martes, 16 abril 2024

Bacaicoa exporta a las plantas de Bridgestone y Continental en seis países

Cada año, la empresa navarra vende entre 1.500 y 2.000 toneladas a las plantas que estos dos gigantes de los neumáticos tienen en España, Italia, Hungría, Polonia, Portugal, Francia y Alemania. Además, exporta al país galo entre 700 y 800 para embalajes industriales y el sector del envasado alimentario.


Oricáin - 28 junio, 2023 - 18:00

La planta inaugurada por la empresa en 2019 tiene ocho líneas de producción. (Foto: Ana Osés)

Las factorías de Bridgestone en España, Italia, Hungría y Polonia; las de Continental en Portugal, Francia y Alemania… Los productos que fabrica Bacaicoa Industrias Plásticas para la industria del caucho y los neumáticos traspasan las fronteras navarras y llegan a dos de los principales gigantes mundiales del sector.

La empresa de Oricáin produce cada año unas 20.000 toneladas en total, de las que el envasado alimentario concentra el 70 %, el embalaje industrial, un 15 %; y el sector del caucho y los neumáticos, otro tanto. De ellas, exporta entre 1.500 y 2.000 toneladas de productos para este último, su principal línea de negocio en el exterior, así como unas 700 u 800 en total para los otros dos. En este caso, Francia es el principal mercado.

Los fundadores de la compañía abrieron brecha en el sector cuando comenzaron a vender a las plantas de Firestone en Basauri y Burgos

Los difuntos Javier y Fernando Bacaicoa, tío y padre respectivamente de los tres hermanos que hoy conforman el Consejo de Administración (Fernando, Beatriz y Miguel), abrieron brecha en el sector del neumático hace varias décadas, cuando la compañía comenzó a producir para las plantas de Firestone en Basauri y Burgos (dicha marca pertenece a Bridgestone desde 1988).

«Es una especie de nicho, con productos curiosos. En 2008, los incluimos en el nuevo plan de negocio y contamos con una persona en el equipo que se dedica prácticamente a esta línea. Para nosotros es importante porque movemos toneladas de un producto más especial y con mejor margen. Hemos pasado de vender solo en lugares concretos de España a hacerlo en mercados importantes», explica a Navarra Capital Fernando Bacaicoa, gerente de la firma.

En concreto, la empresa navarra elabora productos que se emplean en los neumáticos. Por ejemplo, para fabricar la goma que después se usa en una rueda, se utilizan unos grandes mezcladores donde se vierten distintos aditivos, que más adelante se introducen en una bolsa. Esta “se cierra por completo” antes de pasar a la siguiente fase de la producción.

«Es una especie de nicho, con productos curiosos. En 2008, los incluimos en el nuevo plan de negocio y contamos con una persona en el equipo que se dedica prácticamente a esta línea»

“Esa bolsa, que fabricamos nosotros, tiene una particularidad. Debe fundirse después a la misma temperatura que el caucho para que se puedan mezclar. En lugar de vaciar su contenido, se mezcla tal cual. Por eso, la bolsa termina formando parte de la rueda. Es un plástico muy complicado de trabajar, un copolímero de polietileno con acetato de vinilo llamado EVA”, detalla Bacaicoa.

La compañía que gerencia también produce una lámina con relieve gofrado para que, cuando la mezcla de goma “se calandra y se recoge en la bobina”, no se pegue entre las capas y estas se puedan separar fácilmente.

EN EL DÍA A DÍA

Además, Bacaicoa Industrias Plásticas vende una gran parte de su producción en distintas regiones de España. Productos que posteriormente se transforman en numerosos artículos que forman parte de nuestra vida cotidiana: «Algunos de nuestros clientes nacionales exportan después envases ya terminados al extranjero. Nosotros, por ejemplo, hacemos el film que se emplea para las mallas de las naranjas. Son bobinas de color rojo, que el cliente corta en tiras, calienta, estira y teje. También fabricamos un film para la banda que va de abajo a arriba en esas mallas, el que se emplea para las mallas de las patatas… Hay empresas que cubren todo ese proceso, pero nosotros nos encargamos de la base».

Ahora bien, también cuenta con clientes en la Comunidad foral, sobre todo en la industria de los congelados, a la que principalmente suministra fundas y bolsas. «Por ejemplo, cuando llega la campaña del guisante, estas empresas lo almacenan a nivel interno en contenedores enormes, que deben forrarse con bolsas aptas para el contacto alimentario. Nosotros hacemos esas bolsas. Y a quienes fabrican la bolsa que compra el consumidor final, le suministramos la lámina que luego imprime y llega a los lineales», apunta el gerente de la compañía. Se da la curiosidad de que, a veces, una bobina de su firma puede transportarse a Barcelona, donde la imprimen, y «después vuelve a Navarra para envasar el alimento».


To Top