DEsinTOXícate en 2020

viernes, 10 julio 2020

DEsinTOXícate en 2020

Tomar chupitos de vinagre al levantarse, ayunar, saltarse comidas, eliminar grupos de alimentos... Tras los excesos navideños, hay quienes recurren a las fórmulas más variopintas para depurar su organismo. La dieta detox es una alternativa interesante en momentos puntuales, pero el sentido común y el control de un especialista son esenciales si queremos volver a nuestro peso de manera progresiva, pero segura.

Cristina Catalán
Pamplona - 11 enero, 2020

Los batidos y zumos de frutas y verduras están de moda para seguir una dieta Detox.

La Navidad deja en el recuerdo fiestas, regalos y copiosas comidas repletas de asados, pescados, mariscos, dulces y alcohol, a menudo demasiado, que no se esfuman de nuestro cuerpo el 7 de enero por arte magia. Esos kilos de más se quedan ahí para recordarnos, igualmente, los excesos cometidos. Es hora de depurar y bajar peso…

Megan Fox desintoxica su cuerpo bebiendo chupitos de vinagre en ayunas.

Megan Fox desintoxica su cuerpo bebiendo chupitos de vinagre en ayunas.

A todos nos viene a la cabeza la famosa dieta detox, depurativa y desintoxicante, recomendada para momentos puntuales como estas fechas en las que nos sentimos pesados e hinchados. Esta dieta se basa principalmente en una rica ingesta de líquidos como agua, té verde, sopa de verduras y zumos y prohíbe alimentos como la carne, la leche, los procesados, el alcohol, la sal y el café. 

Variopintos ejemplos de estas depuraciones corporales podemos encontrar en las dietas seguidas por famosas como Heidi Klum, que toma durante dos días un compuesto purificante a base de sirope de arce, limón, cayena y potasio. The Clean Program es la dieta detox elegida por Gwyneth Paltrow y Donna Karan. Realizan una comida sólida al día y dos líquidas. La dieta desintoxicante BluePrint Life se basa en tomar líquidos a base de zumosy y batidos con frutas y verduras naturales. Angelina Jolie apostó por la dieta Martha’s Vineyard para perder peso a base de frutas y verduras. Megan Fox bebe chupitos de vinagre en ayunas. Y Salma Hayek elige la dieta Cooler Cleanse, que consiste en tomar zumos y licuados de frutas y verduras completamente naturales durante cuatro o cinco días seguidos. Hay para todos los gustos…

Pero estas dietas detox supuestamente milagrosas, algunas de las cuales también reciben duras críticas de médicos especialistas, no valen para temporadas largas. A estas alturas, todos conocemos la teoría. Hay que comer sano y de forma equilibrada, con un menú que contenga todos los grupos de alimentos. Eso sí, preferentemente frutas y verduras frente a grasas, azúcares y sal. Tampoco hay que olvidar ni una de las cinco comidas al día, beber en torno a dos litros de agua para depurar el organismo y, cómo no, hacer ejercicio de forma regular. Vamos, la famosa dieta mediterránea.

Lo mejor es actuar cuanto antes, pero con cabeza. Por eso se recomienda seguir una dieta progresiva para evitar el efecto rebote. Sin embargo, a la hora de la verdad se cometen auténticos disparates. Queremos bajar muchos kilos y de forma muy rápida y las prisas no son las mejores aliadas. Ayunar, saltarse comidas, eliminar grupos de alimentos de nuestra dieta o basarse en un solo grupo o en un solo alimento no son opciones saludables. Así que mucha precaución.

Lo más sano es seguir una dieta rica en verduras y frutas.

Lo más sano es seguir una dieta rica en verduras y frutas.

AYUNAR NO ES LA SOLUCIÓN

Las “dietas milagrosas” quizá consigan que perdamos kilos, pero a veces no son lo mejor para nuestra salud. Así sucede con el ayuno intermitente. El más común es el diario, en el que se hacen al menos 16 horas de ayuno. También están el semanal, en el que se ayuna uno o dos días, seguidos o no, y el de periodicidad mensual, que consiste en ayunar un par de días consecutivos cada mes. 

Pero según los expertos, dejar de comer no nos ayuda porque provocamos una alteración del metabolismo, haciéndolo más lento y propiciando que, a la larga, cojamos algún kilo de más. Además, cuando nos saltamos alguna comida llegamos con un apetito voraz a la siguiente.

LAS “DIETAS DE”

Otra variante son las “dietas de”. Pero toda dieta que se centra en un único alimento provoca un desequilibrio en nuestro organismo. La dieta de la alcachofa, tan popular a nivel mundial, es una de ellas. O la de la piña. Aunque son alimentos saludables por sí mismos, evitar otro tipo de nutrientes no es bueno. 

Lo mismo ocurre con las dietas que se basan en dejar de comer hidratos de carbono o grasas o aquellas que se centran en la ingesta de proteínas, lo provoca que nos deshidratemos y perdamos vitaminas. 

Por eso, es un error seguir dietas demasiado restrictivas. Una que elimine completamente las grasas o los azúcares está suprimiendo un pilar fundamental de la alimentación. Hay que recordar que podemos encontrar azúcar y grasas saludables de forma natural en frutas y en frutos secos, aguacate o aceites vegetales, que aportan energía y son necesarios para nuestra salud.

No es recomendable seguir dietas de un solo grupo de alimentos, sino que debe ser variada.

Las dietas de un solo grupo de alimentos no son recomendables, sino que deben ser variadas.

Muy seguido también en su momento (aún quedan muchos fans), fue el método Dukan, que propone una pérdida de peso natural, rápida y duradera. Este sistema generó grandes críticas,ya que existe ninguna prueba científica acerca de su eficacia. El Ministerio de Sanidad francés incluso advirtió de que puede conllevar desequilibrios nutricionales y ser altamente arriesgada. Tras ese episodio, se reinventó el método y nació la Escalera Nutricional, que ofrece un plan personalizado.

Otra dieta muy conocida es la de las 1.000 calorías. Como su propio nombre indica, se trata de ingerir al día alimentos que, en total, sumen únicamente 1.000 calorías. Pero quien se decanta por esta opción debe hacerlo muy bien, con sumo cuidado, tomando aquellos alimentos que le aporten todos los nutrientes indispensables. 

La dieta Montignac, por su parte, restringe alimentos según su índice Glucémico (IG) y no por su cantidad, distinguiendo los que tienen alto IG como el pan, las patatas o la pasta, y permitiendo los ricos en proteínas, en principio sin límite de cantidad, como las carnes, pescados, derivados lácteos..

Otra con muchos seguidores es la dieta Perricone, que propone recuperar firmeza en la piel además de perder peso. Una de las claves de esta dieta antiaging es beber entre ocho y diez vasos de agua al día, dormir lo suficiente y sustituir el café por el té verde. Se deben ingerir los alimentos en el siguiente orden: proteínas, fibra e hidratos de carbono completos. 

En definitiva, y ante tanta variedad, lo mejor es aplicar el sentido común. Volver a comer bien. Tomar frutas y verduras principalmente sin olvidar el pescado, cereales y lácteos; reducir la cantidad de comida en las cenas; hacer ejercicio… Y para aquellos casos en los que haya que bajar gran cantidad de kilos, acudir a un especialista que nos ofrecerá la dieta más apropiada para cada uno. Esto ayudará a perder peso de manera paulatina para prepararnos para la no tan lejana… operación bikini 2020. 

Lo mejor es aplicar el sentido común y volver a comer bien.

Ante la duda, acude a un especialista, aplica el sentido común y vuelve a comer bien.

 


To Top