domingo, 18 noviembre 2018

Breve guía para tomar decisiones importantes, de forma ágil y bajo presión

En el Ciclo de Conferencias de Liderazgo Participativo de ANEL, el periodista y divulgador Leontxo García enumera los factores que permiten, en su opinión, que un ajedrecista y un empresario compartan un mismo proceso cerebral.

Jesús Jiménez
Pamplona - 17 octubre, 2018

El periodista y divulgador, Leontxo García, en un momento de su intervención en el Ciclo de Conferencias de Liderazgo Participativo de ANEL (FOTO: Víctor Rodrígo)

El periodista y divulgador, Leontxo García, en un momento de su intervención en el Ciclo de Conferencias de Liderazgo Participativo de ANEL (FOTO: Víctor Rodrígo)

La sede de la Asociación Navarra de Empresas de Economía Social, ANEL, acogió una nueva sesión de su Ciclo de Conferencias sobre Liderazgo Participativo en la que intervino el periodista y divulgador Leontxo García. Tras haber formado a más de 30.000 maestros en 26 países sobre cómo aplicar el ajedrez como método pedagógico en la escuela, el invitado defendió que “un ajedrecista y un empresario comparten un mismo proceso cerebral puesto que ambos deben tomar decisiones importantes, de forma ágil (y, en muchas ocasiones, flexible) y bajo una gran presión”. 

Así que en la ponencia de García, titulada “Decidir en jaque con empatía. Tomar decisiones teniendo en cuenta las emociones”, se mencionaron una serie de actitudes y habilidades que empresario y ajedrecista comparten y que, en el momento presente, se pueden considerar claves para poder desarrollar un liderazgo transformador dentro de nuestras organizaciones. En concreto, la enumeración que realizó Leontxo García fue la siguiente:

ESCUCHA-EMPATIA
La conferencia se inició con esta declaración de intenciones: “El ajedrez enseña a escuchar”. Trasladado al mundo de la empresa, estaríamos ante un tipo de ejercicio que habría que desarrollar tanto hacia dentro como hacia fuera de nuestras compañías. En el primer caso, la recomendación es clara: “Hay que hablar con los empleados y ponerse en los zapatos del otro“, apuntó el ponente para recordar que “no hay mejor bálsamo para superar cualquier tipo de rencilla interna que establecer un objetivo o meta común”.

Por otro lado, esa escucha también debiera hacerse hacia el exterior, “más que nada para recordar que no estamos solos en el mercado y que hay competidores a los que deberemos conocer para enfrentarnos con garantías”, comentó.

Leontxo García ha formado a más de 30.000 maestros en 26 países sobre cómo aplicar el ajedrez como método pedagógico en la escuela

INTELIGENCIA EMOCIONAL
Aquí García recurrió a los primeros enfrentamientos que se produjeron entre hombre y máquina en torno a un tablero de ajedrez. Hoy, es decir, desde 2005, las máquinas son los mejores jugadores de ajedrez del mundo pero en esos primeros enfrentamientos, de mediados de la década de los 90 del siglo pasado, se pudieron extraer varias lecciones muy válidas para el ámbito empresarial.

La primera, que entonces las máquinas eran previsibles pues no tenían ni el olfato ni el instinto de su rival humano. Luego, “si olvidas tu lado emocional, si no sorprendes, puedes ser fácilmente derrotado”, apuntó el divulgador irunés para quien “el factor emocional, la creatividad o la intuición pueden impulsarte a encontrar esa solución que te haga ganar la partida”. 

Leontxo García (izquierda) posa junto al presidente de ANEL, Ignacio Ugalde (derecha) antes de iniciar su ponencia en el Ciclo de Conferencias de Liderazgo Participativo promovidas por dicha asociación (FOTO: Víctor Rodrígo)

ANÁLISIS PREVIO Y PREPARACIÓN
Se trata de factores muy importantes por dos motivos. El primero, porque te ayuda a diseñar y tomar las decisiones que te pueden permitir contrarrestar las que, a su vez, ha diseñado y pensado tu contrario.

