sábado, 24 septiembre 2022

De visita por los entresijos de Palacio

El Palacio de Navarra es, desde hace 165 años, la sede de la Diputación y del Gobierno de Navarra. Desde su construcción, realizada entre 1840 y 1851 por José de Nagusía con un estilo neoclásico, se alza como un espacio de trabajo utilizado en reuniones, recepciones o comparecencias, y otras actividades del Ejecutivo foral. La Dirección General de Comunicación y Relaciones Institucionales del Gobierno foral ha reanudado este mes las visitas guiadas para grupos. Además, también se ha actualizado el enlace para la visita virtual que añade las zonas reformadas.

Redacción
7 mayo, 2022

Un momento de la visita de un grupo de estudiantes en el Salón Isabelino.

Las visitas a la sede institucional están dirigidas a grupos organizados de entidades culturales, educativas o sociales y se celebran los últimos viernes de cada mes, para no interferir en la actividad ordinaria del Ejecutivo. Los horarios disponibles son tres: a las 15:30, 17:00 y 18:30 horas. Además, estas se pueden realizar en castellano o en euskera, y en grupos de 20 a 30 personas.

Las solicitudes deben presentarse, con una semana de antelación, a través del catálogo de trámites del portal navarra.es, así como del correo electrónico [email protected] o en el teléfono 848 42 71 27.

Estos recorridos por la planta noble del Palacio de Navarra, de carácter gratuito, quedaron suspendidos al comenzar la pandemia de COVID-19 en 2020. Desde su reanudación, ya han realizado la visita distintos grupos de estudiantes o de Asociaciones de jubilados y jubiladas, entre otros.

Visitas virtuales actualizadas

Respecto a la visita virtual al Palacio de Navarra, se ha actualizado el video de saludo de la Presidenta María Chivite debido al levantamiento de las restricciones derivadas de la pandemia por COVID-19 y que imposibilitaban la visita de la sede del Ejecutivo foral durante los actos del Día de Navarra en 2020 y 2021.

También, se han incorporado a esta visita digital los retratos de los tres vicepresidentes de la Diputación Foral en tiempos de la Segunda República realizados por la pintora navarra, afincada en Estados Unidos, Amaya Gurpide y que fueron presentados a finales del año pasado.

Se puede realizar el paseo virtual en 3D pinchando en los enlaces (Castellano / Euskera).

El vicepresidente Remírez acompaña a la Asociación de Jubilados de la Txantrea en su visita al Palacio.

El Palacio de Navarra

El Palacio de Navarra ha sido, desde hace 165 años, la sede de la Diputación y del Gobierno de Navarra. Desde su construcción, realizada entre 1840 y 1851 por José de Nagusía con un estilo neoclásico, es un espacio de trabajo utilizado en reuniones, recepciones o comparecencias, y otras actividades del Ejecutivo foral.

Este símbolo destacado del autogobierno de Navarra está ubicado en el centro de Pamplona / Iruña, flanqueado por la Plaza del Castillo y el Paseo de Sarasate, donde se alza el Monumento a los Fueros de Navarra.

La estancia principal del Palacio es el Salón del Trono de Navarra y en él se representan los principales episodios y personajes de la historia del Reino de Navarra. Fue decorado entre 1861 Y 1865 al estilo de los salones franceses de la época con una profusa ornamentación que comprende, además de las paredes, el techo y el suelo.

La decoración del techo del Salón del Trono tiene como motivo principal una alegoría de Navarra, representada como una matrona sentada y coronada, con palmas y laureles en su mano derecha y dirigiendo su mirada hacia el templo de la sabiduría. Esta alegoría de Navarra está rodeada de las cuatro virtudes cardinales -Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza- obra del artista navarro Miguel Ángel Azparren, quien las realizó en 1862.

En la parte más alta de sus cuatro paredes consta de una Galería de los Reyes de Navarra compuesta por 32 retratos de los monarcas que reinaron en Navarra entre los siglos VIII y XV. Asimismo, están presentes las Cadenas de Navarra, traídas por el rey Sancho VII el Fuerte como trofeo de guerra y símbolo de su victoria frente a las tropas almohades en 1212. Al igual que los bustos de ilustres personajes navarros como San Fermín y San Francisco Javier, copatronos del Reino de Navarra desde 1657.

El Trono tiene como fondo una reproducción, realizada en 1954, del Pendón de las Navas, pieza singular del arte almohade conformada por dibujos geométricos y frases del Corán, que trajo el rey de Castilla Alfonso VIII a Navarra como trofeo tras la batalla de las Navas de Tolosa.

Un grupo de visitantes posa en el Salón del Trono.

Otros espacios

No obstante, el elemento artístico de mayor valor que alberga el Palacio de Navarra se encuentra en el despacho institucional de la Presidencia. Se trata del retrato de Fernando VII (Fernando III de Navarra) realizado por Francisco de Goya y Lucientes en 1814, por encargo de la Diputación del Reino de Navarra. También esta estancia consta de un gran tapiz en su pared central que representa a Sancho VII el Fuerte en la batalla de las Navas de Tolosa, rompiendo las cadenas que rodean el campamento almohade. Elemento que fue realizado en 1950 por Vicente Pascual.

Entre otros espacios, destaca el Salón Isabelino que es la estancia que mejor conserva el ambiente decorativo original del Palacio y cuenta con tres grandes retratos: el Retrato de Isabel II niña, el Retrato de Isabel II joven, que representa a la reina de España con 16 años, y el Retrato de Fernando VII.

El Salón de Retratos es la estancia dedicada a la celebración de reuniones de trabajo y negociación, cuyas paredes exhiben una galería con los retratos de quienes han presidido la Diputación Foral y del Gobierno de Navarra, desde 1940 hasta la actualidad. Mención aparte merece la artesanía sobre cristal que abarca la decoración de las ventanas interiores de Palacio, compuestas por una colección de vidrieras emplomadas con 150 escudos de municipios de la Comunidad Foral.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top