martes, 15 junio 2021

El sector asegurador navarro genera más de 880 millones anuales en primas

En términos absolutos, la Comunidad foral es la decimocuarta que mayor volumen de negocio mueve. Pero se sitúa cuarta si las cifras se ponen en relación con su número de habitantes. En este ámbito cobran especial protagonismo los mediadores de seguros, cuya labor y cercanía son alabadas desde el Ejecutivo navarro.

Redacción
Pamplona - 9 marzo, 2020

Junta del Colegio de Mediadores de Seguros de Navarra: Rafa Martinicorena, vicepresidente; Miriam Arnedo, secretaria; María Castañeda, tesorera; Alberto Moreno, presidente; Natalia Rodríguez, vocal; y Ángel del Corro, vocal. (Fotos: cedidas)

El sector asegurador goza de músculo y arraigo en Navarra. Los datos oficiales de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) así lo atestiguan. A falta de conocer las cifras oficiales del año pasado, en 2018 la región generó 884,3 millones de euros en primas, mientras que el conjunto del país llegó a 64.377 millones (28.994 en Vida y 35.383 en No Vida). Y, aunque en términos absolutos la Comunidad foral se situó en decimocuarto lugar, fue la cuarta que mayor volumen movió en relación a su población (ver gráfico).

En esta segunda categoría, solo la superaron Madrid, Aragón y Cataluña. La primera alcanzó los 1.651,76 euros por habitante, mientras que las otras dos sumaron 1.445,30 y 1.422,20 respectivamente. Navarra, por su parte, llegó a 1.365 euros. Unos excelentes datos, obtenidos gracias al trabajo de los mediadores de seguros, entre los que figuran corredores y agentes exclusivos y vinculados, y las propias aseguradoras.

Fuentes: ICEA / INE 2018.

Fuentes: ICEA / INE 2018.

Actualmente, el Colegio de Mediadores de Seguros de Navarra está integrado por 119 profesionales y colabora con dieciséis compañías asentadas en la región, que a su vez dan empleo a unas 380 personas.

Alberto Moreno: “Gracias al trato cercano que ofrecemos, los mediadores de seguros generamos valor a los ciudadanos y a las empresas”.

Gracias al trato cercano que ofrecemos a las personas, los mediadores de seguros generamos valor a los ciudadanos y a las empresas. Durante muchos años no fuimos lo suficientemente conocidos por la sociedad, quizás porque nos faltó contar todo lo que hacemos. Pero cifras como estas permiten trazar una radiografía mucho más precisa de la importancia que tiene nuestra labor”, subraya a NavarraCapital.es Alberto Moreno, presidente del Colegio desde 2012.

Hay infinidad de datos que ayudan a visualizar esta afirmación, especialmente si se analiza la dimensión del sector a nivel nacional. De hecho, el informe ‘El mercado español de seguros en 2018’, elaborado por MAPFRE, detalla que España es el decimocuarto país con mayor volumen de primas del mundo, que suponen el 5,2 % del PIB. Una importante cifra macroeconómica que se traslada, a su vez, al ámbito microeconómico, tal y como desglosa la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa). Porque el 97 % de los hogares tiene al menos una póliza contratada; los seguros resuelven 16.000 problemas de sus clientes cada hora durante los 365 días del año; el sector destina cada año más de cien millones de euros a RSC e invierte 130.000 millones en deuda pública, que sirven para construir infraestructuras, escuelas u hospitales; sus trabajadores dedican 432.000 horas anuales a labores de voluntariado; la solidez financiera del seguro español es casi dos veces y media la exigida por la ley; gestiona ahorros de clientes por importe de 180.000 millones de euros; atiende cada año a 60.000 familias por la pérdida de un ser querido; y el seguro sanitario presta servicio a más de doce millones de personas.

Alberto Moreno: “Hoy, los ciudadanos demandan servicios y pólizas que sean cada vez más flexibles, personalizadas y especializadas”.

“Las necesidades de las personas evolucionan de manera constante. Y en los últimos años, más aún debido al impacto propiciado por las nuevas tecnologías. Hoy, los ciudadanos demandan servicios y pólizas que sean cada vez más flexibles, personalizadas y especializadas para que encajen a la perfección con lo que buscan”, profundiza Moreno.

