viernes, 22 octubre 2021

“Me han dicho que no habrá Brexit”

Carlo Bindoni, miembro de AJE Navarra y presidente de los jóvenes empresarios de la Unión Europea en las comisiones del G20, acaba de regresar de Londres, donde ha estado en contacto directo con los liberales demócratas.

Yosune Villanueva
Pamplona - 1 octubre, 2019

Carlo Bindoni, presidente de los jóvenes empresarios de la UE en el G20. (Fotos: Víctor Rodrigo)

Nacido en Venecia hace 36 años, Carlo Bindoni se considera “un ciudadano del mundo”. Ha vivido en más de diez ciudades europeas y cuatro países distintos, pero finalmente se ha decantado por Navarra, donde trabajó como directivo de una gran compañía, luego decidió emprender como consultor y donde finalmente nació su hijo. Desde hace “diez sanfermines” reside en Pamplona porque “es la ciudad con mejor calidad de vida” de las que ha conocido y porque tanto él como su mujer se sienten “aceptados y encantados”.

Es vocal de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Navarra (AJE Navarra) y vicepresidente de la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE). Además, sustituyó en enero de este año a Mikel Beroiz para representar a España en Yes For Europe, la organización que aglutina a las confederaciones de toda Europa, donde ha sido designado presidente para ser la voz de todas las asociaciones de jóvenes empresarios de la Unión Europea (UE) en el G20: “Quiero dejar claro que esto es resultado del apoyo que el anterior Gobierno de Navarra hizo por AJE en Europa”.

Como representante de Yes For Europe en el G20, ¿cuál es exactamente su función?
Cuando oímos hablar del G20, la representación de los 19 países con mayor PIB del mundo más la UE, sabemos que en sus encuentros los veinte líderes debaten asuntos, los firman, deshechan o posponen. Pero es que esos asuntos, previamente, se han trabajado y preparado en distintas comisiones. Dentro de estas comisiones, hay una en la que estamos los jóvenes empresarios. Y el escaño de la UE lo ocupa Yes For Europe, que me ha elegido como su representante.

“Los problemas son globales y, si no nos ponemos de acuerdo, no hay forma de arreglar este mundo”.

¿Cómo está siendo esa labor en el G20?
Es una experiencia muy enriquecedora, desde luego, una oportunidad para intercambiar conocimiento, hacer networking y darnos cuenta de que todos somos la misma familia. Los problemas son globales y, si no nos ponemos de acuerdo, no hay forma de arreglar este mundo.

¿Y la parte práctica?
Dentro de las actividades del G20, nos reunimos dos veces al año: una en el país donde se celebra el G20, más o menos un mes antes, para un congreso abierto a miembros de cada país. Invitamos a representantes de distintos países y podemos juntarnos hasta 300 personas. Ahí es cuando elaboramos el comunicado oficial que luego acaba en la mesa de Merkel, Trump y los demás. Aparte, hacemos otro encuentro solo para los veinte líderes, los representantes de cada escaño. Ahí hablamos de la gestión interna, de cómo gestionar nuestro día a día y preparar el siguiente encuentro. Y este es el encuentro que tuvimos en Londres el 12, 13 y 14 de septiembre, gracias al que nos consiguieron visitas privadas en Westminster.

¿Conocieron lo que está sucediendo en el Parlamento británico?
Nos reunimos en salas de trabajo de los parlamentarios y nos encontramos con personas que están en el Gobierno, miembros del Parlamento, gente del buffet de Boris Johnson y personas que conocen muy bien todo lo que se está cociendo ahí. Y nos dieron avisos a navegantes, más allá de lo que sale en los periódicos.

“Hay muchos parlamentarios británicos que están trabajando para que no haya Brexit”.

¿Qué destacaría de esos avisos?
Sin duda, la reunión con Chuka Umunna –parlamentario desde 2010, exintegrante del Gabinete de la Sombra de la Oposición, secretario comercial de la Sombra de 2011 a 2015, miembro del Partido Laborista hasta febrero de 2019, cuando pasó a formar parte de Change UK junto a otros seis parlamentarios, y actualmente adscrito a los demócratas liberales-. Él directamente nos dijo “tranquilos, no va a haber Brexit”. Y la verdad es que hay muchos parlamentarios británicos que están trabajando para que no haya Brexit.

¿Con esas palabras o es lo que usted interpretó?
Con esas mismas palabras. Pero es cierto que es político y hay que filtrar todo lo que dice.

