miércoles, 26 febrero 2020

Al calor del yoga

Practicar yoga ofrece innumerables beneficios. Estimula los procesos metabólicos del organismo a través de la oxigenación del cuerpo, disminuye el estrés y es perfecto para personas con dolores crónicos. Pero si quieres potenciar aún más sus propiedades, prueba con el yoga a más de 40 grados, que ya tiene legiones de seguidores.

Yosune Villanueva
Pamplona - 25 enero, 2020

En India, el Bikram Yoga se practica al aire libre, debido a las altas temperaturas del país. (Fotos: cedidas)

Siéntate en posición de loto y con los ojos cerrados. La espalda recta, las manos sobre las rodillas con las palmas hacia arriba. Respira por la nariz inhalando y exhalando la misma cantidad de aire. Deja tu mente en blanco y concéntrate en tu cuerpo. Siente cómo la energía fluye a través de él… Despacio, con calma.

A partir de aquí, se respeta el cuerpo y su capacidad, trabajando cada parte de forma saludable, equilibrada, relajada y en paz. Paz. Esa gran necesidad en la sociedad actual.

El yoga es una disciplina holística que, según los entendidos, desarrolla la parte física, mental y espiritual de las personas. Por eso, se ha convertido en una de las actividades más practicadas en el mundo, pues su objetivo principal es armonizar la mente y el cuerpo para lograr una vida larga, sana y tranquila. ¿Se puede pedir más?

Sigamos relajados y leamos atentamente: practicar de forma continuada el yoga estira y tonifica los músculos, mejora el sistema nervioso y el sistema endocrino, disminuye los problemas digestivos y respiratorios, refuerza el funcionamiento cardÍaco, aumenta el drenaje linfático, fortalece la estructura ósea y las articulaciones, reduce la presión arterial, mejora la circulación, reduce los niveles de colesterol malo, aumenta el colesterol bueno, reduce el azúcar en la sangre… En definitiva, estimula los procesos metabólicos del organismo a través de la oxigenación del cuerpo. Pero hay más, mucho más.

Los beneficios del yoga a través de posturas, ejercicios de relajación, meditación, estiramientos y técnicas de respiración son innumerables. Se trata de estimular el flujo de la energía vital (prana) a través de posturas (las asanas) corporales.

A cualquier edad, en cualquier condición física, solo o en pareja… Ya hay incluso yoga para niños. Pero si quieres potenciar sus beneficios, lo último es el yoga a más de 40 grados. En su país originario, India, puede practicarse al aire libre debido al calor ambiental. En Cccidente, se adaptan las salas para conseguir esa temperatura.

El Bikram Yoga nació a comienzos de los años 80, aunque en el último quinquenio se ha puesto de moda y prolifera entre estrellas de Hollywood como George Clooney, Gwyneth Paltrow, Demi Moore, Lady Gaga o Madonna. En España, lo han popularizado famosos como Cristina Pedroche, Nacho Cano o Elena Salgado. Todos ellos dicen que el calor ayuda a eliminar toxinas y favorece la flexibilidad del cuerpo.

BIKRAM YOGA A MÁS DE 40 GRADOS

Este tipo de yoga consta de veintiséis posturas y dos ejercicios de respiración. Se trabaja en una sala climatizada a 42 grados y un 40 % de humedad. Es una serie muy básica y todo el mundo la puede realizar.

Este yoga fue inventado por el indio Bikram Choudhury, nacido en Calcuta, India, la cuna del yoga. Bikram se lesionó una rodilla y casi se queda en una silla de ruedas. En ese momento, comenzó a hacer yoga y se recuperó, por lo que se quedó para ayudar al gurú con quien había practicado. Entonces descubrió que incluso para cada dolencia existía una postura de yoga, pero solo podían atender y tratar a unas quince personas al día. Y como las enfermedades solían repetirse, creó esta tipología concreta para trabajar en grupos, a los que se sumaban muchas más personas.

Esas veintiséis posturas, de las 87 del yoga, y dos ejercicios de respiración consiguen que el individuo se detenga durante hora y media y se concentre solo en lo que está haciendo, tomando conciencia de su cuerpo y de su mente. Dicen los expertos que ayuda a conectar con la confianza en uno mismo, la determinación y el equilibrio.

Noventa minutos de Bikram Yoga equivale a doce kilómetros corriendo, así que también haces ejercicio cardiovascular. Y quien lo practica asegura que ayuda a tu alma, porque sudas las penas. Pero sobre todo, advierten los maestros, que nadie piense que no va a poder practicar por una lesión de rodilla, hombro, cervicales… Siempre hay alternativas para todas las posturas y lo pueden practicar incluso mujeres embarazadas. Te cambia la vida.

Ahora, para terminar, túmbate boca arriba en el suelo con los ojos cerrados, las manos a cada lado del cuerpo y los pies sueltos. Siente cómo la energía reposa y tu cuerpo y tu respiración se relajan. Despacio, girándote primero hacia el lado derecho, vuelve a sentarte como en el comienzo de la rutina y abre los ojos lentamente. Tu cuerpo se sentirá relajado y tu mente, enérgica.

Si has seguido bien los pasos, saldrás completamente renovado, con la mente tranquila y el cuerpo sanado.

 


To Top