viernes, 2 diciembre 2022

Nuevas empresas se unen al SNE-NL para formar a los profesionales del mañana

De la mano de ATANA, ANAIT, el Grupo das-Nano, Biko, CIMA Nuevas Tecnologías o Tracasa Instrumental, el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare desarrolla una estrategia para hacer frente a una realidad acuciante: la carencia de perfiles profesionales en sectores especializados. Después de una temporada exitosa de cursos e itinerarios, que culminó con la contratación de un importante porcentaje del alumnado, el organismo lanza ahora nuevas acciones y subvenciones. "Ya tenemos más de cinco nuevas solicitudes de formación por parte de distintas empresas, tanto para temas de desarrollo de 'software' como para impresión en 3D o producción audiovisual cinematográfica", avanza Carlos Adín, director del Servicio de Desarrollo de Competencias Digitales en el SNE-NL.

Cristina Mogna
Pamplona - 12 septiembre, 2022

Carlos Adín, durante una jornada informativa organizada por el SNE-NL en el 'txoko' de CITI Navarra. (Foto: Maite H. Mateo)

Encontrar y afianzar el talento es uno de los grandes desafíos de las empresas en estos momentos. Esa conclusión ya ha sido interiorizada por el mercado laboral y, especialmente, por las compañías que necesitan trabajadores altamente cualificados. La meta, no obstante, será imposible de alcanzar sin una firme apuesta por programas formativos que generen una cantera de nuevos profesionales y permitan llenar tanto las vacantes que actualmente se quedan sin cubrir como los nuevos puestos de trabajo que surgirán en el proceso de digitalización.

De cara a 2030, según alertó en su momento la Fundación VASS y secundó después un reciente estudio publicado por Deloitte, España necesita crear 1,3 millones de empleos dirigidos a especialistas digitales para cumplir con los compromisos reflejados en la Década Digital Europea. Así, el país tiene menos de ocho años para triplicar su número de trabajadores en este sector, pasando de los 730.000 actuales a 2.120.000.

Ese desafío llevó al Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL) a diseñar una estrategia integral para hacer frente a una realidad notoria y paradójica: la dificultad para cubrir puestos específicos convive a su vez con el reto de insertar en el mercado de trabajo a jóvenes y otros colectivos vulnerables. En torno a este reto, el organismo dependiente del Departamento de Derechos Sociales reanudó el pasado ejercicio su Programa Lidera, dirigido a directivos y altos cargos de distintos sectores de la economía foral. Además, puso en marcha iniciativas como las Escuelas Sectoriales de Aprendices y la TIC School, un proyecto de formación en consultoría de software que se vertebra en tres niveles e incluye a su vez el programa Albañiles Digitales (o software builders), dirigido a capacitar a trabajadores de otros ámbitos que deseen dar un giro a su trayectoria profesional y convertirse en programadores.

“Tenemos herramientas de todo tipo: cursos, itinerarios propios y soluciones a la carta para empresas, solas o agrupadas, y asociaciones empresariales que deseen mejorar el sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), generar nuevos perfiles y reciclar los actuales”, detalla Carlos Adín, director del Servicio de Competencias Profesionales en el SNE-NL. En ese camino, el organismo se alió con agrupaciones sectoriales y compañías para trasladar sus iniciativas a todo el tejido empresarial. Y uno de los agentes clave en este proceso ha sido ATANA, Clúster TIC de Navarra, que desde 2020 hasta la fecha ha realizado “más de 20 actividades” relacionadas con el Programa Lidera, en el marco de la comisión de trabajo -dirigida por Diego Cenzano, CEO de Biko– sobre Formación, Talento y Cultura Empresarial.

Carlos Adín (SNE-NL): “Tenemos herramientas de todo tipo para las empresas que deseen mejorar el sector TIC, generar nuevos perfiles y reciclar los actuales”.

“La puesta en marcha de esta iniciativa ha supuesto un foro de encuentro sobre perspectiva de estrategia y gestión, tanto para directivos como para técnicos de empresas del sector TIC, así como una oportunidad para alinear las necesidades de dicho sector en cuanto a perfiles profesionales con una oferta formativa adaptada”, destaca Cristina García, gerente del clúster.

Específicamente, las sesiones han servido para “conocer las tendencias en fórmulas de gestión empresarial para atraer y fidelizar el talento, las bonificaciones de la Seguridad Social para trabajadores dedicados a la innovación, y los desarrollos software más innovadores para poner en práctica una cultura agile en las organizaciones”. En paralelo, por otra parte, distintas empresas tecnológicas adscritas a ATANA “han aprovechado la oportunidad que les ofrecen las convocatorias de subvención del SNE-NL para el desarrollo de acciones formativas”.

