martes, 1 diciembre 2020

“Ningún sindicato ha aparecido para apoyar a la hostelería”

Tras una concentración frente a la sede del Gobierno de Navarra, los representantes de las principales asociaciones de hostelería mantuvieron una reunión con la consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz; el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi; y la consejera de Salud, Santos Induráin. El encuentro fue largo, "pero no fructífero", ya que la reapertura se supeditó "a la evolución de la pandemia" y no habrá más ayudas directas. Además, algunos representantes del sector criticaron la falta de apoyo por parte de los sindicatos.

Cristina Mogna
Pamplona - 29 octubre, 2020

Los hosteleros mostraron su desilusión tras la reunión con representantes del Gobierno foral. (Fotos: Maite H. Mateo)

La habitual concentración de los hosteleros navarros cambió este jueves su horario y ubicación habituales. Armados de pancartas ilustradas con los hashtag #salvemoslahostelería y #soshostelería, los manifestantes se congregaron en protesta por las últimas restricciones impuestas por el Gobierno de Navarra, que establecen el cierre de bares y restaurantes. En esta ocasión, la concentración tuvo lugar a las 10:00 de la mañana, frente a la sede del Ejecutivo foral. Media hora después, dentro de este mismo edificio, tuvo lugar una nueva reunión entre representantes del Ejecutivo foral y de las principales asociaciones del sector.

Al encuentro asistieron la consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz; su homónimo de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi; y Santos Induráin, consejera de Salud. Por los hosteleros acudieron representantes de la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra (AEHN); la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (Anapeh); la Asociación de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de Navarra (Asbana); y la sección de Hostelería de la Asociación Casco Antiguo de Pamplona. A estos les acompañó Carlos Férnandez Valdivieso, secretario general de la CEN.

Poco antes de la reunión, decenas de personas se manifestaron para protestar por el cierre de la hostelería.

Poco antes de la reunión, decenas de personas se manifestaron para protestar por el cierre de la hostelería.

Para Carlos Albillo, gerente de la Asociación Casco Antiguo de Pamplona, la reunión resultó “larga, pero no fructífera”. El Gobierno no cedió ante las demandas de los hosteleros: ni indicó una fecha exacta en la que este tipo de establecimientos podrá abrir con restricciones ni planteó aumentar las ayudas directas al sector, que hasta ahora se sitúan en 10 millones de euros. El encuentro sí sirvió, al menos, para abordar cómo será el reparto de este monto.

EL REPARTO DE LAS AYUDAS

Según destacó Albillo, se plantea un sistema de evaluación individualizada, en el que se reparta la ayuda en función del volumen de actividad, comparando el IVA que los establecimientos pagaron este año con la gravación a la que tuvieron que hacer frente en el ejercicio anterior. En todo caso, es una cantidad “absolutamente insuficiente, pues solo permitiría cubrir la tercera parte de los gastos que tienen los establecimientos en un mes”. En un ejercicio “de franqueza y de sinceridad”, Albillo y los demás representantes del sector pidieron saber cuándo podría volver a abrir la hostelería: “Nos dijeron que todo dependía de la evolución epidemiológica de la pandemia”. 

“MENOS DE 2.000 EUROS” POR NEGOCIO

En la misma línea de Albillo, María Ángeles Rodríguez, presidenta de Anapeh, dijo salir del encuentro “totalmente desilusionada”. Las asociaciones de hostelería estimaban que, de repartirse las ayudas directas entre el número de establecimientos radicados en la Comunidad foral, a cada uno le tocaría “menos de 2.000 euros”. Sin embargo, señaló que esta cantidad podría ser incluso menor, porque a la lista de beneficiados por estas subvenciones -en principio integrada por bares, restaurantes, alojamientos, agencias de viaje y actividades turísticas y ocio nocturno-, “han sumado también los distribuidores de bebidas espirituosas”. El 90 % de la facturación de estas empresas procede, precisamente, de la hostelería, según apuntó el Gobierno foral en un comunicado.

Asimismo, Rodríguez censuró que “ningún sindicato ha aparecido” para apoyar a los trabajadores de hostelería que se concentran en contra de las medidas aplicadas por el Gobierno desde la semana pasada. “Ayer me llamó una de mis asociadas llorando porque ya no tenía dinero para comprar comida. Lo había notificado a los servicios sociales, pero le dijeron que había lista de espera”, lamentó.

En este sentido, Carlos Tabar, presidente de Asbana, desconoce si los líderes sindicales han iniciado conversaciones con los trabajadores del sector: “No lo sé, pero no creo que lo hagan porque no los representan. Yo sí defiendo a mis trabajadores como el que más”. Tabar, quien aseguró haber acudido al encuentro “sin esperanzas”, argumentó que el Gobierno “ha salvado muchas vidas, pero está abandonando y dejando morir en vida a otros sin ningún tipo de escrúpulos”.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra. 


To Top