domingo, 15 julio 2018

“Los belgas saben que España es un país muy democrático con un estado de derecho que funciona”

El embajador de Bélgica, Marc Calcoen, dice del Gobierno de Pedro Sánchez que lo más importante para su país es la posición que adopte con respecto a Europa

Miguel Bidegain
Pamplona - 19 junio, 2018

Marc Calcoen, embajador de Bélgica en España, en el restaurante del Museo de la Universidad de Navarra.

Marc Calcoen, embajador de Bélgica en España, en el restaurante del Museo de la Universidad de Navarra.

El embajador de Bélgica en España, Marc Calcoen, explica que su gobierno considera que el de Cataluña es un problema interno de España que debe resolverse mediante el diálogo en el marco de la Constitución. En una entrevista concedida a NavarraCapital.es, Calcoen señala que sus compatriotas hacen turismo en Cataluña y “pueden hacerse una idea de que algunas declaraciones” de los líderes independentistas “probablemente no responden a la situación real de esta parte de España”.

Una de las tareas de los embajadores es informar a su gobierno de lo que ocurre en su país de destino. Cabe deducir que habrá tenido mucho trabajo últimamente.

Sí, han pasado muchas cosas en España y también en la relación bilateral entre España y Bélgica. Normalmente ser embajador de Bélgica en España, o de España en Bélgica, es una tarea muy fácil, cómoda y agradable… no es normal que pase nada, pero sí, últimamente el ambiente ha estado muy movido con lo que ha pasado en Cataluña y el cambio de Gobierno.

DSC_0324

El embajador afirma que Navarra le ha causado una impresión muy buena.

¿Cómo ve usted la situación que se vive en Cataluña y cómo la ven desde su país?

Yo digo siempre lo mismo: ante todo es un problema interno de la política española, aunque mi país se ha visto involucrado porque algunos han elegido huir a Bélgica posiblemente porque hay un Gobierno en el que un partido nacionalista, el flamenco, es mayoritario. Eso ha creado algunas tensiones, en parte porque quizás en España no se sabe cómo funciona del Gobierno belga, porque el presidente español y todos sus ministros transmiten la misma información oficial, pero en Bélgica no, como siempre hay coaliciones los ministros tienen más libertad para expresar sus propias opiniones, aunque al final es el primer ministro el que expone la línea política. Y en el caso de Cataluña ya ha dicho que es un tema interno de España y que debe solucionarse, en el marco de la Constitución Española, mediante el diálogo entre los partidos.

¿Le han pedido informes sobre las razones que esgrimen para huir las personas que se han refugiado en Bélgica? Ellos dicen que Cataluña está siendo oprimida y robada por el Estado español, que carecen de libertad…

Trato de informar de la forma más completa posible sobre lo que pasa, pero hay que tener en cuenta que unos 2 millones de belgas visitan España como turistas, y muchos de ellos van a Cataluña, es el segundo destino más elegido por los turistas belgas. Conocen España y Cataluña, creo que ellos pueden hacerse una idea de que algunas declaraciones probablemente no responden a la situación real de esta parte de España. Pero hay una parte de la opinión pública que simpatiza con Cataluña, no con la independencia pero sí con Cataluña, y algunas decisiones del Gobierno, como las cargas policiales, han dañado la imagen de España. La propaganda del Gobern ha podido influir en gente de mi país, pero como hay tantos que visitan España creo que la opinión general es que es un país muy democrático con un estado de derecho que funciona y que en ese sentido se parece mucho a Bélgica.

“Una parte de la opinión pública belga simpatiza con Cataluña, no con la independencia pero sí con Cataluña”

¿Ha tenido que realizar gestiones entre los gobiernos belga y español en relación con Cataluña?

Rajoy ha hablado con su homólogo belga, el primer ministro Charles Michel, y nuestro ministro de Relaciones Exteriores ha tenido una relación fluida con el ministro Dastis y estoy seguro de que la tendrá también con su sucesor, Josep Borrell. Por supuesto que ha habido contactos para tratar de rebajar la tensión.

Bélgica también tiene partidos nacionalistas que reivindican la independencia de Flandes. ¿Es un asunto que está resuelto, encauzado o permanece larvado?

La situación es más fácil, por una parte, y por otra más compleja. Hay dos comunidades grandes y no hay más, mientras que aquí hay muchas y eso dificulta la solución, pero en Bélgica cuando ha surgido algún problema entre esas dos comunidades se ha dialogado, se ha negociado y siempre se ha alcanzado algún compromiso. Quizás más complicado y caro, que quizás requiera más tiempo para ponerlo en práctica, pero siempre hemos llegado a entendernos para conseguir que la relación entre ambas comunidades sea correcta. El actual gobierno, que lleva tres años, ha aparcado los problemas comunitarios para centrarse en mejorar la situación económica, y la verdad es que no se habla de los problemas entre Flandes, Valonia y Bruselas, estamos en calma.

DSC_0334

El embajador Belga, con el campus universitario de fondo.

¿Cómo se ve desde el exterior el cambio de gobierno en España?

Para Bélgica España es un socio muy destacado dentro de la Unión Europea, para nosotros es muy importante la posición que pueda tener con respecto a Europa y siempre hemos apostado porque tenga un papel relevante. Esperamos que el nuevo gobierno asuma ese papel en Europa, para nosotros eso es lo más importante.

Usted ha visitado Navarra con motivo del 50 aniversario de una empresa de matriz belga, Magotteaux. ¿Cómo son las relaciones económicas entre España y Bélgica?

España es el séptimo socio comercial para Bélgica, hay muchas empresas belgas aquí y cada vez más españolas que se establecen en Bélgica. La relación económica es importante y espero que aún lo sea más.

El hecho de ser la sede de las instituciones europeas hace que haya muchas personas españolas trabajando allá.

Sí, hay muchos españoles que viven allí, y no sólo porque trabajen para la Unión Europea. Algunos están desde hace décadas porque durante el mandato del general Franco se exiliaron bastantes, y ahora creo que hay alrededor de 60.000 españoles en Bélgica, unos son funcionarios europeos pero la mayor parte tienen otros empleos. Gracias a ellos Bélgica creo que es bastante conocida en España, y para nosotros es una gran suerte contar con esas instituciones porque también ayudan a que Bélgica sea más conocida.

Imaginamos que de su estancia en Navarra no habrá tenido que informar a su gobierno, pero vamos a suponer que sí lo tiene que hacer. ¿Qué diría en ese informe sobre Navarra?

Para mí ha sido muy interesante, es la primera vez que vengo a Navarra y he podido conocer un poco de sus empresas y economía, he recibido información sobre los proyectos innovadores, he podido visitar la sede del Gobierno y la Universidad de Navarra, incluido su museo de arte moderno… Tendría que decir que Navarra es una región muy industrializada, algo que no es muy frecuente en Europa, que apuesta por la innovación y que cuenta con universidades de calidad, la Clínica de la Universidad tiene fama en todo el mundo. Bueno, y tiene unos paisajes muy hermosos y muy diferentes, tengo que volver para descubrir todo esto, pero la primera impresión ha sido muy buena.


To Top