En este ámbito, los mediadores de seguros reivindican el papel estratégico que ejercen en las vidas de las personas. Primero, porque su propia filosofía se basa, precisamente, en dar una respuesta minuciosa a lo que busca cada ciudadano. Y porque, además, son ellos quienes defienden los intereses de sus clientes en caso de siniestro o incidencia, de modo que los liberan de esa tarea y garantizan un nivel de éxito mucho mayor.

Alberto Moreno es presidente del Colegio desde 2012.

Alberto Moreno es presidente del Colegio desde 2012.

“La evolución tecnológica va acompañada, al mismo tiempo, de una demanda muy humana: un altísimo porcentaje de los ciudadanos quiere tratar con personas que tengan rostro, no con ordenadores o ‘call centers’. Prefieren recurrir a alguien que los escuche, que haga todo lo que esté en su mano para ayudarlos cuando llegue el momento del siniestro. Porque es ahí donde tienes que demostrar que pueden confiar en ti. La tecnología suma, pero el valor diferencial reside en las personas”, remata el presidente del Colegio de Mediadores de Seguros de Navarra, cuyas nuevas instalaciones, situadas en la calle pamplonesa de Julián Arteaga, ya se han inaugurado.

De hecho, el Reputation Institute remarca que la integridad del profesional o compañía es, tras la oferta, la dimensión reputacional más valorada por el público general español a la hora de contratar un seguro. Y la integridad, evidentemente, está vinculada a la ética, el compromiso y los valores, señas de identidad que marcan la actividad de los mediadores de seguros colegiados.

VALORACIÓN DEL GOBIERNO FORAL

El propio Ejecutivo navarro es consciente de la relevancia de este sector y, muy especialmente, del rol diferencial que desempeñan los mediadores de seguros dentro de él. Así lo corrobora Begoña Urrutia, directora general de Presupuestos, Patrimonio y Política Económica, que participó recientemente en una jornada promovida por el Colegio de Mediadores de Seguros de Navarra.

Begoña Urrutia (Gobierno foral): “Creo que cada vez son más los particulares que optan por dejar en manos de mediadores profesionales su protección, la de su familia y su patrimonio”.

“El tejido empresarial de nuestro país y, por extensión también el navarro, es consciente de las bondades que conlleva contar con el asesoramiento de los profesionales de la mediación a la hora de contratar sus seguros y gestionar sus riesgos. Son tiempos de dudas e inseguridades, y la labor de un profesional formado y con un buen asesoramiento detrás puede paliar esas incógnitas que al gestor de la pequeña y mediana empresa le surgen en el desarrollo de su actividad”, ensalza.

Y esta realidad no solo se aplica a las compañías, también a los ciudadanos de a pie. Por eso alaba el rol que desempeña el Colegio en este sentido: “Creo que no me equivoco si digo que cada vez son más los clientes particulares que optan por dejar en manos de mediadores profesionales su protección, la de su familia y su patrimonio. El Colegio vela por la profesionalización del sector, tratando de aportar una red de seguridad en la defensa de los intereses de sus colegiados, en su formación y en su proyección en la sociedad”.

INGRESOS PARA NAVARRA

María Castañeda, tesorera del Colegio de Mediadores de Seguros de Navarra, recuerda que los profesionales de su gremio son, además, generadores de riqueza para la región. Las comisiones que obtienen por las pólizas contratadas, igual que sucede en el caso de algunas aseguradoras domiciliadas en la Comunidad foral, “se quedan aquí”.

María Castañeda resalta que los mediadores de seguros generan riqueza para Navarra.

Castañeda resalta la riqueza que generan los mediadores de seguros.

Y no solo eso, los mediadores de seguros integran pequeñas y medianas empresas en su inmensa mayoría, de modo que apuestan por modelos empresariales sostenibles, donde se fomenta “el empleo de calidad y a largo plazo”.

“La mayoría somos empresas familiares, que damos especial importancia al bienestar personal y profesional de los equipos, a la conciliación y la igualdad. La cercanía también se extiende a las personas con las que trabajamos a diario. Es una cuestión de coherencia entre quiénes somos y lo que hacemos”, apostilla Castañeda.

Entra aquí para leer más sobre economía.


To Top