jueves, 19 julio 2018

Mil sueños para un Emmy

La periodista pamplonesa Adriana Navarro ganó recientemente su segundo Emmy, por el reportaje “Israel: los mil rostros de un sueño”. Hoy nos cuenta cómo cambió su vida hasta llegar a la fama en Miami.

Cristina Catalán
Pamplona-Miami - 23 diciembre, 2017

Adriana Navarro, tras la gala en el que se le otorgó el Emmy latino.

Adriana Navarro, tras la gala en el que se le otorgó el Emmy latino.

Desde pequeña siempre soñó con trabajar frente a la cámara. No tenía ningún tipo de vergüenza en cantar, bailar y actuar delante de la gente. “Incluso pedía a mis padres que me llevaran a hacer castings a Madrid, algo que, por cierto, jamás tomaron en serio”, recuerda entre risas. Pero Adriana Navarro nunca se imaginó que un día llegaría, no sólo a trabajar en la TV, sino a ser un personaje de fama en nada más y nada menos que Miami y a conseguir dos Suncoast Emmy.

ADRIANA NAVARRO (1)

SUS INICIOS

Tras esos sueños de niña, Adriana se dio cuenta de que llegar al mundo de la televisión era más complicado de lo que pensaba, así que fue abandonando la idea. “Cuando llegó el momento de elegir una carrera no estaba segura si decantarme por Derecho o Periodismo y al final, opté por el Derecho pensando que me ofrecería más salidas profesionales. Disfruté tremendamente estudiando leyes y cuando terminé me convertí en profesora de Derecho en la Universidad Panamericana del Distrito Federal en México”.

Fue allí donde ella confirmó lo que realmente le gustaba: comunicar, “por ello decidí hacer mi sueño realidad y ya en Miami estudié periodismo televisivo. Uno de mis profesores me comentó que en el canal AmericaTeve buscaban una reportera de noticias y que yo cumplía con los requisitos. Ya voy a cumplir 10 años en las noticias de AmericaTeve, en Miami y sigo dando gracias de hacer cada día lo que realmente me gusta. Cumplí un sueño”, relata.

De pequeña pedía a mis padres que me llevaran a hacer castings a Madrid, algo que jamás tomaron en serio”.

SU PASIÓN

A Adriana  le apasiona el mundo de las noticias en televisión. Los que le conocemos, sabemos que ese carácter inquieto y aventurero es perfecto para esta profesión: “todo es rápido, en continua evolución y eso va muy acorde con mi personalidad hiperactiva. Todos los días tengo una historia nueva que cubrir en el sur de la Florida, ya sean temas políticos, de salud, sucesos, etc… retos diarios que me apasionan. Sin contar las asignaciones especiales, algunas de las cuales las grabo en otros países”. Además, según comenta, Miami es la ciudad idónea para llevar a cabo esta aventura televisiva. Una ciudad con un sinfín de noticias que contar. Allí tienen lugar importantes acontecimientos de trascendencia no solo nacional, sino también internacional. Ella cubre “de todo: eventos gastronómicos, deportivos, Fashions Shows, festivales de cine, oros políticos…etc, un gran abanico de opciones propias de una ciudad cosmopolita que sigue creciendo y recibe a miles de personas de todas las partes del mundo”.

LA EXPERIENCIA EN ISRAEL

Este año ha sido galardonada con el premio Suncoast Emmy en la categoría de religión por su serie “Israel: Los mil rostros de un sueño”, emitida en la cadena América Tevé de Miami y cuya serie de cinco capítulos se puede ver en You Tube. Los Suncoast Emmy son los premios de la Academia Nacional de Televisión, Artes y Ciencias de EE UU y distingue los mejores trabajos en distintas categoría de los programas de televisión hechos en una amplia zona de los Estados Unidos, que abarca entre otros estados a Florida, Lousiana, Alabama o Puerto Rico.