Igualmente, de puertas adentro, te permite conocer mejor a tu equipo, poner a las personas en el puesto para el que están mejor preparadas o cuyos conocimientos y habilidades mejor se adaptan a lo que demanda la empresa para esa responsabilidad que se le encomienda.

leontxo-garcia-anel16-10-2018-19PASIÓN, INTUICIÓN E IMPROVISACIÓN
Para Leontxo García: “La pasión siempre es el mejor motor para afrontar cualquier tipo de responsabilidad”. Lo que sucede, según afirmó, es que “hay que saber graduar ese nivel de pasión. Ahí está la dificultad”.

Algo similar pasa con otros vectores muy ligados al anterior. Por ejemplo, “la mejor improvisación es la que está mejor preparada”, aseveró mientras que para la intuición añadió como valor diferencial “que esté formada o, en su caso, se apoye en una gran experiencia”. Por lo tanto, para García es importante seguir en la medida de lo posible nuestras ‘pulsiones’ ya que, “muchos de los errores de los que más nos arrepentimos en la vida se producen por no seguir esa primera intuición”, señaló.

OBJETIVIDAD Y AUTOCRÍTICA
No obstante, como contrapeso al anterior punto, el periodista vasco también indicó que es importante dotarse de una cierta objetividad, es decir, “asumir que tu posición en el tablero no es la que te gustaría sino la que hay y punto” para empezar a construir desde ahí.

“Ya no es suficiente con enseñar a pensar. Hay que enseñar a pensar de forma flexible”, Leontxo García.

Ahí, otra de las principales aportaciones del ajedrez es que dota a quien lo practica de una sana “autocrítica” en la medida en que le ayuda a pensar en los errores y aciertos que ha llevado a cabo. “La derrota o la victoria no se puede achacar ni al árbitro, ni al estado del terreno de juego ni a otros factores externos como ocurre con otros deportes”, como bien dijo García.

IMAGINACIÓN, ESTRATEGIA Y TÁCTICA 
Para el mundo del ajedrez y, también, para la empresa, la estrategia “es lo que debo pensar cuando no hay urgencia”, según Leontxo García quien la diferenció de la táctica en que ésta última consiste en “ejecutar una ventaja que he adquirido en el desarrollo del juego” o, en su caso, del negocio.

En este contexto, la imaginación estaría muy ligada a la estrategia en la medida en que consiste en cuestionarse “de forma creativa” al entorno al que me enfrento. En palabras del invitado de ANEL, “pensar fuera de la caja” para lo que sería necesario trabajar y aplicar una “inteligencia lateral que es la que nos suministra muchas veces esas ‘soluciones imaginativas’ con las que sorprender y ganar al adversario”. 

leontxo-garcia-anel16-10-2018-7

GESTIÓN DEL RIESGO – PREVER LAS CONSECUENCIAS DE LAS DECISIONES
Como último punto, el invitado a este ciclo de Conferencias de Liderazgo Participativo aseguró que “el número de variantes que se pueden desarrollar en una partida de ajedrez pueden superar al número de átomos que hay en el universo conocido”. Esto quiere decir, según sus palabras, que “el ajedrez es casi infinito”.

“El ajedrez es infinito. Las variantes que se pueden desarrollar en una partida supera el número de átomos que hay en el Universo conocido”, Leontxo García.

En ese escenario, el jugador-empresario no solo debe ser consciente de su posición sino de las amenazas y, también, las oportunidades que le rodean. Debe asumir, en definitiva, “que cada vez que decide qué hacer, automáticamente descarta las múltiples alternativas que se le planteaban y, lo más importante, considerar las consecuencias de sus decisiones”, comentó este conferenciante quien mostró una doble preocupación vinculada al mundo educativo.

En primer lugar, “que ya no es suficiente enseñar a pensar sino que, además, hay que enseñar a pensar de forma flexible e imaginativa”, comentó. Por otro lado, bajo su punto de vista, el gran riesgo al que se enfrentan nuestros niños es que se crean que todo lo que deseen lo pueden tener muy fácil, sólo con pulsar un botón. “Cuando la realidad es que hay que explicarles que sus sueños exigen un sacrificio que, además, trae consigo unas consecuencias que también debieran aprender a manejar, sentenció Leontxo García para finalizar su intervención en el Ciclo de Conferencias de Liderazgo Participativo de ANEL.

Para acceder a más noticias relacionadas con la Economía Social en la Comunidad foral… LEER AQUÍ.


To Top