jueves, 1 diciembre 2022

“Los sistemas judiciales de resolución de conflictos están en quiebra”

Durante la apertura de la IV Semana Europea de la Mediación, organizada por Mediación Navarra y Matukio, el experto en resolución de conflictos Josep Redorta abogó por un "profundo cambio de cultura en las empresas": "Antes, al empleado se le decía 'trabaja y calla'. Ahora hay que decirle 'trabaja y piensa'".

Jesús Jiménez
Pamplona - 18 enero, 2022

Promotores y participantes de la IV Semana Europea de la Mediación. (Foto: Maite H. Mateo)

La jornada inaugural de la IV Semana Europea de la Mediación, organizada por Mediación Navarra y Matukio, suscitó este martes el interés de más de 200 personas, que pudieron seguirla de forma presencial y online. En el encuentro se habló de la mediación como herramienta para garantizar la sostenibilidad y continuidad de la empresa desde su nacimiento hasta su consolidación y sucesión. Un sistema que, según uno de los ponentes invitados, el experto en gestión de conflictos Josep Redrado, “tiene un enorme futuro” porque “los sistemas judiciales de resolución de conflictos están en quiebra”.

Además, Redrado aseguró que “las sentencias no están funcionando”. “Las empresas se han visto obligadas a buscar y aplicar otras soluciones ante un entono incierto y de cambio acelerado”. Por eso, abogó por un “profundo cambio de cultura en las empresas”. “Si el mantra en el siglo XX fue el de competir, en el XXI debe ser el de cooperar”.

La IV Semana Europea de la Mediación continuará este martes y el viernes. Toda la información está disponible en este enlace.

Para lograr esos objetivos, este experto en gestión de conflictos planteó diversos “cambios fundamentales“. Así, por ejemplo, citó la necesidad de centrarse en la salud de la propia organización. “Menos coacción y más pacto. Antes, al empleado se le decía ‘trabaja y calla’. Ahora hay que decirle ‘trabaja y piensa”. También pidió “explorar” las posibilidades que puede ofrecer la incorporación del diálogo abierto, la filosofía colaborativa y la diferencia como valor añadido. “Hay que pasar de la mediación que conocemos a la gestión del conflicto y no esperar a que las cosas sucedan”.

Y, sobre todo, tener claras las prioridades y los objetivos en este “momento histórico”. Aquí, Redrado recordó que la pandemia ha permitido a muchas personas pararse, reflexionar y darse cuenta de que el trabajo no tiene por qué ser el centro de su vida: “Las empresas sostenibles tienen que pensar diferente y hacer a las personas más felices porque estamos en una situación bastante tensa de por sí”.

TRES CASOS CONCRETOS

Antes de esta intervención, la cita se inició con unas palabras de bienvenida a cargo del secretario general de la Confederación Empresarial Navarra (CEN), Carlos Fernández Valdivielso, y la directora general de Política de Empresa, Proyección Internacional y Trabajo, Izaskun Goñi. El primero destacó cómo la  medicación “va ganando terreno dentro de la empresa”. Por su parte, la segunda valoró el papel que desempeña como “herramienta para la cohesión”. “Un conflicto bien gestionado puede ser factor de crecimiento y desarrollo”, remarcó.

Precisamente, el programa de este martes incluyó la participación de varios invitados que, a través de sus experiencias, mostraron la validez que puede desempeñar esta herramienta para asegurar la viabilidad de un proyecto empresarial en tres situaciones de mercado concretas. Así, Pedro Antonio Pardo, director de la Fundación Aragón Emprende, se centró en la gestión positiva de los conflictos que puedan surgir entre los promotores de una idea de negocio.

Entre el 30 y el 40 % de los cierres de nuevas empresas se ha debido a un conflicto entre sus promotores mal gestionado.

Ofreció, en ese sentido, algunos datos importantes. Por ejemplo, solo cuatro de cada diez empresas sobreviven a su quinto año de vida. También que entre el 30 y el 40 % de los cierres de nuevas firmas se ha debido a un conflicto mal gestionado o que, según Eurostat, en Europa se producen hasta 600.000 traspasos fallidos que suponen la pérdida de hasta dos millones de empleos. Ante esas cifras, Pardo defendió la oportunidad del pacto de socios. “Hay que acostumbrar a los promotores a que lo trabajen desde el principio”, incidió.

Tras el director de la Fundación Aragón Emprende, la socia mediadora de Mediarte Nuria Lasheras dedicó su ponencia a las empresas familiares. En su análisis, destacó algunos números positivos como que el 30 % de ellas ya tiene definido actualmente un plan de sucesión cuando, en 2008, apenas era un 15 %.

Sin embargo, subrayó que apenas un 13 % de las familias empresarias cuenta con un sistema de resolución de conflictos. De ahí que Lasheras planteara como factores fundamentales para la gestión de conflictos en estas compañías la comunicación y la planificación. También la profesionalización de los órganos de decisión y que haya un espacio “específico” para la gestión de conflictos.

Nuria Lasheras (Mediarte): “La mediación es idónea para la empresa familiar porque disminuye los costes y la incertidumbre”.

Asimismo, Lasheras pidió considerar otros “factores clave” a este respecto: cómo integrar la gestión empresarial dentro de las dinámicas familiares o tener en cuenta la multiplicidad de roles e intereses de los partícipes en una empresa familiar. “La mediación es idónea para la empresa familiar porque disminuye los costes y la incertidumbre, garantiza la confidencialidad y asegura a la propiedad el control de todo el proceso”, afirmó. Igualmente, agregó como otros aspectos positivos de esta herramienta que “atiende a los familiares y los intereses en juego, así como la gestión emocional”. Todo ello sin olvidar que “el acuerdo protocolizado ante notario tiene fuerza ejecutiva”.

Sobre mediación y Economía Social habló, por su parte, el director de ANEL y vicepresidente de la Confederación Europea de Cooperativas Industriales y Servicios (CECOP), Antonio Martínez de Bujanda. “Nuestra experiencia con la herramienta es muy positiva y recomendable porque encaja con la filosofía de nuestras empresas, de poner en el centro a las personas y buscar acuerdos entre ellas”, comentó.

BIENESTAR E INNOVACIÓN SOCIAL

La primera jornada de la IV Semana Europea de la Mediación se completó con una mesa redonda sobre cómo esta metodología permite asegurar el bienestar y la salud laboral de los trabajadores. Un foro en el que María Carmen Martorell (socia directora del Servicio de prevención Gesinor), Maite Ruiz (socia-fundadora de Mediación Navarra) y Javier Zubicoa (director del Servicio de Trabajo de Gobierno de Navarra) expusieron, desde diferentes enfoques y casos de buenas prácticas, cómo promover el bienestar relacional de las personas en los entornos laborales.

Finalmente, Juanjo Rubio, director de la Unidad de Innovación Social (UiS) de Navarra, puso en valor las Mesas de Diálogo de Cambio Climático y Energía, celebradas recientemente y a las que concurrieron 32 instituciones y entidades de la Comunidad foral, como un caso de éxito que demuestra hasta qué punto la mediación también puede fomentar la innovación social.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top