domingo, 24 enero 2021

Pamplona tendrá al menos veinte bases donde alquilar bicis eléctricas

Según anunció el Ayuntamiento de Pamplona, el proyecto será una realidad en septiembre de 2021 y se pondrá en marcha con un mínimo de 250 bicis eléctricas para uso de la ciudadanía.

Redacción
Pamplona - 29 diciembre, 2020

Pamplona contará con al menos veinte bases de bicis eléctricas en septiembre de 2021. (Foto: cedida)

A finales del mes de septiembre del año que viene, Pamplona contará con un sistema de bicicleta eléctrica compartida, con al menos veinte bases repartidas por la ciudad y con un mínimo de 250 bicis eléctricas para uso de la ciudadanía. Según informó el Ayuntamiento de Pamplona, la Junta de Gobierno Local aprobó este martes la licitación de la concesión administrativa para la instalación y gestión de este servicio público municipal.

De esta forma, el Consistorio busca ofrecer un sistema de bicicleta eléctrica compartidas “de calidad“, que pueda satisfacer las necesidades de movilidad cotidiana de la ciudadanía de Pamplona, “como alternativa al vehículo privado”. Este servicio se enmarca en la Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático ‘Go Green Pamplona’ y en las acciones encaminadas a alcanzar una movilidad más sostenible y no contaminante. La capital navarra, además, forma parte del proyecto europeo Stardust, incluido en el programa Horizonte 2020 para el fomento de las Smart Cities.

El sistema utilizará energía 100 % renovable para la carga de las bicicletas.

El concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad, Fermín Alonso, explicó cómo será ese sistema de bicicleta eléctrica compartida, que utilizará energía 100 % renovable certificada para la carga de las bicicletas. Estará disponible para su uso las 24 horas del día, todos los días del año, excepto durante las fiestas de San Fermín. Y el contrato de concesión del servicio tendrá una duración de ocho años y medio.

Todas las bicicletas serán eléctricas, de pedaleo asistido, y deberán contar “con un diseño urbano y moderno” que permita la comodidad de uso para cualquier persona que dese utilizarlas. Se establece un número de 250 bicicletas a disposición de la ciudadanía, aunque las empresas licitadoras podrán aumentar esa cifra. El diseño de la bicicleta será el propuesto por la empresa que resulte adjudicataria, “en cumplimiento de lo especificado en el pliego, debiendo diferenciarse del resto de bicicletas comerciales y con predominio del color verde”.

El sistema dispondrá como mínimo de veinte bases de retirada y depósito de las bicicletas, donde se recargarán sus baterías cuando no estén siendo utilizadas y que contarán con un total de 400 anclajes para depositar las bicicletas. La ubicación concreta de las bases la deberá determinar en su oferta la empresa que resulte adjudicataria, siendo requisito que “estas localizaciones atiendan a los puntos más importantes de demanda de desplazamientos”. En esas bases o estaciones de anclaje, las personas usuarias podrán acceder a las bicicletas, retirándolas cuando vayan a iniciar un viaje o depositándolas al concluirlo.

No se podrá dejar la bicicleta en cualquier punto de la ciudad.

Las empresas licitadoras podrán proponer mejoras al sistema tanto en número de bases y bicicletas como en calidad, podrán ofertar otros sistemas alternativos que complementen el servicio (bloqueo de la bicicleta al lado de la base, disposición de elementos de anclaje por la ciudad…). En este sentido, no estará permitido el sistema ‘free-floating’, que permite dejar la bicicleta en cualquier punto de la ciudad.

SISTEMA DE ABONOS Y TARIFAS

Durante los primeros seis meses, la empresa adjudicataria deberá realizar todas las operaciones necesarias para instalar e implantar la totalidad del sistema. Al concluir ese plazo a finales de septiembre, el sistema se pondrá en marcha y la ciudadanía podrá disponer de los servicios que ofrece. Durante el primer mes de funcionamiento, la empresa adjudicataria deberá habilitar diferentes sistemas (asistencia en las estaciones…) para informar y formar a las personas interesadas. A partir de entonces, y en el plazo máximo de un año, se deberán implementar las mejoras ofertadas.

El Ayuntamiento de Pamplona establecerá unas tarifas máximas tanto para los abonos como para el coste de los viajes.

El Ayuntamiento de Pamplona establecerá unas tarifas máximas tanto para los abonos como para el coste de los viajes. Ese sistema de abonos podrá tener opciones de distinta duración, “siendo más ventajoso permanecer de alta durante un tiempo más largo”. Las tarifas tendrán en cuenta la filosofía de este servicio, “que no es otra que su accesibilidad a toda la ciudadanía, cumpliendo los principios de equidad social y económica exigibles en cualquier concesión administrativa de un servicio público”.

Tanto las altas como el acceso al sistema se podrán realizar a través de los medios que proponga la empresa adjudicataria: a través de una app, de un sistema de tarjeta RFID o mediante un código personal del que disponga la persona usuaria. Así, se le permitirá el acceso y la devolución de las bicicletas en las ubicaciones que se establezcan y el acceso a cualquier otro servicio que pueda ofrecer el sistema.

Entrar aquí para leer más noticias sobre movilidad.


To Top