domingo, 21 abril 2019

Navarra está llamada a ser una importante exportadora de energía eléctrica

El desarrollo del Plan Energético y la ejecución de infraestructuras de transporte por parte de Red Eléctrica posibilitarán que la Comunidad foral exporte excedentes a partir de 2024

Redacción
Madrid - 1 abril, 2019

Antonio González Urquijo, delegado de la Zoma Norte de Red Eléctrica.

Antonio González Urquijo, delegado de la Zoma Norte de Red Eléctrica.

El consumo de energía eléctrica aumentó en Navarra un 1,4% en 2018, sumando el cuarto año consecutivo de incremento con un acumulado del 7,2% desde 2014. Son datos que Antonio González Urquijo, delegado de Red Eléctrica en la Zona Norte, valora positivamente porque son una evidencia de dinamismo en la actividad económica de la Comunidad foral: “Todo lo que sea aumento de consumo, teniendo en cuenta además que llevamos varios años introduciendo medidas de eficiencia para lograr su reducción y racionalización, para lograr un consumo más inteligente, significa que la actividad económica en general está viva. En una comunidad como Navarra, en la que el PIB industrial supera el 30%, todo lo que sea aumento del consumo eléctrico se traduce en mayor riqueza para el territorio, mayor bienestar y mejoría en el tejido industrial y empresarial, y también en el día a día de los navarros”.

González Urquijo destaca igualmente que casi el 70% de la producción eléctrica de Navarra, que el año pasado fue de 5.180 gigawatios, proceda de fuentes renovables: “El hecho de que el porcentaje de energía generado en Navarra sea tan elevado en la componente eólica demuestra, además de una apuesta decidida del Gobierno foral, la existencia de un recurso al que se puede sacar mucho provecho reduciendo aún más la emisión de dióxido de carbono y siendo,  además, una generación más barata”.

El delegado de Red Electrica incide en el hecho de que Navarra es excedentaria en energía obtenida a partir de recursos renovables “que puede exportar a otras comunidades como el País Vasco, que el año pasado importó el 70% de la energía que consumió. En Navarra existe una capacidad de generación muy importante que incluso puede ir a más –precisa-, porque el Plan Energético de Navarra hasta 2030 habla a corto, medio y largo plazo, sobre todo a largo, de implantación de nueva tecnología renovable, sobre todo eólica  pero también solar, con lo que pasaría de los 1.000 megawatios instalados actuales con los que ya tiene superávit, a 3.000, se multiplicaría por tres la capacidad instalada”.

“Cualquier plan energético que se pudiera aprobar en Navarra en los próximos 20 años contará con la infraestructura necesaria para que sea absorbido por el sistema eléctrico”.

Eso se traduciría en una generación de riqueza en el territorio, en forma de creación de puestos de trabajo o vía impuestos, por ejemplo, y por otra parte permitía exportar los excedentes de energía generados a otras comunidades o a Europa, “donde puede ser necesaria para sustituir fuentes de generación tradicionales de mayor emisión de CO2 y con un coste también superior”, como las plantas térmicas alimentadas por carbón o las centrales nucleares.

SOLUCIONES EN CAMINO

En estos momentos no se podría transportar esa energía excedentaria porque no existen los tendidos necesarios. Tras la última revisión de la planificación, que eliminaba la subestación de 400 kv. prevista en Dicastillo, Red Eléctrica replanteó, desde cero, el proyecto existente que atravesaba Tierra Estella únicamente para llegar a la subestación. El nuevo proyecto pasa de tener 120 km. de longitud a tener 100, parte del mismo punto, Itsaso, para ir hacia la zona de Tafalla y conectaría allí con la línea de 400 kv, la que enlaza Castejón y Muruarte de Reta. Ya se ha iniciado su tramitación y se encuentra en el Ministerio a la espera de que lo derive a las administraciones autonómicas implicadas para que procedan a someter a información pública el documento inicial.González Urquijo.

“Como novedad lo que planteamos es que se sustituya una de las dos líneas actuales entre el País Vasco y Navarra por la proyectada, así minimizaríamos la afección sobre el territorio. Al final el impacto social y medioambiental de la que eliminaríamos sería compensado con la nueva, ambas aproximadamente afectan de la misma manera, pero hay una gran diferencia para nosotros como operadores del sistema porque la que desmantelaremos tiene una capacidad de 400 megawatios, que es lo que pueden transportar estos simples circuitos de 220 kilovoltios porque son muy antiguos, tienen más de 50 años, y la nueva línea tendría una capacidad de transporte de 2.500 megawatios que haría posible que la producción de cualquier plan energético que se pudiera aprobar en Navarra en los próximos 20 años contaría con la infraestructura necesaria para que fuera absorbido por el sistema eléctrico”, asegura el delegado de Red Eléctrica.

A través de la futura interconexión Navarra podría suministrar la electricidad que demanda la industria del País Vasco “o incluso derivarla hacia Europa, puesto que la interconexión que también está tramitándose entre España y Francia, aproximadamente entre Bilbao y Burdeos, posibilitaría también que ese excedente de energía renovable pudiera ser exportado hacia Europa”.

A la espera de la puesta en marcha de las nuevas infraestructuras, que en el caso de la interconexión con el País Vasco no se producirá antes de 2023-2024 tras una inversión prevista de unos 70 millones de euros, durante el pasado año Red Eléctrica dedicó unos 300.000 euros a tareas de mantenimiento en Navarra. Para 2019 ha programado, en la subestación de La Serna, en Tudela, una ampliación “precisamente para evacuar energía eólica, el hecho de que aún no contemos con la interconexión no significa que estemos parados. Existen parques eólicos que están aumentado su potencia instalada o nuevos parques que se están uniendo a la red de transporte a través de la red existente”, explica González Urquijo. “Digamos que hay un plan a corto, a medio y a largo plazo, el plan a largo plazo es ese eje de 400 kilovoltios que uniría el País Vasco o Navarra pero a corto hay previstas otras actuaciones como la de la subestación de La Serna”.

El Gobierno de Navarra ha pedido la ejecución urgente del proyecto de subestación de Dicastillo para solucionar los problemas de abastecimiento en Tierra Estella.

En los próximos cinco años Red Eléctrica invertirá en Navarra alrededor de 80 millones, de los 30 se destinarán a la subestación de Dicastillo y su línea de conexión a la red, un proyecto que el Gobierno foral ha pedido que sea ejecutado de forma prioritaria debido a los grandes problemas de suministro existentes en Tierra Estella con microcortes y afecciones en el tejido industrial. Pero de nuevo la solución no llegaría antes de 2023.

PROYECTOS GARANTIZADOS

Los proyectos de Red Eléctrica que afectan a Navarra ya estaban trazados antes de que su actual presidente, Jordi Sevilla, accediera al cargo a mediados del año pasado, y se mantienen en el Plan Estratégico 2018-2022 que la junta general de accionistas de la empresa acaba de aprobar “tras los contactos que Jordi Sevilla ha mantenido tanto con el partido que sustenta al actual Gobierno español como con el resto de fuerzas del abanico parlamentario, y todas ellas ven como lógicas y perfectamente factibles todas y cada una de las actuaciones y todos y cada uno de los puntos incluidos en el Plan Estratégico, lo que garantizaría su ejecución independientemente del signo político que pueda estar en La Moncloa. Puede ser que los tiempos y las prioridades varíen, pero lo que está claro es que cada proyecto del Plan va a ser una realidad”, sostiene Antonio González Urquijo.

Para acceder a más información relacionada con Red Eléctrica… LEER AQUÍ. 


To Top