En esa misma línea, otra de las organizaciones entidades que colaboró en la captación, difusión, seguimiento e inserción laboral de los usuarios que se apuntaban a este tipo de iniciativas fue la Asociación Navarra de Empresas de Ingeniería y Servicios Tecnológicos (ANAIT). “El SNE-NL está haciendo un esfuerzo bien dirigido ante una necesidad real de perfiles que en este momento no tenemos y serán difíciles de atraer. Porque cada vez hay más demanda, no solo a nivel nacional, sino en todo el mundo”, reflexiona Antonio Rodríguez, gerente de la asociación y del Colegio de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales de Navarra (CITI Navarra).

En concreto, ANAIT participo en la configuración de este programa “fundamental para el presente inmediato de la región”, en su lanzamiento y en parte de la ejecución. “Contactamos con nuestros asociados para que nos contaran qué necesidades de contratación estaban teniendo. Fundamentalmente, los perfiles que identificamos eran desarrolladores, programadores y analistas”, rememora Rodríguez.

INSERCIÓN LABORAL

En torno a la tercera figura, precisamente, pivotó la formación capitaneada por CIMA Nuevas Tecnologías Informáticas en colaboración con el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare. El curso ‘Analista de Datos’, impartido entre enero y abril de 2021, hizo énfasis en la nube de Azure y la herramienta de análisis de datos e inteligencia de negocio Microsoft Power Bi. Adicionalmente, se completó con módulos de Power Platform, Power Automate y Power Apps.

“La iniciativa -desglosa Alberto Alfaro, gerente de la firma-, capacitó a los alumnos para modelar, tratar, transformar y visualizar los datos mediante la elaboración de informes y cuadros de mando, con el fin de facilitar la toma de decisiones en la empresa”. El 75 % de los asistentes finalizó el curso con una calificación ‘apta’, según apunta Alfaro. Por otro lado, el 22 % del alumnado obtuvo un empleo después de terminar el curso y el 50 % de los participantes en situación de mejora de empleo logró conseguir un mejor trabajo.

Una filosofía parecida persiguió el summer camp liderado por Tracasa Instrumental. Después de un primer año en el que se consiguió la empleabilidad de alrededor del 70 % del alumnado, el campamento organizado por la empresa pública celebra ahora su segunda edición. De 220 horas de duración, el curso comenzó el 1 de agosto y finalizará el 30 de septiembre. ¿Su objetivo? Potenciar la vertiente profesional del alumnado como programadores TIC, profundizando para ello en tecnologías de desarrollo, tanto de frontend como de backend, y en marcos ágiles de desarrollo.

“Consideramos que estos programas formativos en el desarrollo de software tienen un altísimo valor, en la medida en que simulan desde todas sus variables el puesto y el entorno de trabajo que el alumnado se va a encontrar cuando se incorpore al mercado laboral”, asegura Emilio Rubio, coordinador del summer camp. Ese enfoque, a su juicio, permite minimizar la curva de aprendizaje en el proceso de inserción profesional. “Los altos resultados de satisfacción del curso por parte del alumnado y de las empresas así nos lo evidencian”, reivindica Rubio.

El desafío continúa y no es momento de bajar la guardia. “Las universidades y la FP no egresan la cantidad de profesionales que se demanda en la actualidad, por lo que si las empresas no toman cartas en el asunto, no podrán contratar a todos los trabajadores que necesitan”, alerta Adín. Además de comprometerse a realizar unos 600 contratos en formación a personas desempleadas y usuarias de sus talleres de formación y empleo, el SNE-NL anunció el pasado mes de agosto que destinará un total de 550.000 euros a la financiación de actuaciones formativas enmarcadas en el proyecto TIC School, así como otros 600.000 euros a una convocatoria de subvenciones centrada en el realineamiento profesional de personas desempleadas. El objetivo es que estas puedan cambiar de sector laboral a partir de herramientas de reciclaje, perfeccionamiento y desarrollo profesional.

“Tenemos que seguir remarcando la importancia de formar en competencias digitales y de crear nuevos perfiles de trabajadores. Ya tenemos más de cinco nuevas solicitudes de formación por parte de distintas empresas, tanto para temas de desarrollo de software como para impresión en 3D o producción audiovisual cinematográfica”, avanza el director del Servicio de Desarrollo de Competencias Digitales en el SNE-NL. Su análisis es compartido por Muskilda Pascualena, directora de Talento y Cultura en Veridas (Grupo das-Nano). A su juicio, es el momento de poner el foco en aquellos sectores “que o bien están muriendo o se encuentran en una situación de crisis, y en los que seguramente haya empleados que quieran hacer una transición o un cambio de rumbo profesional”.

Esa reflexión, de hecho, forma parte del programa Albañiles Digitales, dirigido por la firma y promovido por el SNE-NL. El curso, que comenzó a impartirse el 5 de septiembre y finalizará el próximo 17 de febrero de 2023, forma en la actualidad a veinte personas en desarrollo de software. “Pero eran cien los interesados. Hemos tenido que hacer un proceso de selección superexhaustivo y ya hay gente en lista de espera para la siguiente edición. El interés es grandísimo. Creo que la oportunidad es clara y la posibilidad de que haya personas que estén buscando un nuevo rumbo profesional y lo encuentren aquí es evidente”, remata Pascualena.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top