consejero Bernardo Ciriza tras la celebración de una sesión extraordinaria del Ejecutivo foral, donde fueron aprobados los tres proyectos de ley que regularán la nueva financiación municipal. Con este nuevo sistema, 228 municipios "mejorarán su financiación", 43 "la mantendrán" y "uno la empeorará" (Pamplona).

Redacción
Pamplona - 21 enero, 2022

Pamplona será el único municipio que verá empeorada su financiación. (Foto: cedida)

Las entidades locales de Navarra dispondrán este año de 310 millones de euros para financiar los servicios que prestan a la ciudadanía y mejorar infraestructuras municipales, lo que supone 37 millones más que en 2021 y un aumento del 14 % en las aportaciones. Dichos datos fueron facilitados este viernes por el Consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, tras celebrarse una sesión extraordinaria del Gobierno de Navarra en la que fueron aprobados los tres proyectos de Ley que regularán la nueva financiación municipal.

En concreto, el Ejecutivo foral dio luz verde al proyecto de Ley Foral de modificación de la Ley Foral 2/1995, de 10 de marzo, de Haciendas Locales; al proyecto de Ley Foral, por la que se establece la distribución y reparto del Fondo de Participación de las Entidades Locales en los tributos de Navarra por transferencias Corrientes; y al proyecto de Ley Foral reguladora del Plan de Inversiones Locales.

Bernardo Ciriza: “Toda la población debe tener un acceso equivalente a servicios e infraestructuras, independientemente de su lugar de residencia”.

De los 310 millones, 258 millones  corresponden al Fondo de Transferencias Corrientes; 30 millones, al nuevo Plan de Inversiones Locales (PIL); 8,5 millones, a las obras de reserva del PIL 2017-2019; y otros 13,9, a la compensación por la pérdida de recaudación derivada de la reforma del Impuesto sobre Actividades Económica (IAE).

Ciriza, que estuvo acompañado en la rueda de prensa por el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús María Rodríguez, incidió en que las administraciones deben garantizar que “toda la población tiene un acceso equivalente a servicios e infraestructuras, independientemente de su lugar de residencia”.

En octubre de 2021, el Ejecutivo foral alcanzó un acuerdo con una mayoría parlamentaria (PSN-PSOE, Geroa Bai, EH Bildu Nafarroa, Podemos Ahal Dugu e Izquierda-Ezkerra) en relación al nuevo modelo de financiación municipal. El pasado miércoles, la Comisión Foral de Régimen Local informó “favorablemente” y, tras la reciente aprobación por parte del Ejecutivo Foral, se remiten las tres leyes al Parlamento de Navarra para su debate y, en su caso, posterior aprobación. Tanto Pamplona como Tudela han mostrado su rechazo frontal al nuevo sistema de financiación.

REDISTRIBUCIÓN DE LA FINANCIACIÓN

El nuevo sistema de financiación municipal elevará a 258 millones de euros los recursos que tendrán este año las entidades locales para financiar los servicios que prestan a la ciudadanía (Fondo de Transferencias Corrientes). Se trata de 18 millones de euros más con respecto a 2021. Esta cuantía de 258 millones “se hará evolucionar a lo largo de los años con el IPC + 2”.

El nuevo modelo contempla un Fondo de Cohesión Territorial, que “beneficiará a una treintena de municipios”.

Además, hay que añadir una aportación de 13,9 millones para compensar a las entidades locales por la pérdida de recaudación que sufrirán debido a la exención del Impuesto de Actividades Económicas a pymes y autónomos cuya cifra de negocio sea inferior a un millón de euros. Iniciativa “llevada a cabo por el Gobierno de Navarra en 2021 y que persigue el estímulo del emprendimiento y la reactivación de la economía en las localidades navarras”.

