jueves, 18 abril 2019

El embajador británico trata de tranquilizar sobre las consecuencias del Brexit

En un encuentro con empresarios de la Comunidad foral celebrado en la Cámara Navarra de Comercio e Industria, Simon Manley ha intentado transmitir, ante el escepticismo de los asistentes, un escenario menos problemático de lo que la mayoría de los analistas vaticinan.

Miguel Bidegain
Pamplona - 12 febrero, 2019

Siman Manley, embajador de Gran Bretaña, durante su intervención en la Cámara Navarra.

Siman Manley, embajador de Gran Bretaña, durante su intervención en la Cámara Navarra.

Los plazos corren y falta poco más de un mes para que se haga realidad la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea sin que por el momento se vislumbre la posibilidad de un acuerdo en el que, sin embargo, confía el embajador británico en España, Simon Manley, quien ha ofrecido una charla en la sede de la Cámara Navarra de Comercio, Industria y Servicios durante la que ha intentado transmitir, ante el escepticismo de los asistentes, un escenario menos problemático de lo que la mayoría de los analistas vaticinan.

A lo largo de su intervención Simon Manley ha lanzado mensajes tranquilizadores. Ha dicho, por ejemplo, que su país no tiene “ni intención ni interés” en establecer aranceles “porque creemos en el libre comercio” y que depende tanto de las exportaciones como de las importaciones por ser una economía abierta que quiere seguir siéndolo “porque una economía abierta es más productiva y eso crea riqueza. Somos unos grandes defensores del libre comercio –ha insistido- y eso no cambiará”. Además, ha recordado que “la declaración política que logramos con nuestros socios europeos en noviembre prevé una relación de futuro sin aranceles”.

Simon Manley: “Gran Bretaña no tiene ni intención ni interés en establecer aranceles porque creemos en el libre comercio”.

También ha tratado de calmar a quienes auguran problemas laborales para los extranjeros residentes en el Reino Unido. Si bien ha admitido que está sin definir cuál será la política migratoria inglesa tras el Brexit, el embajador ha repetido en varias ocasiones en que “no vamos a cerrar nuestras fronteras” y ha sostenido que “deseamos que los españoles que están en nuestro país se queden, queremos seguir atrayendo talento español y estamos orgullosos de su contribución, son cruciales para que podamos seguir creciendo”.

Asimismo ha mantenido que los ciudadanos británicos que residen en España mantendrán “casi todos” sus derechos “haya o no acuerdo”, y en este sentido ha aludido a la firma del convenio sobre su derecho al voto en las elecciones de mayo que también contempla la posibilidad de que puedan ser candidatos, siendo el primer acuerdo firmado con cualquier país europeo que afecta a hechos que tendrán lugar después del 29 de marzo, la fecha teórica del Brexit.

Según Manley aún es posible el acuerdo en las semanas que restan hasta esa fecha, para lo que “vamos a trabajar hasta el último minuto para lograrlo”. “Lo que queremos y buscamos es una salida con acuerdo, es lo que estamos haciendo, hablando con las instituciones europeas, con nuestros socios y los parlamentarios británicos. Queremos salir con un acuerdo ratificado por nuestro Parlamento y el Parlamento europeo”.

Simon Manley, fotografiado en la sede de Cámara Navarra.

Simon Manley, fotografiado en la sede de Cámara Navarra.

Sin embargo, y como varios de los asistentes han pedido la palabra para mostrar su incredulidad ante sus optimistas pronósticos, el diplomático inglés ha reconocido que “hay un riesgo de un salida desordenada” y que, para ello, “tenemos nuestros planes de contingencia, como tiene el Gobierno español y la Comisión Europea”, planes en los que no ha profundizado limitándose a aconsejar que se lean las recomendaciones hechas públicas tanto por su gobierno como desde La Moncloa para empresas y ciudadanos, a los que ha señalado que deben prepararse “para todas las posibilidades”. “Nadie quiere que salgamos sin acuerdo –ha reiterado-, pero hay un riesgo porque es la consecuencia de la legislación británica, que prevé nuestra salida el 29 de marzo”.

