miércoles, 30 noviembre 2022

Luis Puzo llega a buen puerto

Tras una intensa carrera profesional, en la que acumula veinticinco años de experiencia en el sector logístico y del transporte internacional, y que le ha llevado a trabajar en diversas ciudades tanto españolas como de Gran Bretaña, ha sido nombrado representante del Port de Barcelona para Aragón, Navarra y La Rioja. En un momento complicado para el transporte marítimo, Puzo quiere ofrecer soluciones sostenibles y competitivas a los importadores, exportadores y operadores logísticos navarros, que faciliten la creciente internacionalización de la economía.

Miguel Bidegain
Pamplona - 27 noviembre, 2021

El pasado mes de septiembre, Puzo fue designado representante en Aragón, Navarra y La Rioja del Port de Barcelona. (Fotos: Víctor Ruiz)

Luis Puzo es de Zaragoza, donde estudió Formación Profesional y, en 1992, comenzó su andadura laboral en la desaparecida empresa navarra Transportes Olloquiegui. De modo que visitaba Pamplona regularmente. Su vinculación con la capital navarra es estrecha, ya que vivió cuatro años en la ciudad, entre 2000 y 2004. Siempre le había atraído la Sociología y, como en Zaragoza no existía esa licenciatura, estudió Trabajo Social: “Era 1996, con 29 años y no tenía pareja. Con el dinero que había ahorrado después de trabajar en Olloquiegui, podía meterme en un piso o ir a la universidad, que era lo que vitalmente me apetecía. Colaboré en algún proyecto de Economía Social y tuve relación con Gaztelan, por ejemplo, pero volví al tema del transporte”.

En 1999 fue contratado como gerente de Recursos Humanos en el Grupo Sesé, en Zaragoza, y en 2001 recaló en Pamplona para trabajar como gerente de la delegación de Giraud International, antes Geodis y antaño Transportes Arroqui. A finales de 2004 regresó a la capital aragonesa y al Grupo Sesé, ahora como responsable comercial de Grandes Cuentas.

“Al reencontrarme con el sector del transporte, vi que tenía carencias formativas. Por eso, en 2004, hice un Programa de Desarrollo Directivo en el IESE”, rememora. En 2007 dio un giro: “Buscaba nuevos horizontes y me trasladé a Madrid”, donde pasó a ser key account manager de Kuehne Nagel. Un nuevo cambio de aires le llevó en septiembre de 2011 a Inglaterra para cubrir un puesto temporal todavía con Kuehne Nagel. Y eso le sirvió para hacer contactos que le permitieron entrar, en marzo de 2012, en Hellmann Worldwide Logistics. Allí fue nombrado Global Development & Solutions manager para el sector farmacéutico. Se instaló en Colnbrook hasta agosto de 2016, cuando llegó a la sede de Yusen Logistics, en Milton Keynes, como European Business Development manager, también del área farmacéutica.

“Habrá poca gente que domine todos los modos de transporte y que se haya deslocalizado como yo, con el coste personal que supone eso”.

Seis meses después dejó Inglaterra, coincidiendo con la aprobación del Brexit y el fallecimiento de su madre. “Mi padre todavía vivía y decidí regresar para estar más cerca”. Desembarcó en Bilbao para hacerse cargo de la gerencia de Desarrollo de Negocio de UPS Supply Chain Solutions en la zona norte y, once meses más tarde, en marzo de 2018, se instaló en Barcelona al ser nombrado key account manager de Picking Farma, donde permanece hasta julio del año siguiente. En noviembre de 2019, volvió a Madrid como director comercial de Alloga Spain hasta el pasado mes de abril. Y, finalmente, el pasado mes de septiembre fue designado representante en Aragón, Navarra y La Rioja del Port de Barcelona. Así que volvió a su ciudad, Zaragoza. Después de tanto cambio de empresas y ciudades, podríamos decir que ha llegado a buen puerto con su nuevo empleo.

Puzo ha regresado a su Zaragoza natal tras acumular una amplia experiencia en distintas empresas y ciudades.

