lunes, 6 diciembre 2021

Doce localidades de Sakana y Arakil tendrán servicio de autobús

El Departamento de Cohesión Territorial ha licitado el servicio de transporte público regular de viajeros de uso general por carretera entre Pamplona­-Alsasua-Vitoria. El valor estimado del contrato, teniendo en cuenta que el plazo de duración es de cinco años, es de 4,82 millones de euros, y las empresas podrán presentar ofertas hasta el próximo 11 de octubre.

Redacción
Pamplona - 10 septiembre, 2021

ANET alertó sobre la situación de vulnerabilidad y debilidad del sector en su encuentro con el Parlamento. (Foto: archivo)

El transporte público por autobús entre Pamplona y Vitoria permitirá dar servicio a doce localidades de Sakana y Valle de Arakil que hasta ahora carecían de acceso a líneas de autobús. El Departamento de Cohesión Territorial, a través de la Dirección General de Transportes y Movilidad Sostenible, ha licitado el servicio de transporte público regular de viajeros de uso general por carretera entre Pamplona­-Alsasua-Vitoria, la cuarta que va a entrar en funcionamiento dentro del Plan Integral de Transporte Interurbano de Viajeros por Carretera (PITNA).

Según informó este viernes el Gobierno de Navarra, el servicio se ha diseñado con una visión comarcal y estructurado en cinco líneas, estableciendo Alsasua e Irurtzun como localidades de referencia desde donde conectar con Pamplona. Además, en determinados horarios dispondrá de paradas adicionales para facilitar los desplazamientos por motivos sanitarios y educativos.

El valor estimado del contrato, teniendo en cuenta que el plazo de duración es de cinco años, es de 4,82 millones de euros. El importe que deberá abonar el Ejecutivo foral es de 1,63 millones, que corresponde al presupuesto base de licitación. Las empresas interesadas pueden presentar ofertas hasta el 11 de octubre.

LAS NUEVAS LÍNEAS

La nueva concesión se ha diseñado con una visión comarcal y se estructura en cinco líneas: tres troncales en el eje Pamplona-Vitoria y un servicio a la demanda constituido por dos líneas entre Arakil-Irurtzun y Ergoiena-Alsasua, que “permitirán extender el servicio a las localidades de menor tamaño que hasta ahora carecían del mismo”: Satrustegui, Ekai, Egiarreta, Etxeberri, Urritzola, Errotz, Izurdiaga, Aizkorbe, Lizarraga, Torrano, Unanu y Lizarragabengoa. Así, las nuevas líneas conectarán poblaciones rurales con la cabecera comarcal, Irurtzun y Alsasua respectivamente, y con Pamplona a través del transbordo a las líneas troncales.

Se habilitarán ocho frecuencias para viajar entre Pamplona y Vitoria entre semana, seis los sábados y cuatro los festivos.

Así mismo, se establecerá un servicio en horario determinado para conectar con las líneas troncales en las paradas establecidas para el transbordo. Esta modalidad se dispone varias veces a la semana y a través de vehículos tipo turismo. Los usuarios deben solicitar previamente el uso del servicio y, en caso de que no se reciba ninguna solicitud, no se realiza el servicio.

En cuanto a los itinerarios troncales del nuevo servicio, se distribuyen en tres líneas: la línea Pamplona-Vitoria con paradas; la línea Pamplona-Alsasua-Vitoria con trayecto directo y semidirecto, incluyendo paradas en algunas localidades intermedias; y la línea Pamplona-Ziordia. En total, se habilitarán ocho frecuencias para viajar desde Pamplona a Vitoria de lunes a viernes, seis frecuencias los sábados y cuatro en días festivos. Por su parte, el trayecto de Vitoria a Pamplona dispondrá de las mismas frecuencias.

Además, en Pamplona se establecerán en ciertos horarios paradas en el entorno hospitalario y el campus de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) para “adecuarse a las demandas de desplazamientos por motivos sanitarios o educativos, entre otros”.

REQUERIMIENTOS

Para la prestación de los servicios regulares, se requerirán tres autobuses que deberán contar con un mínimo de cincuenta plazas, ser nuevos y cumplir las siguientes condiciones: accesibilidad para usuarios con movilidad reducida, así como información sonora sobre el servicio prestado; seguridad activa y pasiva; eficiencia medioambiental; y confort (aumento de espacios, red WiFi, conexiones USB en butacas, comodidad en asientos).

Además, se dotará a los vehículos del correspondiente equipamiento embarcado que mejorará el control de la prestación del servicio y a futuro permitirá proveer de información sobre la posición de los vehículos, tiempos de llegada a paradas, etc. Así mismo, la renovación concesional conlleva la implantación del nuevo sistema de modernización, que mejorará la información al usuario y permitirá a la Administración foral disponer de herramientas tecnológicas eficientes para velar por el correcto cumplimiento de las obligaciones contractuales.

FUTURAS CONCESIONES

Desde la Dirección General de Transportes y Movilidad Sostenible se trabaja en un nuevo mapa concesional, que pasará de las 38 concesiones actuales a nueve, según el siguiente esquema zonal: Pamplona-Soria; Pamplona-Tafalla; Pamplona-Tudela-Zaragoza; Pamplona-Alsasua-Vitoria; Pamplona-Irún; Pamplona-Estella-Logroño-San Sebastián; Pamplona-San Sebastián; Pamplona-Zona Pirineos; e Interurbano Comarca de Pamplona.

Cabe recordar que en noviembre de 2019 entró en funcionamiento la concesión del nuevo servicio de transporte público por carretera entre Pamplona y Soria. A principios del 2022 se pondrá en funcionamiento la nueva concesión del servicio entre Tafalla y Pamplona y en el segundo semestre la nueva concesión del servicio entre Pamplona, Tudela y Zaragoza.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top