lunes, 27 mayo 2024

El pergamino que recuerda las raíces del monasterio de Fitero

Corría el año 1140 cuando el rey Alfonso VII de Castilla teóricamente donó la deshabitada villa de Niencebas, donde se levantaría el monasterio de Fitero original, más tarde trasladado a un mejor emplazamiento junto al río Alhama. Hoy, una exposición del Archivo de Navarra repasa además cómo fue la incorporación de la localidad ribera al Reino de Navarra, uno de los pocos cambios territoriales que experimentó este durante la Baja Edad Media.


Pamplona - 20 octubre, 2023 - 18:33

El Archivo de Navarra expone este mes varios documentos sobre Fitero y su ingreso en el Reino de Navarra. (Foto: cedida)

Decía el psicólogo John Dewey que lo que ocurre en el pasado puede volver a vivirse en el presente. Este mes de octubre el Archivo de Navarra nos ofrece esa oportunidad, la de vivir hoy cómo fue la fundación de Fitero y cómo ingresó la localidad en el Reino de Navarra. Con motivo del 650º aniversario de esta incorporación, el archivo dedica su microexposición de octubre a exponer algunos de los documentos que custodia relacionados con este acontecimiento. Entre ellos se exhiben la donación fundacional de Alfonso VII de Castilla en 1140, el nombramiento de árbitros por Felipe III y Carlos II de Evreux y dos planos del término de Fitero y del valle del Alhama.

La campaña “650º Aniversario de la incorporación de Fitero al reino de Navarra (1373)” es una muestra de pequeño formato, de acceso libre y gratuito, que permanecerá abierta en la galería baja del Archivo de Navarra hasta el 31 de octubre, de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas. Una posibilidad perfecta para releer líneas históricas que fueron escritas presumiblemente hace casi diez siglos.

EL MONASTERIO DE FITERO

En la vega del río Alhama, muy cerca del límite histórico entre los reinos de Aragón, Castilla y Navarra, se encuentra el municipio de Fitero. La historia de esta localidad, muy unida a la de la construcción del monasterio cisterciense del mismo nombre, tiene como una de sus particularidades el hecho de haber sido incorporada al Reino de Navarra en 1373, según el Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra, constituyendo así una de las escasas modificaciones territoriales que experimentó el reino durante la Baja Edad Media.

Tradicionalmente se ha considerado que el origen del monasterio de Fitero estuvo en un grupo de eremitas o comunidad religiosa que se instaló en el monte Yerga, a la que el rey Alfonso VII de Castilla habría donado en 1140 la villa deshabitada de Niencebas. Esta se ubicaba en el actual término municipal de Alfaro. La muestra se abre con el documento de esta donación: un bello pergamino cuya autenticidad o completa exactitud hoy se cuestiona y que tiene como nota curiosa el que está fechado el 25 de octubre, pero no en una población concreta, sino “in ripa Hyberi inter Calagurram et Pharo”, es decir, “en la orilla del Ebro entre Calahorra y Alfaro”.

De lo que sí se tiene más constancia es de que en 1141 ya había sido fundado un monasterio en el mencionado lugar de Niencebas y de que el cenobio tenía por abad a Raimundo: el célebre San Raimundo de Fitero, fundador después de la Orden Militar de Calatrava. Desde esa primitiva ubicación de Niencebas, el monasterio se trasladaría después a un mejor emplazamiento junto al río Alhama, primero denominado Castellón y después Fitero, junto al que se desarrollaría la actual localidad del mismo nombre.

CONFLICTO Y SENTENCIA ARBITRAL

Ya con su ubicación definitiva, el cenobio fiterano prosperaría rápidamente siendo beneficiario, a causa de su situación fronteriza, de privilegios y concesiones tanto de monarcas castellanos como de navarros. Esta rivalidad entre Castilla y Navarra por ganar influencia sobre el monasterio desembocaría a principios del siglo XIV en un violento conflicto abierto por el control tanto de Fitero como del vecino lugar y castillo de Tudején, en la actualidad despoblado. Así, tras sucesivas ocupaciones y reocupaciones por parte de tropas navarras y castellanas, ambos reinos acordaron en 1336, previa mediación de la Santa Sede, nombrar árbitros para resolver el litigio sobre Fitero y Tudején. Sin embargo, el procedimiento arbitral se demoró años y años sin llegar a darse solución al conflicto.

De este modo, cuando en 1372 Castilla y Navarra decidieron someter al arbitraje del papa Gregorio XI y del rey Carlos V de Francia todas las diferencias fronterizas que había entre los dos reinos se volvió a incluir entre ellas la disputa sobre la pertenencia de Fitero y Tudején. Para dictar solución definitiva se comisionó al cardenal francés y legado pontificio para los reinos españoles Guido de Bolonia, quien sentenció el 3 de octubre de 1373 que Fitero y Tudején pertenecían al Reino de Navarra.

El monarca navarro, Carlos II, no tardó en solicitar llevar a efecto la decisión arbitral y en abril de 1374 nombró procuradores para reclamar su cumplimiento. Además, el 30 de agosto de ese mismo año procedió a nombrar a Pedro Sánchez de Monteagudo como alcaide del castillo de Tudején formalizando la definitiva incorporación de Fitero a Navarra. La microexposición se cierra precisamente con los documentos de este nombramiento, así como con un vistoso plano del tramo navarro del valle del Alhama.


To Top