La misma idea con diferentes palabras se ha escuchado en diversos pasajes de su discurso:  “Si no hacemos nada y no hay un entendimiento entre nuestro Parlamento y el europeo saldremos sin acuerdo, pero no es nuestra prioridad, nuestra prioridad es salir con acuerdo y de una manera ordenada”. E incluso aunque se produjera el Brexit duro, Simon Manley ha recordado que existirá un periodo transitorio, hasta finales del año 2020, en el que no cambiará la situación a efectos prácticos en materia económica o sociolaboral, pero sí en el plano político porque Gran Bretaña ya no tendrá cargos en las instituciones europeas.

LA RELACIÓN CON NAVARRA

El embajador Simon Manley  ha incluido en su visión optimista la futura relación entre Navarra y Reino Unido, que es el cuarto receptor de las exportaciones de la Comunidad foral y el segundo inversor, al señalar que esperaba que en los próximos años “esta relación siga creciendo y fortaleciéndose”. Unos datos que ha justificado con el argumento de que “compramos tantos productos de Navarra porque son de calidad, sean alimentarios, coches u otros”, y “somos el segundo inversor aquí porque esta tierra tiene grandes ventajas y fortalezas en sectores como I+D o centros de innovación y tecnología en los que queremos invertir”.

Ante el hecho de que el año pasado se redujeron las ventas de Navarra al Reino Unido, algo que podría tener relación con el Brexit, el embajador lo ha puesto en duda y ha apuntado a otras posibles causas derivadas de la “complejidad de la economía” entre las que ha citado cambios en el valor de la libra “o los daños sufridos en la venta de coches diesel” fabricados por Volkswagen en Landaben y que importa su país.  Algo que, en cualquier caso, no reduce su “confianza” en “la relación comercial que tenemos con Navarra”, que espera que en los próximos años “esta relación siga creciendo y fortaleciéndose”.

“Compramos tantos productos navarros porque son de calidad, y somos el segundo inversor porque esta tierra tiene grandes ventajas y fortalezas en I+D y tecnología”

Manley ha sido presentado por el presidente de la Cámara, Javier Taberna, quien se ha declarado “fervoroso defensor de la Unión Europea”, necesaria, según sus palabras, “para mantener la estabilidad, la convivencia y también desde el punto de vista de progreso económico”.

Taberna destacó que el Reino Unido es uno de los mercados estratégicos para la economía navarra, sobre todo en los sectores de agroalimentación, automoción, renovables, salud e industrias creativas, aunque entre enero y noviembre de 2018, las exportaciones al Reino Unido descendieron un 23,9% respecto al año anterior, de 540,5 millones de euros en 2017 a 410,9 millones de euros en ese mismo periodo de 2018.Embajador de Gran Bretaña, Simon Manley.

Un total de 267 empresas navarras exportaron bienes al Reino Unido en 2018, un número también inferior al del año anterior (274). Por sectores, la alimentación supuso el 50% de la exportación en 2018, seguida de los bienes de equipo (16%) y el sector de la automoción (14%). La balanza comercial es netamente positiva para Navarra y en 2017 superó los 450 millones de euros, un 2% del PIB. “Espero que estos más de 450 millones de euros que exportamos no solo no se reduzcan, sino que crezcan”, ha señalado Taberna.

Una vez finalizada la intervención del embajador y tras responder a las preguntas de los asistentes, el agregado económico de la embajada, William Murray, ha ofrecido una sesión práctica en la que ha dado respuesta a las dudas concretas de las empresas sobre las posibles consecuencias e implicaciones del Brexit.

 

Para acceder a más noticias relacionadas con el Brexit… LEER AQUÍ.


To Top