El nuevo modelo, según el Ejecutivo foral, supone una transición del actual, “centrado únicamente en Pamplona a través de la Carta de Capitalidad, a un modelo más global que contempla la aportación de todos los municipios al desarrollo territorial de Navarra mediante el denominado Fondo de Cohesión Territorial”. De este último se beneficiarán una treintena de municipios: Pamplona, Tudela, Tafalla, Estella, Sangüesa, Baztan, Alsasua, Viana, San Adrián, Peralta, Puente la Reina, Irurtzun, Aoiz, Santesteban, Bera, Leitza, Esteribar, Burguete, Ochagavía, Isaba, Lumbier, Los Arcos, Lekunberri, Lodosa, Caparroso, Milagro, Corella, Cascante y Cortes.

Con este nuevo sistema, 228 municipios mejorarán su financiación con respecto al ejercicio anterior; 43 municipios la mantendrán y “uno empeorará” (Pamplona). A este respecto, Ciriza incidió en que los 1,7 millones que se aminora la aportación al Ayuntamiento de Pamplona los pasa a percibir, “prácticamente”, el Valle de Egüés, que ingresará 6,2 millones (+1,5 millones). Otros municipios destacados de la Comarca pasarán a recibir una mayor financiación: Aranguren pasará de ingresar 2,53 millones a 3,28 millones (+750.000 euros); Berriozar, de 3 millones a 3,6 millones (+600.000 euros) o Zizur Mayor, de 4,27 millones a 4,76 millones (+ 490.000 euros).

Asimismo, otros municipios importantes de la Comunidad foral también verán mejorada su financiación. Tudela es el municipio “que mayor incremento registra de toda Navarra en cuantía”. Este año percibirá 13,9 millones (+2,4 millones); Estella, 5,4 millones (+400.000 euros); Tafalla, 4,19 millones (+600.000 euros); Baztan, 3,19 millones (+500.000 euros); o San Adrián, 2,37 millones (+318.000 euros).

NUEVO PLAN DE INVERSIONES LOCALES

En lo que respecta al nuevo Plan de Inversiones Locales (PIL), este estará dotado con 30 millones de euros cada año. De este modo, todos los municipios y concejos de Navarra “se podrán beneficiar anualmente de una cuantía estable para financiar actuaciones en función de sus necesidades”. El nuevo plan regula la programación temporal para el periodo 2022-2028, aunque “está prevista su continuidad hasta que se apruebe una nueva ley, lo que permitirá realizar nuevas planificaciones temporales y actuaciones más allá de 2028”.

El nuevo PIL regula la programación temporal entre 2022 y 2028, pero está prevista su continuidad tras la aprobación de la nueva ley.

En concreto, las subvenciones están recogidas en tres ámbitos: Programas de Inversiones (centrada en áreas de abastecimiento de agua en alta y proyectos de gestión y tratamiento de residuos), Programación Local (que recogerá financiación para mejora de las infraestructuras en los municipios) y Programa de Libre Determinación (por la que cada entidad local podrá determinar las inversiones, cuya financiación dependerá de la población y la dispersión).

La primera línea estará dotada con 9 millones de euros, la segunda con 12 millones y la tercera con otros 9 millones. Sin embargo, y de manera excepcional para este ejercicio, la distribución será la siguiente: 15 millones irán destinados a Programas de Inversiones y otros 15 millones al Programa de Libre Determinación. Los Programas de Inversiones y la Programación Local se van a llevar a cabo con una planificación para cuatro y tres años inicialmente, y posteriormente en periodos de tres años. En cuanto a la Libre Determinación, su importe se distribuirá de forma anual.

OBRAS DE RESERVA DEL ANTERIOR PIL

Además de los 30 millones relativos al nuevo PIL, este año se destinarán otros 8,5 millones de euros para ejecutar más de 70 obras de reserva del anterior PIL 2017-2019, en colaboración con medio centenar de ayuntamientos, concejos o mancomunidades.

Entra aquí para leer más sobre economía en Navarra.


To Top