martes, 3 agosto 2021

El TSJN abre una vía para la instalación de macrogranjas ganaderas

El tribunal estimó parcialmente el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la empresa Valle de Odieta contra una resolución del Gobierno de Navarra, que en 2018 le denegó la concesión de una nueva autorización ambiental para ampliar sus instalaciones y albergar 7.200 vacas. Tras acatar la sentencia, el Ejecutivo foral apuntó que está preparando un nuevo texto para modificar la actual Ley de Sanidad Animal y "lograr así la necesaria seguridad jurídica que evite la ubicación de instalaciones de estas dimensiones".

Redacción
Pamplona - 4 enero, 2021

Tras acatar la sentencia, Desarrollo rural apuntó que "seguirá trabajando" por una ley que evite la implantación de macrogranjas en la región". (Foto: archivo)

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) estimó parcialmente el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la empresa ganadera Valle de Odieta contra una resolución del Gobierno foral, que en 2018 le denegó la concesión de una nueva autorización ambiental para ampliar sus instalaciones, con el fin de pasar de 3.450 a 7.200 cabezas de ganado. Además de anular la resolución, la sentencia reconoció el derecho de la firma al otorgamiento por parte del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de la Autorización Ambiental Integrada, y en los términos que solicitó. Estos son ampliar y construir nuevas instalaciones en la granja, y el paso a régimen termófilo de la planta de biometanización, ubicada en Caparroso.

La sentencia del TSJN concluye que la resolución del Gobierno de Navarra, en la que deniega la autorización ambiental a Valle de Odieta, no está “suficientemente argumentada”.

Tras serle notificada la sentencia, el Ejecutivo navarro acató la decisión del TSJN y señaló que “seguirá trabajando hacia un marco jurídico que regule estrictamente la ubicación de macrogranjas en Navarra”. La vía será la preparación de un nuevo texto que modifique la actual Ley de Sanidad Animal, “para lograr así la necesaria seguridad jurídica que evite la ubicación de instalaciones de estas dimensiones en la Comunidad foral”.

A su juicio, las explotaciones de gran tamaño pueden conllevar “consecuencias graves e irreparables” para el sector ganadero navarro, para el medio ambiente y para el territorio, dado su importante impacto desde el punto de vista social, económico, medioambiental y, sobre todo, sanitario”. Además, reiteró su apuesta por la “ganadería sostenible”, en línea con las estrategias europeas De la Granja a la Mesa y de defensa de la biodiversidad. Ambas implican que el sector agrario debe “basarse en producciones cada vez más sostenibles, un modelo contrario a las explotaciones de gran tamaño, algo que también comparten las organizaciones agrarias que representan al sector en Navarra”.

La sentencia del TSJN concluyó que la resolución dictada en 2018 por la entonces Dirección General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, en la que se denegaba la autorización ambiental a la empresa de Caparroso, no está “suficientemente argumentada”, ya que se basa en la existencia de “irregularidades constantes” en el funcionamiento de la actividad: “A juicio del tribunal, estas no son fundamento suficiente para apreciar un incuestionable e inminente riesgo medioambiental, algo que excede absolutamente el margen de apreciación técnica”. Desde 20210, Valle de Odieta opera en Caparroso con autorización ambiental para su granja de vacuno de leche y planta de biometanización, con un total autorizado de 3.450 cabezas de ganado.

Entra aquí para saber más sobre el sector agroalimentario en Navarra.


To Top