lunes, 18 octubre 2021

Navarra, País Vasco y Nueva Aquitania mejorarán la genética de la oveja latxa

El proyecto Ardi, donde figuran ganaderos de las tres regiones, no solo pretende servir para aumentar la producción, sino también el perfil de la grasa y la proteína de la leche obtenida. Un elemento clave en la elaboración de los quesos de las DO Idiazabal y Roncal. La iniciativa se aprobó en la segunda convocatoria de proyectos de cooperación transfronteriza POCTEFA 2014-2020 y su presupuesto total ha sido de 1,15 millones de euros.

Redacción
Pamplona - 30 septiembre, 2021

Las conclusiones del estudio se dieron a conocer este jueves. (Foto: cedida)

El proyecto Ardi, de la Asociación de Criadores de Ovino de Raza Latxa de Navarra (Aslana) junto con socios europeos del País Vasco y e instituciones vinculadas a la región francesa de Nueva Aquitania, va a servir para “mejorar la selección genómica de ejemplares de razas de ovejas pirenaicas”. El trabajo redundará en un “incremento de la producción, pero también en el perfil de grasa y proteína de la lecha obtenida”, factor determinante para la elaboración de quesos para las DO Idiazabal y Roncal.

La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, asistió este jueves en Beasain (Gipuzkoa) a la exposición de las conclusiones de este estudio. También acudieron al encuentro representantes de los territorios transfronterizos asociados para la elaboración del estudio: Bittor Oroz, viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco; Isabelle Pargade, delegada de Agricultura de la Comunidad de Aglomeración del País Vasco; y Andde Sainte Marie, consejero regional a cargo de la montaña en la Región de la Nueva Aquitania del País Vasco francés.

La principal innovación que ha conseguido implantar el proyecto Ardi en la raza latxa ha sido la evaluación genómica.

La supervivencia de las razas autóctonas de ovino lechero del Pirineo latxa, manech y basco-bearnesa está “amenazada por la presencia de otras razas con sistemas de producción más intensivos”. Según indicó el Gobierno foral, los sistemas de producción de estas razas foráneas, como la assaf o la lacaune, no aportan a la sociedad valores ecosistémicos (como el mantenimiento del paisaje, biodiversidad, etc.), ni sus productos “poseen las características amparadas por las marcas de calidad anteriormente mencionadas”. En este contexto, el proyecto Ardi es una iniciativa transfronteriza que apuesta “por la gestión común de las razas autóctonas de ovino lechero del Pirineo a través de la mejora genética para garantizar su conservación y mejorar su competitividad”.

En el caso de la raza latxa, la principal innovación que ha conseguido implantar el proyecto Ardi ha sido la evaluación genómica. Para ello, la colaboración con Iparralde, que ya tenía implantada este tipo se selección en la raza manech, “ha sido clave”. Además, dentro de la iniciativa Ardi “se ha avanzado en la uniformización y armonización del estándar racial y calificación mamaria de las ovejas a ambos lados del Pirineo”.

VENTAJAS PARA EL ECOSISTEMA

Estas innovaciones de Ardi “ayudan a mejorar la competitividad” de las ovejas lecheras autóctonas del Pirineo, un concepto que “abarca mucho más que la mera producción de leche” y que comprende “grandes ventajas” a nivel ecosistémico. Además de una leche que permite elaborar productos de “altísima calidad” como el queso de las DO Idiazabal y DO Roncal, en Navarra, o el Ossau-Iraty en la vertiente norte del Pirineo, estas razas “ayudan a mantener actividad económica y social en el medio rural, además de pastar en el monte, conservando el paisaje, y de este modo favorecer la biodiversidad de nuestro entorno”.

Al mismo tiempo y de cara al futuro, las investigaciones de los socios del proyecto están enfocadas a “identificar las bases genéticas de caracteres no productivos como la robustez, la rusticidad o la capacidad de respuesta frente al cambio climático en el sector ganadería”.

Durante el acto, además de presentar los principales hitos alcanzados en el marco del proyecto, se ha firmado la constitución de la agrupación transfronteriza para continuar trabajando “en conservar y proteger los importantes beneficios de estas razas, potenciar su gestión común y su mejora genética”.

PROGRAMA TRANSFRONTERIZO

Ardi se aprobó en la segunda convocatoria de proyectos de cooperación transfronteriza POCTEFA 2014-2020 y su presupuesto total ha sido de 1,15 millones de euros, de los cuales POCTEFA subvenciona el 65 %. En él participan Aslana (Asociación de Criadores de Ovino de Raza Latxa de Navarra), Neiker (Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario) y Ardiekin (Centro de selección e inseminación artificial de ovino de raza latxa), así como las entidades francesas INRA (Instituto Nacional de Investigación Agraria), IDELE (Instituto ganadero) y CDEO (Centro Departamental de Ganadería Ovina).

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario de Navarra.


To Top