martes, 16 julio 2024

«Reducir la huella de carbono en Sanfermines no es un brindis al sol»

Francisco Martín-Santamaría es el responsable de Clientes y Comité RC y Sostenibilidad en Bureau Veritas, la entidad que ha verificado la huella de carbono emitida por Pamplona durante las fiestas de 2023 y que actualizará los indicadores este año. De esta forma, los Sanfermines se han convertido en uno de los primeros macroeventos de Europa que reciben esta certificación. En esta entrevista con Navarra Capital, profundiza en la importancia de dicha labor y en la necesidad de seguir avanzando con mejoras progresivas.


Pamplona - 7 julio, 2024 - 00:29

Francisco Martín-Santamaría es el responsable de Clientes y Comité RC y Sostenibilidad de Bureau Veritas. (Foto: Víctor Ruiz)

El Ayuntamiento de Pamplona anunció el pasado 3 de julio que la ciudad ha obtenido la verificación de la huella de carbono por las fiestas de San Fermín 2023 y que actualizará los indicadores en este 2024. Para lograrlo, se comprobaron las emisiones directas e indirectas de gases de efecto invernadero (GEI) desde el 6 hasta el 14 de julio del año pasado, tales como las producidas durante la llegada de visitantes, el montaje y desmontaje de instalaciones, las actividades lúdicas y otros eventos típicos de la fiesta pamplonesa.

Tal y como avanzó en 2023 la entonces alcaldesa de Pamplona, Cristina Ibarrola, se trata de un «proyecto inédito» porque los Sanfermines son uno de los primeros eventos masivos en recibir esta certificación en Europa. Y, para profundizar en estas mediciones y lo que suponen para la ciudad, Navarra Capital entrevistó a Francisco Martín-Santamaría, quien participó en el I Congreso Internacional de Macroeventos Urbanos Urban Fest 365, celebrado recientemente en Baluarte, con el fin de debatir el papel de Pamplona como referente nacional e internacional en la materia. Nacido en Málaga, Martín es el responsable de Clientes y Comité RC y Sostenibilidad en Bureau Veritas, la entidad encargada de la elaboración de este informe.

¿Cómo se certifica y verifica la huella de carbono de una fiesta tan particular y concurrida como los Sanfermines?
Primero, el Ayuntamiento de Pamplona debe recoger datos sobre las emisiones de carbono durante las fiestas. Después, se inicia la primera etapa de nuestro procedimiento, que engloba una evaluación previa y un diagnóstico de los acontecimientos. Revisamos las emisiones de CO2 y comprobamos si son coherentes con el nivel de fiabilidad de las fuentes. Para calcular la huella de carbono, tenemos en cuenta emisiones directas, como el consumo de recursos y combustibles por parte de la organización o las emisiones del transporte, y las emisiones indirectas, asociadas con las actividades de la entidad, como proveedores o servicios subcontratados. También incluimos compras y consumo de materias primas, sobre todo teniendo en cuenta su recorrido desde el punto de origen hasta el destino final, ya que no es lo mismo traer un producto desde las antípodas que desde dentro de Navarra, en este caso.

¿Y la segunda etapa?
Incluye la verificación final del informe de emisiones y los resultados del cálculo. Comprobamos los datos de la organización, así como los cálculos y la determinación de la huella de carbono, para asegurarnos de que la herramienta es consistente e incluye los elementos requeridos. Luego, verificamos los datos con los interlocutores correspondientes y comprobamos su exactitud. El resultado de la verificación se plasmará en un informe que incluirá posibles incidencias/errores/necesidad de mayores evidencias, como aportaciones de mejora y observaciones por parte del equipo verificador.

«El Ayuntamiento de Pamplona tiene propuestas ya redactadas para reducir la huella de carbono»

¿Tiene Pamplona puntos de mejora para reducir su huella de carbono durante las fiestas?
Hay aspectos a mejorar, aunque me gusta decir que la sostenibilidad es un camino largo y aún queda mucho por recorrer, ya que 2023 fue el primer año que Pamplona registró estos valores. Sí podríamos avanzar en las actividades que no están bajo el control directo del Ayuntamiento, como las realizadas por las peñas. Aunque si algo he aprendido de estas fiestas es su carácter popular, por lo que el objetivo final debe ser involucrar al conjunto de actores que participan para seguir dando pasos firmes en la dirección correcta.

Pamplona estrena este hito y ahora toca mantener las expectativas. ¿Hay alguna previsión de los datos de cara a las fiestas de este año?
Es el primer año que Pamplona cuenta con una declaración de verificación de huella de carbono conforme a la norma ISO 14064. Se trata de una oportunidad para ser ejemplo ante el mundo y crear un entorno cada vez más preocupado por el medio ambiente en eventos de fama mundial. El Ayuntamiento de Pamplona tiene propuestas ya redactadas para reducir la huella de carbono, por lo que no se trata de un brindis al sol, sino que el objetivo es seguir reduciéndola con el transcurso de los años. Por ejemplo, un área de estudio y mejora son las compras responsables, relacionadas con el producto de cercanía y el kilómetro 0, sobre las que el Consistorio nos adelantó que ya piensa en regularlas para favorecerlas.

Si la huella de carbono es el indicador que mide la emisión de gases de efecto invernadero, ¿San Fermín recibe una nota o cómo se califica ese impacto?
No hay una regla o un valor aplicable a los eventos verificados, que van desde los organizados por la ONCE al Carnaval de Venecia o al torneo de tenis BBVA Open Internacional de Valencia. La huella de carbono también puede medir las emisiones de los visitantes. A San Fermín acuden multitud de turistas desde América, y hoy ya podemos conocer nuestra huella de carbono en la tarjeta de embarque al avión.

¿Significa eso que a Pamplona le conviene que acudan menos turistas desde ultramar para evitar que su huella de carbono aumente?
No es tan radical (ríe), ya que el transporte aéreo y la descarbonización en el ámbito marítimo también avanzan. Pero el aumento de visitantes internacionales se verá reflejado en los informes.

«Que una empresa mida su huella de carbono es un elemento diferenciador y novedoso»

En los últimos meses, la Unión Europea ha dado pasos de calado para que la sostenibilidad se implemente de manera efectiva en las empresas. ¿Son comunes este tipo de verificaciones en la esfera empresarial?
Cada vez más, y sobre todo en la industria. Se aproximan a los requisitos legales para los que las compañías deben estar preparadas porque muchas ya tienen obligación por ley de declarar su huella de carbono. Además, se trata de un ejercicio de transparencia ante la sociedad, cada vez más preocupada por el cambio climático. Medir la huella de carbono es un elemento diferenciador y novedoso. Contribuye a la creación de un mercado de productos y servicios de baja emisión de carbono. Es decir, al valorar el coste de un producto, y en caso de que el precio sea el mismo entre un producto ecológico y otro que no lo es, el producto de cercanía toma partido. Es un elemento de decisión importante.


To Top