lunes, 17 junio 2024

Los cuatro pilares estratégicos de la Presidencia española en el Consejo de la UE

La autora desglosa los retos en los que trabajará España durante los próximos meses: reducir la dependencia de terceros países; avanzar en la transición ecológica y en poner freno al cambio climático; reforzar la unidad europea; y profundizar en el mercado interior y en la mejora de los instrumentos europeos, como los fondos Next Generation EU.


Bruselas - 4 julio, 2023 - 06:00

Adriana Maldonado.

Adriana Maldonado.

El pasado 1 de julio, España asumió la Presidencia del Consejo de la Unión Europea, situando así a nuestro país en el centro de la toma de decisiones europeas. Es la quinta vez que España asume el liderazgo y lo hace en un momento en el que Europa se enfrenta a retos sin precedentes, como invasión rusa de Ucrania o la crisis energética.

Durante seis meses, España va a liderar y coordinar las prioridades políticas en Europa. Se desarrollará en el último tramo del ciclo institucional europeo, antes de las elecciones al Parlamento Europeo previstas para junio de 2024, ya que Bélgica la ostentará únicamente durante cuatro meses. Es por eso que España tiene la gran responsabilidad de culminar negociaciones de un gran número de expedientes: transformación digital, transición ecológica y agenda social.

España ha decidido trabajar estos meses sobre cuatro prioridades de vital importancia no solo para Europa, sino también para nuestro país. La hoja de trabajo del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, comienza poniendo el foco en un contexto de apertura internacional. Es necesario reducir la dependencia que tiene Europa de países terceros, en concreto en el ámbito de la energía, de la alimentación, de la salud y de la tecnología. Para conseguir este objetivo, la Presidencia se focalizará en atraer nuevas empresas y generar empleo en toda Europa, además de recuperar industrias pérdidas que han hecho que Europa dependiera en exceso de otros países.

El desarrollo de estas industrias y tecnologías estratégicas permitirá a su vez ampliar y diversificar las relaciones comerciales, especialmente con América Latina y con el Caribe. España debe esforzarse para construir nuevas alianzas entre Europa y otros países, ya que de lo contrario los europeos podemos quedarnos aislados, situación que no nos favorecería en absoluto.

Avanzar en la transición ecológica y poner freno al cambio climático es otra de las prioridades en las que se va a trabajar. Para lograrlo, se van a impulsar las energías renovables, lo que contribuirá a su vez a una reducción de los precios de la energía y a un aumento de la competitividad del mercado eléctrico europeo.

Para agilizar este proceso a energías renovables, se va a dar prioridad a los expedientes legislativos pendientes del “Fit for 55”, los paquetes de gas e hidrógeno y los reglamentos en materia de eficiencia energética.

En un contexto marcado por la incertidumbre y las tensiones geopolíticas, reforzar la unidad europea es otra de las prioridades. Durante la Presidencia rotatoria, se va a consolidar el pilar social para que Europa sea un continente y un proyecto político con mayor justicia social y económica.

Es necesario acabar con la evasión fiscal de las grandes corporaciones globales y las sociedades fantasma. Para ello, se van a fijar unos estándares mínimos de tributación empresarial en los veintisiete Estados Miembros y se van a mantener las cuentas públicas saneadas, lo que permitirá poder financiar los servicios públicos adecuadamente.

La pandemia o la Guerra en Ucrania nos han demostrado que vivimos en un mundo cambiante y lleno de incertidumbre y que somos mejores si nos mantenemos unidos ante las adversidades. Por eso, la cuarta prioridad hace referencia a una mayor profundización del mercado interior y una mejora de los instrumentos europeos, como los fondos Next Generation EU, así como una gestión más eficaz de los procesos de migración y asilo, apoyando a Ucrania y a otros estados.

Seis meses de trabajo por delante para conseguir que Europa esté preparada para hacer frente a los retos a los que se enfrenta. Durante estos cuatro años de legislatura, España ha ido ganando cada vez más liderazgo internacional, somos un país competitivo, y así lo hemos demostrado. Los españoles creemos en la Unión y ahora es el momento de enseñar al mundo lo mucho que España puede hacer por Europa.

Adriana Maldonado

Eurodiputada socialista


To Top