Es una afirmación muy relevante en estos momentos.
Así es, pero tiene una explicación. Su posición pasa por una prórroga que la Unión Europea tendría que conceder a Reino Unido, algo que no está nada claro. Pero si se logran dos meses más de prórroga, es muy, muy, muy probable que no haya Brexit. Y él nos lo explicó de la siguiente manera: el partido que representa, el Lib Dem, ha sido muy categórico y contundente desde el minuto uno diciendo “no queremos Brexit”. Lleva meses haciendo campaña asegurando que, si logra ir a unas elecciones y es el partido más votado, retirará la carta por la que se activa el artículo de salida de la UE. Retirará el Brexit. Y en todos los sondeos -aunque los sondeos ya sabes que no son fiables al cien por cien-, ha empezado a subir en previsión de voto desde que ha empezado a lanzar este mensaje claro e inequívoco.

“Pongámonos manos a la obra para apoyar esa prórroga y que el Reino Unido no se vaya de la Unión Europea”.

¿Cuál sería exactamente el mensaje electoral de Lib Dem si hubiera elecciones?
Ellos no hablan de economía, ni de educación o sanidad. Su campaña está exclusivamente dirigida al Brexit no, porque dicen que no está en juego que gane un partido u otro, sino el futuro del país. Hablan incluso de celebrar elecciones nuevas una vez que hayan retirado el Brexit. Para eso han creado un movimiento interno, que se llama ‘People’s vote’ -el voto de la gente-, que lo único que busca es conseguir otro referéndum o anular el Brexit. Y se ha convertido ya en un movimiento transversal que aglutina también a parlamentarios de otros partidos y gente que no tiene por qué estar alineada ideológicamente con ellos. Porque para ellos, estas elecciones no son un tema ideológico, sino una forma de anular el Brexit.

Entonces la vía del ‘Brexit no’ cobra fuerza…
Argumentado, desde luego, está muy bien. Otra cosa es que luego se verifiquen las condiciones que él dice y que todo termine como prevé. A día de hoy, todos los sondeos le dan como partido ganador desde que ha empezado a lanzar este mensaje. Si hay elecciones, él lo dice, va a haber dos escenarios. Uno, que sea el partido más votado y automáticamente se cancela el Brexit. Dos, que no tenga suficientes escaños para la mayoría absoluta. Pero si se quiere formar gobierno, se tendría que pactar con ellos sí o sí, porque no hay otros. Y la condición para pactar con ellos sería convocar otro referéndum, porque en este caso de pacto, ya no podría ser retirado automáticamente el Brexit.

Vamos, que el no al Brexit pasa por dos condiciones: que haya elecciones y que la Unión Europea dé una prórroga.
Elecciones va a haber, porque hoy en día Boris Johnson tiene una mayoría en el Parlamento británico de menos 42. Y va a haber una moción de censura para que el gobierno caiga y automáticamente se convoquen elecciones. Esas elecciones podrían ser entre finales de noviembre y mediados de diciembre. Por eso dicen estar convencidos de pedir una prórroga a Europa mostrando que van a ir a elecciones y que los resultados apuntan a una victoria, de que estos son argumentos suficientes para lograr esa pequeña extensión y evitar así el ‘no deal’.

“Las elecciones podrían ser entre finales de noviembre y mediados de diciembre”.

¿Ve a los países nórdicos y a Alemania dispuestos a conceder esa hipotética prórroga?
En ese punto, los países latinos deberíamos aportar nuestra cintura. Los nórdicos hace tiempo que habrían sacado al Reino Unido de la UE, porque son culturas menos abiertas a entender cambios sobre la marcha. Algo que es muy latino. Y en temas tan sumamente importantes para las futuras generaciones como este, debemos aportar esa flexibilidad desde el sur de Europa. Aquí es donde viene bien tener diversidad en la Unión. Por eso, en vez de preocuparnos por cosas pequeñas que pasan en cada país, pongámonos manos a la obra para apoyar esa prórroga y que el Reino Unido no se vaya de la Unión Europea. Porque las consecuencias económicas serían devastadoras.

¿Es consciente de la importancia de lo que cuenta?
Es muy fuerte, desde luego. Yo hablo de lo que he vivido y lo que me han contado. No sé si es la realidad, si es lo que nos han querido contar a nosotros o si es mera propaganda. Es lo que ellos dicen, que quede claro.

Frente a todo esto y ese posible ‘Brexit no’, la Unión Europea está activando todos los procedimientos para un ‘no deal’
Y es lo que debe hacer, porque, formalmente y salvo sorpresas, esa es la foto que hay hoy.

Entra aquí para leer más sobre economía en Navarra.


To Top