sábado, 20 abril 2024

Tres rompedoras bebidas con vinos navarros para seducir a los jóvenes

La Academia Vivid presentó este miércoles tres innovadoras propuestas para fomentar la innovación "y la conexión con la realidad del consumidor. Se trata de Txispunk, Sonrosado y 3 de copas, que pudieron probarse en el bar Barbakoa, Vermutería Río y Chez Belagua respectivamente.


Pamplona - 14 marzo, 2024 - 14:34

La iniciativa también cuenta con la colaboración de Anapeh y la Asociación de Bartenders de Navarra. (Fotos cedidas)

El programa Academia Vivid presentó este miércoles tres «innovadoras» propuestas de vinos para jóvenes en otros tantos bares del Casco Viejo de Pamplona, culminando en una votación en Civivox Condestable para seleccionar la mejor de todas. La iniciativa fue impulsada por Fundación Emplea y el Ayuntamiento de San Martín de Unx, con la colaboración de Asociación Navarra Pequeña Empresa de Hostelería (Anapeh) y la Asociación de Bartenders de Navarra. .

En la segunda edición del programa, se desafió a los participantes a crear vinos adaptados a los diversos ambientes del Casco Viejo, contando con la guía de profesionales del sector del vino y «culminando en una experiencia enriquecedora y divertida para el alumnado y el público».

Durante la tarde de este miércoles, se organizó un viaje por tres bares que sirvieron de escenario para la presentación de «nuevos productos rompedores» dirigidos a consumidores jóvenes. Por un lado estaba Txispunk, «una bebida callejera para desgastar adoquín, de Navarrería para el mundo». «Rebajando el grado alcohólico y gasificando una mezcla de vino tinto y rosado, decidieron presentarlo en formato botellín para buscar la practicidad y la movilidad a la hora de consumirlo», indicó la fundación.

La receta de Sonrosado mezcla «hielo, tu rosado DO Navarra de confianza y un refresco de soda blanca (Sprite o SevenUp)». Está inspirado en el kalimotxo, pero con un toque muy navarro que fomenta el consumo de rosado: «Es una bebida versátil y veraniega, que se pude pedir en cualquier bar, taberna o festival».

Por último, 3 de copas parte de una premisa: «Navarra es tierra de diversidad paisajística, y nuestra apreciada variedad garnacha se expresa de forma muy diferente en diferentes terruños, así que pidámosle que nos hable de nuestros paisajes. Es una colección de tres tintos de garnacha de tres zonas diferentes: Baja Montaña, Tierra Estella y Ribera Baja. Plantea una experiencia de consumo asociada a tres pinchos y pretende fomentar el turismo hacia estas zonas rurales desde el Casco Viejo de Pamplona».

TRES BARES «MÍTICOS»

Tres bares míticos de tres zonas muy diferentes sirvieron de escenario para las presentaciones. Una competitividad «sana» que ofreció tres experiencias «muy diferentes». El Barbakoa de Navarrería se convirtió por un momento en un «gaztetxe para presentar Txispunk, con un improvisado concierto en directo gracias a artistas de Los McGregor y Relayo, y una pancarta «en la que los asistentes pudieron escribir y dibujar».

El evento culminó con una votación en el centro Civivox Condestable, donde el jurado eligió la mejor propuesta.

El evento culminó con una votación en el centro Civivox Condestable, donde el jurado eligió la mejor propuesta.

La Vermutería Río, en la calle de San Nicolás, acogió un pequeño certamen de coctelería, con el bartender Carlos Rodríguez como juez experto, en el que el público compitió para generar la mejor receta de Sonrosado. En la calle Estafeta, el Chez Belagua fue escenario de una cata gastronómica en la que se maridaron los 3 de copas con tres pinchos a base de productos locales de cada zona elaboradora, gracias a la colaboración de Reyno Gourmet.

«UN RETO COMPLEJO, PERO MUY ESTIMULANTE»

Fundación Emplea y Anapeh, como organizadores, declararon que el reto había sido «complejo, pero muy estimulante». «Queríamos que el proyecto impactara directamente en la realidad, en la hostelería, en la calle. Creemos que desde Vivid podemos y debemos preparar a nuestros alumnos para generar soluciones innovadoras y que realmente impacten en el futuro del mundo del vino».

«Se partía de una premisa clara: el que beba vino, que sea vino navarro; y el que no beba vino, que se interese por él. Estamos orgullosos del trabajo del alumnado, de la implicación de la hostelería y del gran seguimiento al evento. Navarra tiene producto y talento de sobra para liderar cambios en el mundo del vino, solo hay que conectar ideas y personas», agregaron.


To Top