lunes, 22 abril 2024

El granadino de 61 años que se mudará a Tudela para elaborar derivados del aguacate

Creció entre cultivos exóticos. Y, ahora, Santiago Burgos quiere vender sus tierras de Andalucía para impulsar Fruit and Food Products. Su firma, instalada en la CAT, ya ha desarrollado dos productos con aguacate, una 'mantequilla' y un dulce, que espera industrializar. Al mismo tiempo, llevará a cabo un proyecto junto a CNTA para evitar la oxidación de este fruto con el fin de elaborar salsas dirigidas al segmento 'fast food'. Por eso, según explica a Navarra Capital, ha iniciado su primera ronda de inversión y busca un socio industrial.


Pamplona - 7 marzo, 2023 - 06:00

Santiago Burgos destaca la gran acogida que su proyecto está teniendo en Navarra. (Fotos: cedida)

El abuelo de Santiago Burgos llegó a la costa granadina en las últimas décadas del siglo XIX. Allí encontró una próspera industria dedicada a la caña, que le llevó a montar una firma para la producción de alcohol y azúcar. Pero, hacia 1950, el modelo de negocio había empezado a flaquear. Con una segunda generación ya en el sector, esta familia de agricultores decidió reinventarse aprovechando las condiciones climáticas de la zona. De esta forma, se sumergió en una tendencia por entonces muy incipiente: el cultivo de frutos tropicales.

La infancia de Santiago estuvo marcada por la cosecha de chirimoyas, mangos y aguacates que crecían en terrenos a lo largo de Motril, Almuñécar y la Axarquía malagueña. «De pequeño, a los catorce, cogía el aguacate del frutero para comprobar si ya estaba hecho ‘mantequilla’. Solo era cortarlo, sacar una cucharada y untarlo en una tostada con un poco de sal. Cuando pasa tanto tiempo y experimentamos cambios grandes en la vida, solemos agarrarnos a esos recuerdos de la niñez», explica emocionado este granadino de 61 años.

Posiblemente, aquellos momentos también lo acompañaron cuando dio el salto a la capital española tras estudiar Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Granada. Allí fundó un gabinete de consultoría y trabajó como docente de Contabilidad y Economía en centros educativos. Así mismo, se formó en gestión de fincas con frutos subtropicales con el objetivo de relevar a su padre. En sus ratos libres pintaba, escribía poesía y ejercía como instructor de cruceros cuando se escapaba a Málaga.

'Mantequilla' de aguacate desarrollada por Burgos.

‘Mantequilla’ de aguacate desarrollada por Burgos.

Pero, como ya hizo su familia, decidió dar un nuevo giro a su vida a los 55 años y se mudó a Motril, donde le esperaban sus cultivos frutales. Entonces le sobrevino aquel recuerdo de la infancia y una idea emprendedora: comercializar la ‘mantequilla’ que tanto había disfrutado de pequeño. Un proyecto que materializó en junio de 2021 con la creación de la startup Fruit & Food Products.

En su primer año de andadura, la firma superó el primer reto al que se enfrentaba el producto: encontrar la fórmula exacta para emulsionar el aguacate con aceite de oliva. Un trabajo que realizó junto a Dina González, farmacéutica y «gran amiga», y la Universidad de Sevilla.

«Fue un proceso muy complejo, en el que tuvimos muchos ensayos de prueba y error. Ya cuando estábamos a punto de tirar la toalla, el consejo de un catedrático de Tecnología Alimentaria hizo que el lote número 33 del producto funcionara. Ahora, la crema es capaz de aguantar en el frigo meses sin que se dispersen los materiales», explica Santiago a Navarra Capital.

Este desarrollo tecnológico ha permitido la creación de dos productos: la propia ‘mantequilla’ y un dulce de aguacate. Así, el promotor de Fruit and Food Products empezó a frecuentar ferias, donde comprobó el interés de «varios inversores internacionales» en sus alimentos.

Así, durante el verano de 2022, empezó a buscar unas instalaciones que le permitiesen desarrollar el escalado de la producción, así como profundizar en más desarrollos alimenticios derivados del aguacate. Un proceso durante el que se topó con la Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT).

«CON LOS BRAZOS ABIERTOS»

En concreto, se puso en contacto en agosto de 2022 con la directora comercial de la sociedad pública, Isabel Violade. Y, de esta forma, fue redireccionado al Vivero de Innovación Agroalimentario que el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra (CEIN) posee en las propias instalaciones de la CAT, donde ahora dispone de una nave de 300 metros cuadrados.

Al mismo tiempo, se asoció al Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), ha recorrido ferias y eventos en los últimos meses y ha contactado con representantes del Gobierno de Navarra. Ahora, Santiago se encuentra negociando la venta de sus tierras en Andalucía para poder mudarse a la capital ribera.

«Desde el principio, las instituciones navarras me han dado mucho sin conocerme, solo porque tengo una idea y un producto. Me he encontrado con un lugar que me ha abierto los brazos y una estructura de valor bien coordinada, que pone en contacto a emprendedores con otras empresas, centros tecnológicos y universidades», valora.

LOS SIGUIENTES PASOS

El proyecto empresarial, que ya se ha ubicado en el Vivero de Innovación Agroalimentario, se encuentra sumergido en la definición del sistema productivo de sus cremas de aguacate. En concreto, espera lanzar las dos formulaciones básicas, que utilizará como «cabezas de serie», para abrir un canal de distribución dirigido al sector Horeca. Para ello, pretende acondicionar sus instalaciones con un laboratorio, una cocina industrial, cámaras de refrigeración y maquinaria «de alta tecnología» para producir entre 200 y 500 kilogramos de cremas al día con una plantilla de entre cuatro y cinco personas.

En concreto, pretende iniciar la comercialización de sus productos centrándose, sobre todo, en el sector del desayuno. Un estudio del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación destaca que la población española recuperó en 2021 la costumbre de desayunar. Un cambio en los hábitos que está propiciando el florecimiento de un sector dedicado a esta comida.

Al mismo tiempo, se encuentra explorando junto a CNTA el abordaje de un nuevo reto tecnológico: inhibir la enzima causante de la oxidación en el aguacate. «Este proyecto pretende aportar un valor muchísimo más grande a la industria porque el objetivo también es transferir ese conocimiento», incide Santiago, quien espera poder desarrollar nuevos productos en el futuro. En concreto, se centrará en la creación de salsas, un mercado global «que mueve 933 millones de euros», según datos de la consultora IRI.

Para ello, Fruit and Food Products está buscando un «socio industrial» y ha puesto en marcha este año su primera ronda de inversión con el objetivo de captar 500.000 euros. Un montante que le permitiría comercializar sus primeros productos en un plazo de cinco meses: «Voy a apostar en este último periodo de mi vida por ir a Navarra y estar allí los años que Dios quiera. Este proyecto supera con creces lo que sería el objetivo de un negocio, es decir, ganar dinero, ya que en él se cristaliza toda mi historia».

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario.


To Top