jueves, 18 julio 2019

Nueve museos en uno

Por el 25 aniversario del Thyssen, 28 obras de otros museos de Madrid se reúnen creando una exposición única y especial que permite acercarse al arte mezclando diversas piezas de pintura, cerámica, muebles... Hasta el 17 de febrero se puede visitar esta exposición de 'obras invitadas'.

Teresa Antón
Madrid - 12 enero, 2019

Obras invitadas de museos de Madrid, nueva exposición en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Obras invitadas de museos de Madrid, nueva exposición en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Como si de una fiesta de cumpleaños se tratase, obras de los diversos museos de la capital se reúnen en el Museo Thyssen-Bornemisza para cerrar el 25 aniversario de su inauguración. La maqueta de un galeón del siglo XVII, una baraja de naipes del XIX, pinturas de Picasso o de Antonio Saura, son algunas de las muestras artísticas que visitan el museo en esta ocasión especial.

Nueve museos madrileños han prestado 28 obras seleccionadas de sus colecciones para “establecer un diálogo” con algunas de las obras de la colección permanente, conformando una exposición única que ofrece la oportunidad de acercarse en un mismo lugar a trabajos artísticos que normalmente se encuentran separados. Entre las obras se confrontan épocas, técnicas y estilos que muestran distintas interpretaciones de un mismo tema, o se presentan objetos relacionados con las obras a las que acompañan, de forma que se puedan contemplar las piezas desde una nueva perspectiva.

thyssen-obras-invitadas

La selección incluye pinturas, esculturas, relieves, objetos y mobiliario todo ello cedido para la ocasión por los museos del Prado, Reina Sofía, Arqueológico Nacional, Artes Decorativas, Naval, Lázaro Galdiano, Museo de América, de Antropología y del Romanticismo. Esto crea una oportunidad única para conocer obras de los distintos lugares en un solo sitio y aprovechar para enriquecer nuestra cultura. Creando un diálogo entre los museos que colaboran juntos por mantener la cultura y atraer al público.

A través de esta exposición se puede conocer el interior de un galeón y sus partes en 3D gracias a una maqueta prestada por el Museo Naval, mientras que al mismo tiempo ves estas magníficas naves en la pintura de Willem van de Velde II con la que comparte sala. O disfrutar de la delicadeza de la porcelana china reflejada en diversos bodegones que se asemejan a un exquisito jarrón de la dinastía Qing cedido por el de Artes Decorativas. Una forma única y especial de mezclar diversas obras y conocer el arte desde otros aspectos. Un cruce de colecciones que se convierte un juego entre obras y museos.

El objetivo que pretenden con esta reunión de obras es provocar en el espectador otras lecturas. Y esta fusión lo consigue. Desde el 11 de noviembre del recién finalizado año, muchos son los que se han acercado a descubrir como son el espejo psiqué, la estatua de Afrodita o el retrato de Dora Maar que pintó Picasso que han ido ‘de visita’ al cierre de esta aniversario. Y para aquellos que aún no han podido disfrutar de esta oportunidad todavía queda tiempo, ya que la exposición se mantendrá hasta el 17 de febrero distribuida en las tres plantas que contienen la colección permanente.

DISECCIÓN DE CARAVAGGIO

thyssen-restauracion-caravaggio

El Museo Thyssen también presenta en sus salas el resultado de la restauración y estudio técnico de una de las obras más emblemáticas de su colección: Santa Catalina de Alejandría, de Caravaggio. La muestra incluye imágenes radiográficas y de infrarrojos que ilustran los aspectos más interesantes del trabajo realizado, explican la metodología utilizada y ponen de manifiesto la excelente calidad de la obra. El conjunto se completa con un vídeo que recoge todo el proceso de restauración, los descubrimientos más destacados e interesantes detalles del cuadro.

Esta muestra llamada ‘Descubriendo a Caravaggio. Estudio técnico y restauración de Santa Catalina de Alejandría’ se podrá visitar hasta el 26 de mayo y ofrece una forma única de conocer la pintura, además del trabajo que lleva restaurarla y conservarla, una parte del arte que muchas veces es olvidada pero que resulta imprescindible para que se pueda disfrutar de obras antiguas en los museos. Este trabajo es “imprescindible” para determinar los tratamientos adecuados en cada caso, además de una fuente importante de información para la historia del arte.

Esta obra creada hacia 1598-1599 es una representación atemporal de la belleza en la línea de la mejor tradición del retrato. En lugar de presentarse en trance místico, la santa está girada hacia el espectador, con el que establece una comunicación directa y al que “dirige una mirada de complicidad”.

Esta exposición ofrece la oportunidad de conocer no solo el proceso de restauración y todo lo que se descubre con él, sino también puedes apreciar una obra recién restaurada a imitación de cómo era en el momento que se creó. Quitándole esas ‘arrugas y manchas’ que le han salido con la edad, el cuadro vuelve a estar ‘joven’ como si hubiera renacido. Una ocasión excepcional de disfrutar de la verdadera esencia de este que no se puede desaprovechar.


To Top