sábado, 15 junio 2024

El concurso escolar que busca revertir la «alarmante» escasez de arquitectos técnicos en Navarra

Con el objetivo de concienciar sobre este problema, COAT Navarra presentó este jueves 'El Gran Concurso del Hormigón' en el salón de actos del IES Plaza de la Cruz. Se trata de un reto dirigido a los 52 centros educativos que ofertan bachillerato científico técnico en la región y que pretende encontrar al grupo que elabore el hormigón más resistente de la Comunidad foral.


Pamplona - 9 mayo, 2024 - 14:04

Varios estudiantes del IES Plaza de la Cruz elaboraron una muestra de hormigón para el concurso. (Fotos: Víctor Ruiz)

La grave emergencia habitacional que sufre el país motivará la construcción de más de dos millones de nuevas viviendas en los próximos años. Para atender a esta necesidad, se crearán 20.000 nuevos empleos incluyendo a arquitectos técnicos y otros técnicos especializados de obra. Sin embargo, «la falta de relevo generacional está provocando que solo una de cada cuatro vacantes se cubra con profesionales cualificados».

En Navarra, según indicó el Colegio Oficial de la Arquitectura Técnica de Navarra (COAT Navarra), esta realidad «es aún más evidente desde la desaparición de la Escuela de Arquitectura Técnica de la Universidad de Navarra en 2016». «La ausencia de opciones para estudiar el grado en la Comunidad foral ha propiciado que, en la última década, haya descendido considerablemente el número de navarros que optan por este grado, a pesar de que la profesión aparece en numerosos rankings estatales como una de las que mayor demanda experimentará en los próximos años», valoró la entidad.

Con el objetivo de concienciar sobre este problema, COAT Navarra presentó este jueves su iniciativa ‘El Gran Concurso del Hormigón’ en el salón de actos del IES Plaza de la Cruz, un reto dirigido a los 52 centros educativos que ofertan bachillerato científico técnico en Navarra para encontrar al grupo que elabore el hormigón más resistente del territorio. «Buscamos acercar a los estudiantes que están a punto de decidir su itinerario formativo superior una profesión no muy conocida, que goza de un salario medio superior a los 40.000 euros, un buen convenio sectorial y, por lo general, un horario laboral compatible con la conciliación familiar», explicó Jesús María Sos, presidente de COAT Navarra.

Según Ramón Lakuntza, gerente del COAT Navarra, “la profesión no ha sabido explicar su atractivo a las nuevas generaciones”. Por eso, desde su institución han diseñado este “gran reto educativo” para desafiar a los estudiantes a amasar una muestra de hormigón que posteriormente se someterá a un ensayo de compresión en un laboratorio especializado. Para ello, se utilizará una prensa de ensayo de hormigones que realiza su rotura a compresión y registra los N/mm2 a los que rompe la mezcla de hormigón y se publicará un ranking con los resultados obtenidos por todos los centros participantes.

En la presentación, Amaya Goñi, directora del IES Plaza de la Cruz, destacó la importancia de iniciativas que “despierten vocaciones” en profesiones técnicas y el esfuerzo de su centro por “tender puentes entre los alumnos y la realidad laboral”. Íñigo Cía, jefe del departamento de Tecnología y profesor de la asignatura Tecnología e Ingeniería de 1º de Bachillerato, profundizó en la misma idea. “Participar en este tipo de proyectos con otras entidades nos permite mostrarles mejor la demanda que hay fuera para que puedan elegir informados”, defendió.

UN PROCESO MUY TÉCNICO

Aunque a priori la elaboración del hormigón parte de materiales muy comunes (cemento, arena, grava y agua), la mezcla, amasado y secado es un proceso técnico, normalmente coordinado por arquitectos técnicos, que requiere cuidar al detalle las proporciones, humedad y compactación para asegurar resultados óptimos. “Solemos organizar competiciones entre nuestros colegiados con esta misma mecánica y siempre tienen mucho seguimiento. Por eso, se nos ocurrió que era una excusa divertida para llegar a los jóvenes de una forma más lúdica”, señaló Lakuntza.

De izda. a dcha., Jesús María Sos (COAT), Amaya Goñi (IES Plaza de la Cruz), Ramón Lakuntza (COAT) e Iñigo Cia (IES Plaza de la Cruz).

Jesús María Sos (COAT), Amaya Goñi (IES Plaza de la Cruz), Ramón Lakuntza (COAT) e Iñigo Cia (IES Plaza de la Cruz).

Desde la entidad han enviado kits con los soportes explicativos y los materiales a los 52 centros que ofrecen bachillerato técnico-científico en Navarra. Hasta la fecha, ya han confirmado su participación más de 40 centros en la página web del concurso, pero desde la entidad confían en implicar a la práctica totalidad de instituciones educativas de la Comunidad foral. Como incentivo, el grupo ganador optará a un viaje a Donostia-San Sebastián, incluyendo almuerzo y comida del día y visita en barco a la Isla de Santa Clara con entrada a Hondalea, el proyecto de la escultora Cristina Iglesias realizado en hormigón y bronce en el interior del faro de la isla. Además, el concurso incluye un premio especial a la creatividad, que recompensará con 350 euros al grupo o alumno que elabore el mejor vídeo, fotografía, diseño o cualquier otra creatividad relacionada con el proceso de elaboración del hormigón o la profesión de la arquitectura técnica.

Para ayudar a los alumnos en la elaboración del hormigón, la entidad ha producido un vídeo explicativo en el que, además de algunos consejos para el amasado, se muestran las actividades más frecuentes en el conjunto de la profesión y participan reconocidos arquitectos técnicos navarros como Iñaki Pérez, Luis Madrid o Miguel Goñi y obras características como El Sadar, Civican, Bodegas Aroa… “Hay pocos grados universitarios con tal versatilidad. Pocos abren las posibilidades a todos los aspectos relacionados con la edificación como la dirección de proyectos, la gestión BIM, la coordinación de equipos multidisciplinares, la creación de proyectos de rehabilitación e interiorismo, la dirección de empresas constructoras, promotoras o inmobiliarias o la sostenibilidad y eficiencia energética en edificios”, reflexionó Sos.

Los impulsores del proyecto aseguraron que la iniciativa nace con vocación de continuidad y que su objetivo es impulsarlo anualmente. “No esperábamos una acogida tan grande, con más de 40 centros en este primer año, y ya estamos pensando en ideas para hacerlo todavía más atractivo para próximas ediciones y consolidarlo como una actividad escolar conocida en Navarra”, detalló Lakuntza.

Los centros educativos deberán realizar el amasado del hormigón la semana del 6 al 12 de mayo y solicitar la recogida de las probetas, que coordinará el propio COAT la semana del 24 de mayo. El laboratorio especializado en ensayos de hormigón Labensa someterá a las probetas a un ensayo de compresión en la semana del 3 al 7 de junio y, ese mismo día, el COAT publicará la clasificación final y contactará a los ganadores.


To Top