jueves, 7 julio 2022

El ISC y Anteral diseñan las antenas del primer cohete español lanzador de satélites

El Miura 1 es un cohete reutilizable, cuyo primer vuelo está previsto para el segundo semestre de 2022. En el diseño de sus tres antenas planas, han participado el Instituto de Smart Cities de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y la empresa Anteral, 'spin-off' de la institución académica.

Redacción
Pamplona - 3 marzo, 2022

El equipo del ISC que ha participado en el proyecto. (Foto: Maite H. Mateo)

Un equipo de investigadores del Instituto de Smart Cities (ISC) de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y de la spin-off Anteral han diseñado las tres antenas planas del cohete Miura 1. Se trata del primer cohete español lanzador de satélites, cuyo vuelo está previsto en el segundo semestre de 2022. La empresa ilicitana PLD Space, responsable de Miura 1, confió en el fabricante GMV para el desarrollo de la aviónica del cohete. A su vez, este grupo encargó el diseño de las antenas a la empresa navarra Anteral. Las antenas, según subrayó la institución académica en un comunicado, “deben garantizar la comunicación constante entre el cohete y la estación de control terrestre”.

En concreto, los investigadores Íñigo Ederra, Jorge Teniente y Juan Carlos Iriarte, miembros del Grupo de Antenas de la UPNA y del ISC, participaron en el diseño y prototipado de las tres antenas que lleva el cohete. Miura 1 está concebido para alcanzar una altitud máxima de 150 kilómetros y su principal misión es trasladar al espacio satélites de pequeño tamaño, “una tipología de dispositivos en auge por el desarrollo constante de nuevas aplicaciones”.

Así, una de las antenas diseñadas “realiza funciones de telecomando y telecontrol, transmitiendo información sobre la situación del lanzado y permitiendo, desde el control, modificar los parámetros necesarios”. Otra de las antenas se encarga de monitorizar la posición del cohete mediante rastreo GPS, mientras que la tercera está destinada a situaciones de emergencia. El resultado del proyecto se materializará en el segundo semestre de 2022, fecha en la que está previsto el vuelo de prueba del lanzador.

Iñigo Ederra (ISC): “Nuestro objetivo es que, independientemente de la posición, dirección u orientación del cohete, este mantenga una comunicación ininterrumpida con la estación terrestre”.

La construcción de estas antenas, explicó Ederra, conlleva “un proceso complejo y exigente que requiere trabajar en distintos prototipos para introducir modificaciones y hacer los ajustes necesarios respecto al diseño inicial”.

Por un lado, las antenas son diseñadas “teniendo en cuenta las dimensiones, volumen y superficie disponible en el cohete Miura 1”. Además, estas “deben cubrir todas las bandas de frecuencia y garantizar en todo momento la conectividad del lanzador”.

“En los vuelos de lanzadores -detalló Ederra-, la posición con respecto a la estación de seguimiento es muy variable. Nuestro objetivo es que, independientemente de la posición, dirección u orientación del cohete, este mantenga una comunicación ininterrumpida con la estación terrestre, para lo cual es indispensable que las antenas emitan en todas las direcciones”. Las antenas, en este sentido, “deben garantizar su correcto funcionamiento en una amplia horquilla de temperaturas y mantener la fiabilidad trabajando en condiciones de vacío”.

Entra aquí para leer más sobre innovación.


To Top