sábado, 23 octubre 2021

Mariezcurrena construirá el segundo tramo de la N-121-A por 10,8 millones

La empresa adjudicataria empezará en fechas próximas las obras del segundo tramo de la N-121-A, que contemplan la ampliación y modificación de las intersecciones de Etulain y Lantz. Estos trabajos abarcarán doce kilómetros, desde la travesía de Olave hasta la intersección de Lantz.

Redacción
Pamplona - 12 abril, 2021

Las obras del primer tramo de la N-121-A comenzaron en febrero. (Foto: cedida)

El Departamento de Cohesión Territorial ha adjudicado las obras del segundo tramo de la N-121-A, desde Olave hasta Lantz, a la empresa Construcciones Mariezcurrena por un importe total de 10,8 millones de euros. Así lo confirmó este lunes el Gobierno de Navarra a través de un comunicado. Se trata del segundo tramo de construcción de la transformación de la N-121-A en una vía 2+1. En este caso, las obras abarcan doce kilómetros, desde la travesía de Olave (p.k. 10+500) hasta la intersección de Lantz (p.k. 22+500).

En este segundo tramo se renovarán los accesos a Etulain y Lantz mediante una ampliación

En este tramo se renovarán los accesos a Etulain y Lantz mediante la ampliación y modificación de las actuales intersecciones.

Contarán con carriles independientes de entrada y salida señalizados en rojo, glorietas desplazadas de la carretera y sistemas de iluminación. Además, se ampliará la rotonda de la salida sur de Endériz y se reorganizarán los tramos de adelantamiento, siempre sin invasión de sentido contrario y con barrera metálica de separación.

Las vías 2+1 son carreteras de doble sentido de circulación con tres carriles disponibles, de forma que el carril central se utiliza como adelantamiento en una u otra dirección a través de intervalos regulares separados por una mediana no rebasable del otro sentido de circulación. Permiten así mejorar la seguridad suprimiendo todos los adelantamientos que invaden el sentido contrario por lo que se minimiza el riesgo de colisiones frontales.

DETALLES DEL TRAZADO

El tramo comienza en Olave, donde se construirá una variante que actualmente se encuentra en estudio de alternativas. Las diferentes opciones abarcan hasta la actual intersección a Zandio-Osacain, por lo que este tramo no se modificará hasta la realización de dicha variante. Desde este punto hasta el nudo sur de la variante de Endériz-Óstiz, la N-121-A contará con dos carriles sentido norte y uno sentido sur, con mediana de 2 metros y barrera vertical.

El tronco principal de la N-121-A en la variante de Endériz-Ostiz mantendrá una tipología de dos carriles en sentido Irún y uno en dirección Pamplona, pero añadiendo la mediana con la barrera. En el trazado en dirección norte se incorporará una vía de servicio para eliminar los puntos de conflicto que se originan por los accesos y salidas a varias fincas situadas junto a la carretera y al enlace sur de Endériz.

El proyecto contempla la mejora de la salida de Endériz, en la actual intersección de acceso a Ostiz en la que se ubica una parada de autobús y una miniglorieta. Se ampliará la rotonda para posibilitar a los autobuses realizar cambios de sentido y suprimir así una parada que se sitúa actualmente al otro lado de la carretera, de manera que se centralizan todas las subidas y bajadas de pasajeros en la marquesina de la margen izquierda, mejorando la seguridad del transporte interurbano. Además, se prolongará el carril de aceleración para facilitar la incorporación del tráfico hacia la N-121-A en dirección sur.

En Burutain se construirá una variante, que se encuentra en estudio de alternativas, por lo que desde la salida norte de la variante de Endériz-Ostiz hasta pasada la gasolinera de Burutain se mantiene provisionalmente el trazado actual. La opción elegida para la variante será compatible con el trazado 2+1, por lo que cuando se ejecute se conectará dando continuidad al trazado del conjunto de la N-121-A.

Desde la salida de Burutain hasta Etulain, la carretera contará con dos carriles en sentido Pamplona, uno en sentido Irún y una mediana de 2 metros con barrera metálica. Se construirá un muro de 225 metros en la margen derecha para contener la ampliación de la plataforma y evitar la afección ambiental de los nuevos terraplenes.

NUEVAS SALIDAS Y ENTRADAS A ETULAIN Y LANTZ

En el cruce de Etulain se construirá un nuevo acceso. Consistirá en una intersección en forma de T con dos carriles centrales de espera para acceder a la localidad o para la incorporación a la N-121-A. Estos carriles se señalizarán en rojo sobre la propia calzada, para facilitar su identificación y diferenciarlos de los carriles centrales de adelantamiento. Asimismo, se construirá una rotonda desplazada de la carretera para permitir los cambios de sentido y se dotará de iluminación al tramo de esta nueva intersección.

Desde este renovado cruce, en la primera mitad de la variante de Olagüe, se dispondrán dos carriles en sentido Irún y uno hacia Pamplona, con mediana de 2 metros y separación con barrera metálica. Posteriormente, en el tramo final se invierte el 2+1 con dos carriles hacia el sur y uno en dirección norte, manteniendo una mediana y barrera similares hasta el entorno del cruce a Lantz.

En la intersección a Lantz se construirá un nuevo acceso similar al proyectado en Etulain. La intersección en forma de T contará con dos carriles centrales de espera, señalizados en rojo, que mejorarán la seguridad vial de los giros a la izquierda tanto para acceder a la localidad como para incorporarse a la N-121-A. Para permitir los cambios de sentido, se construirá una glorieta desplazada. Toda la intersección contará con iluminación.

Entra aquí para leer más sobre economía navarra.


To Top