Siemens Gamesa cierra su planta de Aoiz

miércoles, 15 julio 2020

Siemens Gamesa cierra su planta de Aoiz

La compañía anunció este martes la decisión y la puesta en marcha de un ERE, que supondrá hasta un máximo de 239 despidos. Tras conocerse la medida, el vicepresidente primero de Navarra expresó su "profundo malestar" y aseguró que el Ejecutivo foral intentará revertir la situación "si es posible".

Redacción
Pamplona - 2 julio, 2020

Hasta 239 trabajadores se verán afectados por la decisión del cierre. (Foto: cedida)

Duro golpe al sector de las energías renovables en Navarra. Siemens Gamesa anunció este martes el cierre de su planta de Aoiz porque, según justificó, “no es competitiva” para producir las “enormes palas” de la nueva generación de turbinas terrestres (onshore), con rotores de hasta 170 metros. “Estos grandes modelos suponen ya cerca de la mitad de la demanda de turbinas y serán fundamentales para aumentar la rentabilidad y garantizar la continua reducción del coste de la energía eólica”, argumentó la empresa, que pondrá en marcha un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para un máximo de 239 trabajadores.

En la compañía entienden que la fábrica navarra no entra en su estrategia de adaptación “a las condiciones del mercado eólico global, caracterizado por una fuerte competencia y presión de precios, que ha deteriorado los márgenes de los fabricantes de aerogeneradores”. En este sentido, Siemens Gamesa apuntó en un comunicado que la planta de Aoiz está especializada en el modelo SG 3.4-132, con un rotor de 132 metros, “principalmente para el mercado doméstico”. “Sus altos costes y su localización geográfica, a más de 200 kilómetros del puerto más cercano, hacen inviable su competitividad para la exportación”, añadió.

Las negociaciones con los representantes de los trabajadores comenzarán “previsiblemente” en los próximos días, “de acuerdo con la regulación vigente”. La compañía informará de los acuerdos alcanzados “una vez finalicen las negociaciones”.

Alfonso Faubel (Siemens Gamesa): “Tras analizar todas las opciones posibles, hemos llegado a la conclusión de que no hay otra alternativa posible”.

“Hemos tomado una decisión muy difícil y somos plenamente conscientes de su impacto en nuestros trabajadores y su comunidad local. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar a las personas afectadas”, indicó Alfonso Faubel, CEO Onshore de Siemens Gamesa. “Tras analizar durante los últimos meses todas las opciones posibles, hemos llegado a la conclusión de que no hay otra alternativa posible. En las circunstancias actuales, tenemos la obligación de tomar las medidas necesarias para garantizar la viabilidad a largo plazo de esta compañía, así como el empleo de las más de 24.000 personas que trabajan con nosotros en todo el mundo, incluidas cerca de 5.000 en España”, agregó.

Aunque en la empresa afirmaron que la medida “no está directamente relacionada con la crisis del Covid-19, los efectos de la pandemia en las operaciones y la actividad comercial de Siemens Gamesa “han acentuado la necesidad de actuar”. De hecho, la compañía registró un “impacto directo” de 56 millones de euros en su rentabilidad durante el último trimestre. Pero a pesar del complejo entorno a corto plazo, las previsiones a medio y largo plazo para el sector eólico “se mantienen sólidas”.

Así, la empresa instalará y probará en la sierra de Alaiz el prototipo de su última generación de turbinas, Siemens Gamesa 5.X. En este emplazamiento, ha realizado la validación de todas sus turbinas onshore, “beneficiándose de su proximidad al centro de ingeniería”. La nacelle del prototipo se ensamblará en la planta de Ágreda (Soria), mientras que otros componentes, como la multiplicadora o el generador, proceden de sus fábricas españolas.

REACCIÓN DEL GOBIERNO

Poco después de conocerse la decisión, el Gobierno de Navarra publicó un comunicado para expresar su “profundo malestar” y trasladar su compromiso de “analizar todas las opciones posibles siempre, desde la perspectiva del interés general”. Para ello, se mantendrán “los contactos necesarios tanto con la empresa como con los representantes de los trabajadores y con el Gobierno español“, con el fin de trabajar en “la búsqueda y definición de las mejores posibilidades de actuación”. En concreto, el Ejecutivo foral señaló que ya ha establecido contactos “al máximo nivel” con los ministerios de Transición Ecológica y de Industria, Comercio y Turismo.

Apenas unas horas después, el vicepresidente primero de Navarra, Javier Remírez, aseguró que el Ejecutivo navarro intentará revertir la situación “si es posible”, aunque admitió que tiene “su complejidad”. De lo contrario, al menos tratará de“establecer instrumentos para minimizar el impacto que pueda tener en los trabajadores de la planta”.

Entra aquí para saber más sobre la empresa en Navarra.


To Top