lunes, 26 febrero 2024

Casi el 60 % de los aguacates de Xixo Ayestaran sobreviven al invierno de Lesaka

De los 700 árboles que Xixo plantó entre 2021 y 2022, unos 400 ya crecen sanos en el caserío de Gardelsoro, propiedad de este agricultor ecológico de 51 años. En 2023, según explica a Navarra Capital, espera sembrar otros 500, así como cosechar los primeros frutos de "entre treinta y cuarenta".


Pamplona - 28 marzo, 2023 - 06:00

El lesakarra Xixo Ayestarán espera comercializar sus primeros aguacates en 2024. (Foto: Maite H. Mateo / archivo)

Xixo Ayestaran plantó unos 300 árboles de aguacate hace dos años en su caserío de Lesaka, de los que 220 sobrevivieron a aquel invierno. Los esperanzadores resultados que obtuvo le motivaron a sembrar otros 400 en mayo del año pasado y, además, a registrarse en el Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra (CPAEN/NNPEK).

Tal y como avanzó a Navarra Capital el pasado agosto, su objetivo era empezar a comercializar los primeros frutos en 2024. Pero, para lograrlo, los árboles debían pasar una nueva prueba en los meses más fríos del año. «Si aguantan el invierno de este año (2022) como lo hicieron en 2021, en 2023 florecerán y podré iniciar la venta en 2024», valoró entonces ilusionado.

Llegada la primavera, toca hacer balance. En estos momentos, la primera plantación navarra de aguacates ecológicos cuenta con unos 400 árboles sanos, 200 de ellos plantados en 2021 y otros tantos en 2022. De modo que alrededor del 60 % del total, concretamente el 57,1 %, ha resistido a las pocas heladas que ha experimentado la localidad (en una de ellas, la temperatura bajó hasta los -4 grados). «Las plantas que no crecieron bien entre mayo y diciembre son las que sufrieron el frío. Son mucho más delicadas durante su primer año en tierra», explica Xixo, de 51 años, a este medio.

«Las plantas que no crecieron bien entre mayo y diciembre son las que sufrieron el frío»

El lesakarra, que en un primer momento vio cómo algunos vecinos llegaron a reírse de su proyecto por creerlo quimérico, incide en que las condiciones climáticas de la altitud son «más duras» de las que tienen otros agricultores del norte en explotaciones próximas al mar: «Es el precio que hay que pagar por los 400 metros a los que se encuentra el caserío de Gardelsoro».

Este año, el agricultor sembrará otros 500 árboles hasta alcanzar un total de 900. «Me gustaría mantener el total de plantas en esa cifra, pero sé que para hacerlo tengo que ir despacio. Porque, para lograrlo de un año a otro, ¡tendría que sembrar 1.500 árboles en total!», añade entre risas.

TRATAMIENTOS ECOLÓGICOS

Tras realizar un análisis del suelo, aplicará además varios tratamientos ecológicos con el objetivo de doblar el crecimiento de las plantas supervivientes. «En este momento, es importante conseguir árboles más grandes y resistentes. Y para eso ya cuento con los que tengo ahora, que a partir del segundo año aguantan mucho mejor el frío», constata.

Al mismo tiempo, espera que «entre treinta y cuarenta» den algunos frutos esta primavera: «La plantación de un amigo que se encuentra al nivel del mar ya ha florecido. Aquí aún no ha pasado, pero sí sacaré algunos aguacates para probar este año». Cuando cuente con una producción más grande, Xixo pretende exportar el grueso de su producción a los lineales del sur de Francia, país que figura junto a Alemania Suiza como principal importador europeo.

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario de Navarra.

Archivado en:

Lesaka · Agricultura navarra ·


To Top