ADRIANA NAVARRO (4)

Fue una experiencia maravillosa de principio a fin. En Jerusalén destacaría la convivencia de los cuatro barrios que componen la parte antigua: el judío, musulmán, cristiano y armenio. A pesar de sus diferencias, se pasea por ellos con total tranquilidad. Respetan sus respectivas áreas de culto. Curiosamente fue en el barrio musulmán donde compré los souvenirs con motivos cristianos para mi familia y amigos. En cuanto al Santo Sepulcro, cuna de la cristiandad, me pareció interesante que fuera un musulmán el amo de llaves encargado de cerrar y abrir sus puertas diariamente. Una manera de evitar la confrontación o rivalidad, todavía presente, entre las diferentes religiones cristianas que ahí realizan sus cultos”, recuerda.

En Netiv HaAsara, frontera de Gaza, Adriana tuvo la oportunidad de hablar con un hombre sevillano y su mujer, los cuales llevan viviendo allá 5 años. “Fue impresionante escuchar los relatos de cuando suenan las alarmas por alerta de misiles y tienen menos de 10 segundos para acudir a las áreas de refugio. Recuerdo que, en la misma frontera, alguien del lugar me dijo, ¿Ves esa caseta blanca a lo lejos? Es uno de los puntos de la organización terrorista Hamás y en estos momentos nos están observando. Mucha gente no entendía que quisiera ir a Israel por miedo a que me pasara algo y mucho más al contarles que parte de mi itinerario era grabar en zonas de conflicto internacional. Cuando la organización Fuente Latina me seleccionó para el viaje, no lo dudé un segundo y jamás tuve miedo. Me sentí muy segura en todo momento y aunque siempre cabía la posibilidad de que algo malo pudiera suceder, ni se me pasaba por la cabeza”, explica.

“En la frontera de Gaza, alguien me dijo: ¿Ves esa caseta blanca a lo lejos? Es uno de los puntos de la organización terrorista Hamás y en estos momentos nos están observando”.

En los Altos del Golán, frontera con Siria, recuerda los pueblos destrozados por los efectos de la guerra que mantienen entre ellos mismos, todo en ruinas. “Cerca del lugar acudimos a uno de los hospitales donde los soldados de Israel llevan a sirios heridos que cruzan la frontera en busca de ayuda, entre ellos niños y mujeres con amputaciones. Tuve la oportunidad de hablar con algunos de estos soldados sirios ingresados en el hospital acerca de la terrible situación que están viviendo. No mostraron esperanza alguna y lo único que querían era recuperarse para volver a Siria y seguir luchando por sus familias. Testimonios muy duros”, recuerda.

ADRIANA NAVARRO (2)

En Tel Aviv, cuna de las startups, empresas emergentes Adriana se sorprendió al visitar algunas de ellas donde trabajan judíos y musulmanes con total normalidad y armonía. “Eso me encantó. Algo que también recuerdo con cariño fue la cálida recepción de una mujer mexicana en el área de un kibutz, justo en la frontera con Gaza. Me contaba con firmeza que cuando pasan musulmanes a la zona ella les ofrece agua y les tiende la mano porque al final, decía, “la gente de a pie quiere la paz. Tanto los de este lado, como los del otro”.

PRÓXIMOS RETOS

Adriana ya tiene varias ideas en mente previstas. Justo hace unos meses comenzó un proyecto junto a la ex-primera dama de Miami Cristina Regalado, para grabar en diferentes lugares de España. Su primer destino fue Cuenca, Castilla La Mancha y el próximo lo deja en sorpresa. “Tras España espero que vengan otros países. El mundo es bello y hay que mostrarlo”.

Mi querida Navarra ¡Cuántos lugares hermosos para enseñar!”

Y es que no se olvida de su tierra. “mi querida Navarra ¡Cuántos lugares hermosos para enseñar! Los Sanfermines ya los cubrí y con ellos gané mi primer Emmy ¡No puedo expresar la alegría que sentí! Ahora quisiera hacer algo sobre su gastronomía, vino y tradiciones. También algo relacionado con el Camino de Santiago y los pueblos navarros por los que atraviesa. Grabarlo mientras yo misma hago el trayecto. Es otra de mis metas”, anhela.

Instagram: navarroadria
Facebook: Adriana Navarro-Noticias 41
Twitter: @navarroadris

 


To Top