Puzo ha regresado a su Zaragoza natal tras acumular una amplia experiencia en distintas empresas y ciudades.

Le preguntamos si no es, laboralmente, un tanto inquieto. En realidad, se lo decimos en unos términos bastante más coloquiales que provocan su risa. Piensa unos segundos la respuesta. “Posiblemente no estaría donde estoy de no ser por lo que aprendí en Olloquiegui, también en Kuehne Nagel. Podía haber seguido en cualquiera de las dos, pero quizá me hubiese encontrado más adelante como algunas personas de más de 50 años que tienen problemas de recolocación. Yo tenía unas ambiciones profesionales y me monté mi propio plan de carrera, me he autofinanciado mi formación en el IESE y alguno de los traslados a las ciudades en la que he vivido”. Además, argumenta, el mercado es más dinámico, se ha hecho muy volátil. “Un banco compra a otro, una compañía de transportes se hace con otra… Y suena duro, pero en esos casos hay selección de los recursos humanos”.

PRESCRIPTOR

Luis Puzo debe de pensar que no ha quedado suficientemente clara su postura porque prosigue su razonamiento. “No menosprecio, ni mucho menos porque también es muy válido, a quien hace su carrera durante quince años en una compañía y está muy arriba. Un consultor me decía que, más que un crecimiento ascendente, lo he hecho en horizontal. Habrá poca gente que domine todos los modos de transporte -terrestre, aéreo y marítimo- y se haya deslocalizado como yo, con el coste personal que supone eso. Igual el Port de Barcelona no se hubiera fijado en mí de no tener esa trayectoria… Hombre, también cometes errores. ¿Me equivoqué con algún cambio de los que hice? Pues posiblemente, pero también aprendes de eso“.

“Somos como una agencia matrimonial, que trata de convencer a dos que se quieren casar de que lo hagan en el Port de Barcelona”.

El caso es que, el 15 de septiembre, comenzó a ejercer como representante en Aragón, Navarra y La Rioja del Port de Barcelona. “Desde Kuehne Nagel y Hellmann, ya había tratado con las navieras, pero lo veía desde la valla. Ahora estoy dentro y, desde la autoridad portuaria, interactúo con clientes. Aquí con Volkswagen Navarra o Ultracongelados Virto, por ejemplo, y con los forwarders (compañías que ofrecen servicios internacionales de transporte y logística de distribución de mercancías) como Gimex en Navarra o Kuehne Nagel en Zaragoza”.

Su trabajo consiste en detectar las necesidades de unos y otros para que los servicios que ofrece el puerto sean los adecuados. “Es una labor bastante etérea porque yo no voy a firmar el contrato con Virto o Volkswagen, lo harán Gimex o Kuehne Nagel, pero tengo que conseguir que, cuando lo hagan la operación, vaya al Port de Barcelona. Mi labor es más de prescripción“. Y, como debe de vernos algo confusos, opta por un lenguaje menos profesional: “Somos como una agencia matrimonial, que trata de convencer a dos que se quieren casar de que lo hagan en el Port de Barcelona”, lo que nos hace reír y Luis nos acompaña.

Para hacernos una idea de lo que estamos hablando. El 36 % del comercio marítimo de contenedores de Navarra pasa por el Port de Barcelona. Estos contenedores parten de la estación de Noáin y llegan a Barcelona Europe South Terminal (BEST), de la que es titular Hutchinson Port. La terminal de Noáin y el Port de Barcelona están unidos con con seis conexiones ferroviarias semanales.

Desde la localidad navarra se transportaron 20.847 contenedores el año pasado, con un incremento del 12 % respecto a 2019. También está consolidado el servicio ferroviario entre el puerto y la factoría de Volkswagen Navarra, que facilita la exportación de su producción, principalmente hacia los destinos mediterráneos y asiáticos. En este contexto, Luis Puzo trabajará para ofrecer a los importadores, exportadores y operadores logísticos navarros, así como a los de Aragón y La Rioja, soluciones sostenibles y competitivas que faciliten la creciente internacionalización de sus economías.

“Hacer visitas personales periódicamente, como el típico representante que va con su muestrario, ayuda en este trabajo”.

