domingo, 26 septiembre 2021

Cultura (des)Virtual con Serafín Zubiri

Comienza un nuevo curso en Cultura (des)Virtual con un invitado de lujo. Quizá el artista navarro más querido entre todas las generaciones: Serafín Zubiri. El mismo que, manteniéndose fiel a su estilo, se abre durante 45 minutos en una charla sincera en la que repasa sus inicios musicales, sus participaciones en Eurovisión, aquellos años en los que puso voz a la factoría Disney y esa producción-homenaje a un cantante que tantos éxitos le ha dado durante años: Nino Bravo. La serenidad y la madurez de quien ya luce 57 años le llevan a comentar sin cortapisas polémicas como el dinero que aún le debe José Luis Moreno, su complicado año 1999 o esa espinita que tiene clavada a modo de reto deportivo.

Alberto Guzmán
4 septiembre, 2021

El cantante navarro Serafín Zubiri, en el palco principal del Teatro Gayarre de Pamplona.

Termina el verano del regreso paulatino a la normalidad, y comienza un nuevo curso. También en Cultura (des)Virtual, el programa patrocinado por Laboral Kutxa que retoma sus entrevistas en primera persona con un invitado de lujo. Quizá el artista navarro más querido entre todas las generaciones: Serafín Zubiri. El mismo que, manteniéndose fiel a su estilo, se abre durante 45 minutos en una charla sincera en la que repasa sus inicios musicales, sus dos participaciones en el Festival de Eurovisión, aquellos mediáticos años en los que puso voz (y rostro) a la factoría Disney, y esa producción-homenaje a un cantante (para él fetiche) que tantos éxitos y alegrías le ha dado durante años: Nino Bravo.

Cercano, amable, sincero y hablador, la serenidad y la madurez de quien ya luce 57 años le llevan a comentar sin cortapisas polémicas como el impago que aún le debe José Luis Moreno, su complicado año 1999 (en el que a punto estuvo de abandonar la música), o esa espinita que tiene clavada a modo de reto deportivo. Serafín Zubiri, colgado todavía de un sueño (la música), sí es profeta en su tierra.

CULTURA (DES)VIRTUAL CON SERAFÍN ZUBIRI:


To Top