domingo, 24 octubre 2021

El Grupo Eosol multiplica por ocho su plantilla en seis años

La compañía navarra, dedicada a la ingeniería y con fuerte presencia en las renovables, nació en 2008 con vocación internacional. Ya ha trabajado en más de 45 países y ha abierto sedes en más de una decena, pero ahora busca expandirse en territorio foral. En la actualidad, cuenta con una plantilla de 480 personas, de las que 150 se encuentran en Navarra. Y solo este año, el equipo afincado en la región ha incorporado a cerca de cuarenta trabajadores, la mayoría de ellos ingenieros. Además, la firma ya ha facturado 30 millones de euros en 2021 y prevé cerrar el ejercicio con un crecimiento superior al 25 % con respecto a 2020.

Iranzu Larrasoaña
Pamplona - 7 septiembre, 2021

El Grupo Eosol está presente en 45 países y tiene delegaciones en más de diez. (Foto: Iranzu Larrasoaña)

El trasiego de jóvenes por el edificio del Grupo Eosol, ubicado en Mutilva Alta, es constante. Uno de ellos sujeta la puerta y deja paso a sus compañeros, que se adentran en las entrañas de una empresa navarra cuyas principales gráficas aparecen publicadas en la home de su website. En los últimos años, ha experimentado gran crecimiento tanto en sus ingresos como en la plantilla. Solo en 2021 ha facturado 30 millones de euros y prevé cerrar el ejercicio con un crecimiento superior al 25 % con respecto a 2020. Además, desde 2015 ha octuplicado el número de trabajadores, repartidos por infinidad de países.

Ya en el interior, Pablo Vicente, director comercial, y Álvaro Sesma, técnico del Departamento de Ingeniería, atienden a Navarra Capital. Lo hacen con ganas de hablar de su último proyecto: una instalación fotovoltaica en el Civivox San Jorge. Poco antes, el director de la compañía les ha cedido el protagonismo, por lo que son ellos los que guían la visita por unas oficinas blancas y luminosas donde hay algunos puestos vacíos. “De momento, solo el 50 % de la plantilla trabaja de forma presencial”, apunta el director comercial. Cuando se dejen atrás las medidas preventivas por la pandemia, el resto del equipo regresará a las instalaciones.

La instalación fotovoltaica del Civivox San Jorge es uno de los primeros proyectos que la firma realiza en Navarra y asienta los cimientos de su objetivo a corto plazo: volver a tener actividad en la Comunidad foral.

El Grupo Eosol ofrece servicios de ingeniería “en todas las etapas de un proyecto,” tanto de renovables como de otros sectores. Desde la fase de desarrollo, por ejemplo, en la que realiza estudios previos, hasta la ingeniería de detalle, pasando después por la construcción, que supervisa con personal desplazado al lugar.

En el ámbito de las energías renovables también participa de la operación y el mantenimiento de las plantas. Este servicio está enfocado a maximizar la producción de energía y evitar posibles averías. Por último, cuenta con una unidad, la de Automatización y Control, que monitoriza procesos productivos e industriales con un software propio. “Lo empezamos a desarrollar hace cinco años como una solución interna para el grupo, pero se ha comercializado”, puntualiza. 

LA VUELTA A NAVARRA

La pérgola de madera anexa al Civivox San Jorge todavía luce desnuda, pero será por poco tiempo. A principios de octubre comenzarán las obras para situar encima una instalación fotovoltaica de 31,7 KW, que cumplirá una triple función. Por un lado, servirá para el autoconsumo del propio centro cívico, pero también para cubrir dicha pérgola, protegiendo a quienes pasen bajo ella de las inclemencias meteorológicas, y conservarla. El Ayuntamiento de Pamplona adjudicó la semana pasada esta iniciativa a la empresa de Mutilva. 

Sesma reconoce que se trata de una instalación “más pequeñita” que otras llevadas a cabo por la compañía en los últimos años. Aun así, es uno de los primeros proyectos que la firma realiza en Navarra y asienta los cimientos del que va a ser su objetivo a corto plazo: volver a tener actividad en la Comunidad foral.

La firma nació con vocación internacional. De hecho, cuando empezó su andadura en el mundo de las renovables, llegó el cambio de regulación en España y sus responsables decidieron centrar sus esfuerzos en otros países. Así, empezaron a trabajar en Francia y, debido al éxito cosechado, optaron por saltar el charco.

Pablo Vicente: “En México hemos tenido un gran crecimiento, con una estructura local y más de 200 trabajadores”.

En concreto, pusieron en marcha proyectos en Estados Unidos, Chile y México. Precisamente, este último país se convirtió en uno de los referentes del grupo. “Allí hemos tenido un crecimiento muy grande, llegando a poner en marcha muchos proyectos y a contar con una estructura local de más de 200 trabajadores, que tuvo en su momento más relevancia que la de España”, relata Vicente. Después del boom de las renovables en el país latinoamericano, la empresa volvió a centrar sus esfuerzos en España. “En definitiva, tuvimos que salir para buscarnos la vida y ahora estamos haciendo el camino a la inversa”.

Durante todo este tiempo, el Grupo Eosol ha realizado proyectos en más de 45 países. En ellos ha trabajado con otras empresas españolas como Acciona Energía, Ingeteam, Nordex o Iberdrola. También ha abierto sedes en más de diez países. Cuando el director comercial se incorporó al equipo de Eosol hace seis años, este estaba formado por sesenta personas. “Ahora somos 480 repartidas por todo el mundo”, incide. La edad media de la plantilla es de 27 años.

“Con la vuelta de las renovables a España estamos enfocándonos en el país y, más en concreto, en la región de Navarra”, resalta Vicente. Por eso, este último año la plantilla de Pamplona también se ha visto reforzada. En la actualidad, son 150 profesionales, de los que alrededor de cuarenta son de nueva incorporación. “La mayoría de ellos son ingenieros y muchos han estudiado en la Universidad Pública de Navarra (UPNA) o la Universidad de Navarra“, atestigua Sesma. 

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top