Del poco tiempo que lleva en el cargo dice estar sorprendido “gratamente” porque ha encontrado un equipo “muy motivado y con mucho conocimiento”. Añade que, en este tipo de infraestructuras, la planificación de las inversiones estratégicas debe hacerse con mucha antelación. “Porque en una fábrica compras una máquina, la instalas y a funcionar, pero aquí hablamos de construir un dique, por ejemplo. O la Terminal Marítima de Zaragoza, cuando se montó hace veinte años, hubo gente del puerto que tuvo esa visión de ir buscando negocio aguas arriba en el corredor del Ebro. Fue un proyecto visionario y hoy es la terminal seca que más volumen maneja a nivel nacional”. Una afirmación a la que, muy diplomáticamente, le sigue un guiño. “Esperemos que Noáin, con el tiempo, pueda seguir los pasos de Zaragoza”.

EL FUTURO DEL TRANSPORTE

La descarbonización va a dificultar el transporte de mercancías por carretera porque la solución eléctrica tardará en llegar a los camiones, a lo que se suman la falta de conductores y otros problemas del sector. Por otra parte, la capacidad de un buque portacontenedores es infinitamente superior a la de un avión. ¿El tiempo juega a favor del transporte marítimo? “Creo que todos los modos de transporte van a convivir, veo cada vez más integración”. Y, una vez más, recurre a la didáctica del ejemplo: “Por mi experiencia internacional, sé que puedes sacar de China una mercancía en un avión que llega a Dubái y allí se descarga en un contenedor que transportará un barco hasta un puerto del Mediterráneo, desde donde se distribuirá por ferrocarril o carretera hasta su destino concreto”.

No obstante, pero advierte de que el puerto no se limita a acoger temporalmente el contenedor. “Es un gestor de servicios, que atiende todo lo que puede generar el contenedor en sí y puede contar con instalaciones en Zaragoza o Noáin, donde llega por ferrocarril y se descarga o manipula”. En definitiva, “tanto el cliente como el puerto y los operadores logísticos han derribado ese muro simbólico de hacer todo en la terminal portuaria, se han organizado para que el contenedor vaya 300 o 500 kilómetros tierra adentro”. De esta forma, “también añades valor porque facilitas la distribución regional de su contenido”.

En infraestructuras como el Port de Barcelona, la planificación de las inversiones estratégicas debe hacerse con mucha antelación.

En infraestructuras como el Port de Barcelona, la planificación de las inversiones estratégicas debe hacerse con mucha antelación.

Por el contrario, la multiplicación desmesurada del coste de los fletes, unido a otros factores diversos, está generando problemas en algunos puertos de Asia y de la costa oeste de Estados Unidos, con acumulación de una ingente cantidad de contenedores. Luis Puzo indica que el de Barcelona no está congestionado, pero sí se ve afectado. “El que carga está viendo que, por lo que antes le costaba 3.000 dólares, ahora tiene que pagar 15.000 o más. Pero el puerto no puede intervenir en eso. Nuestro rol es ayudar a planificar a nuestros clientes, que tengan información para decidir si, en vez de comprar a un fabricante chino, tienen que hacerlo a uno europeo o de Turquía, o hacer más stock…”.

Damos por terminada la conversación, ya que tiene que visitar algunas empresas. “Hay cosas que puedes hacer digitalmente, pero el contacto personal, la cercanía de contar con alguien al que puedas localizar y conozca un poco el ecosistema económico y hasta el cultural, sabemos que nos ayuda. Hacer visitas periódicamente, como el típico representante que va con su muestrario”. Eso le obligará a viajar… “Bah. Si comparo mi situación ahora con la que tenía antes… Creo que el año pasado le hice al coche 70.000 kilómetros. Venir a Pamplona desde Zaragoza, o a Logroño, es un paseo”. Incluso va a aprovechar para recorrer algunos lugares de la capital navarra que hace años que no visita, de ahí que nos pregunte si estará abierto el café Vienés de La Taconera.

Entra aquí para leer más Entrevistas de Trabajo.


To Top