'Traders': de jubilados a 'millennials'

sábado, 11 julio 2020

‘Traders’: de jubilados a ‘millennials’

Conocemos las historias de dos inversores en bolsa, a quienes les separan cincuenta años: Carlos Pascual y José Antonio Hernández. Ambos representan un cambio de tendencia social. Antes, este tipo de inversiones estaba copado principalmente por personas mayores, incluso ya retiradas. Hoy, sin embargo, los jóvenes también se sienten atraídos por el mundo bursátil, gracias a las facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

Yosune Villanueva
Pamplona - 24 febrero, 2020

Carlos Pascual y José Antonio Hernández representan a dos generaciones de 'traders'. (Fotos: Víctor Rodrigo)

José Antonio Hernández tiene 74 años y es trader. Desde que recuerda, siempre le ha apasionado el mundo de las inversiones. De hecho, su profesor de matemáticas de la escuela ya le comentó a sus padres, allá por la década de los 60, que aquel niño debería dedicarse algún día a un oficio relacionado con la bolsa. Lo veía especialmente capacitado para esas tareas.

Pero eran otros tiempos y José Antonio finalmente se decantó por la informática. Llegó a ocupar cargos de gran responsabilidad en la delegación navarra de Philips y fundó sus propias empresas: una imprenta y un negocio de antigüedades. Recién casado, imitó a su suegro, que sabía manejarse en la bolsa, y comenzó a invertir. Pero en aquella época no le fue bien y aprendió una gran lección: la bolsa no era un “juego”.

José Antonio Hernández: “No puedes arriesgar el pan de tus hijos”.

Siguió con su carrera profesional, aunque algo le empujaba a leer y seguir continuamente el mundo bursátil. “Me formaba por mi cuenta”, relata. Hasta que hace “unos diez años”, ya jubilado y con la vida solucionada, se lo tomó en serio y decidió que podía “invertir parte del dinero que no necesitaba”. Eso sí, se preparó a nivel teórico en un curso especializado: “Es importante tener mucho conocimiento antes de invertir”.

Carlos Pascual tiene 24 años, también es trader y habla de sus inversiones particulares a NavarraCapital.es, aunque su labor profesional está ligada a Mapfre Inversión. Ya con 16 años, comenzó a picarle el gusanillo de las inversiones. Y como compaginaba los estudios con el trabajo, podía ahorrar al tiempo que leía sobre bolsa. Era “lo único que podía hacer” entonces, ya que no está permitido invertir en bolsa hasta cumplir la mayoría de edad. Así empezó a “trastear con simuladores de bolsa en Internet”, donde se “divirtió” y aprendió.

En cuanto cumplió los 18, se hizo una cuenta de inversión y empezó a mover sus ahorros, “unos tres o cuatro mil euros”. Paralelamente, siguió formándose en Pamplona y en Madrid, porque coincide con José Antonio en que el conocimiento es fundamental en ese mundo. Incluso con 20 años se marchó a México para estudiar y aprovechó la ocasión para participar en el concurso internacional Word Top Investor (WTI).

CAMBIO DE PERFILES

A José Antonio y Carlos les separan cincuenta años. No se conocían. Pero cuando este medio los reúne, ambos se dan cuenta de que comparten muchos de los principios del “buen inversor”: tener “conocimiento teórico”, saber que “no se debe arriesgar” y que hay que invertir solo con “parte del dinero que te sobra y no necesitas de inmediato”, la importancia de “diversificar” y el “control del riesgo”. Curiosamente, utilizan un sistema parecido de inversión y ambos han confiado en el broker de valores portugués Dif Broker.

Según ambos, “lo más importante es controlar el riesgo en las inversiones”.

Los dos son el reflejo de la evolución de la sociedad actual. Antes, las personas mayores acaparaban el grueso de este tipo de inversiones en España, primero a través de su banco y, en los últimos años, a través de los brokers o bancos de inversión. Pero hoy, son muchos los jóvenes que se lanzan a realizar inversiones debido a la facilidad que ofrecen las nuevas tecnologías. Eso sí, Carlos Pascual lanza un alegato en favor de la formación y deja claro la importancia de la prudencia en este ámbito. De hecho, recuerda que “el 98 % de las personas que invierten pierden”.

DESARROLLO DE LA BOLSA

Pertenecen a dos generaciones muy diferentes, pero ambos tienen las ideas muy claras. No importa, aseguran, que el dinero invertido sean 3.000 euros, 100.000 o 1 millón. Y no se centran tanto en ganar mucho, sino en que las inversiones “vayan bien, que crezcan”. Es decir, en conseguir que su autogestión de los fondos sea eficaz; en “controlar los riesgos, que es la parte fundamental”; y en que sus particulares apuestas les den “la razón”. Ese es “el premio”, sostiene Carlos convencido.

“Hay que llevar a bolsa una parte del dinero que no necesitas de inmediato”, sostienen los dos.

Ambos entrevistados vuelven a coincidir una vez más. “La bolsa en España no está muy desarrollada”, subraya José Antonio. “No hay cultura financiera en España”, agrega Carlos, quien aporta un dato importante: “El Ibex 35 mueve menos en un año que Wall Street en un día”.

La bolsa se mueve durante las 24 horas del día. Cuando una cierra, otra abre al otro lado del mundo. Esa capacidad de movimientos enriquece la visión inversora de José Antonio, mientras que Carlos tiene una política de inversiones “a largo plazo y en temas solventes”. Por eso no le importa tanto ese trajín diario, ya que él opera los fines de semana: “Tomo mis decisiones con todas las bolsas cerradas y mediante gráficos mensuales”.

EL FUTURO

¿Corto plazo o largo plazo? Como el corto entraña más riesgos, los dos creen más recomendable invertir a largo. Aunque José Antonio hace una matización. “Mi largo plazo no tiene nada que ver con el de Carlos. Yo invierto a cinco o diez años, no a treinta o cuarenta como él”.

Carlos Pascual: “No hay cultura financiera en España”.

Mayor rapidez incluso que el corto plazo ofrece Intradía, “con distintos sistemas de inversión”. Pero ninguno de los dos lo utiliza. Por cierto, no son de dar consejos“No me atrevo a dar consejos y no creo que nadie deba hacerlo”, apunta Carlos. “La mejor recomendación es controlar el riesgo y saber cuánto puedes llegar a perder el día de mañana si todo va mal. Porque no puedes arriesgar el pan de tus hijos”, precisa José Antonio.

No obstante, sí insisten en que “sin conocimiento no se puede invertir un solo euro en bolsa”. De modo que hay queleer, aprender y tener claras todas las opciones para saber cómo poner tu dinero”. Además, José Antonio recomienda  acudir a “los bancos de inversión, donde ofrecen todos los tipos de fondos que hay, no los que les interesan”.

Tras la entrevista, ambos compartieron sus experiencias como 'traders'.

Tras la entrevista, ambos compartieron sus experiencias como ‘traders’.

Carlos habla entonces de las empresas que quieren sacar interés propio a tus inversiones y José Antonio menciona los bancos que, en sus tiempos, invertían el dinero de los clientes y se quedaban importantes comisiones. Así que, según sus testimonios, hay cosas que no parecen haber cambiado tanto… Ambos terminan el encuentro intercambiando sus tarjetas para quedar algún día y poder poner en común sus formas de trabajar, que como se ha visto tienen muchos puntos en común. Hay cosas en la vida que no entienden de edades…

Entra aquí para leer más sobre economía en Navarra.


To Top