martes, 16 agosto 2022

El turismo nacional gana terreno en estos Sanfermines

Los hoteles del centro de Pamplona esperan llegar a un 98 % de ocupación en los días 6 y 7 de julio, mientras que los de la Comarca prevén alcanzar el 90 %. Y, de cara al fin de semana, los alojamientos confían en rondar el 95 %. El sector cree que en estas fiestas incluso se pueden lograr cifras "algo superiores" a las de 2019, con un mayor protagonismo del turista nacional frente al procedente de otros países. Además, el vermú y el tardeo parecen consolidarse en detrimento de la noche, ya que los bares y restaurantes acumulan muchas más reservas para almuerzos y comidas que para cenas.

Cristina Mogna
Pamplona - 6 julio, 2022

Después de dos años sin fiestas, Pamplona volvió a celebrar a lo grande el inicio de los Sanfermines. (Foto: Eduardo Sanz)

Tras más de dos años de restricciones cambiantes, nuevas olas de contagios por Covid-19 y cierres perimetrales, el sector hostelero se enfrenta por fin a un panorama esperanzador durante estos Sanfermines. En 2021, las proyecciones de ocupación para estas fechas en los alojamientos de la capital navarra apenas oscilaba “entre el 40 y el 60 %” debido a la cancelación de las fiestas. En este ejercicio, por el contrario, la previsión para los días 6 y 7 de julio ha pasado a ser “del 98 % en los hoteles del centro y de cerca del 90 % en el resto de la Comarca”. Así lo explicó a este medio Sara Martínez, presidenta de la Asociación de Hoteles de Pamplona.

Las cifras actuales reflejan que la hostelería está recuperando “sin duda” el ritmo prepandémico, llegando incluso a superar ligeramente los niveles de 2019. “En cuanto a porcentajes de ocupación y precios medios, me atrevería a decir que estamos incluso un pelín mejor que antes de la irrupción del Covid-19”, apuntó. Un pronóstico que, para Nacho Calvo, secretario general de la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra (AEHN), también puede extrapolarse a la restauración. “La previsión que tenemos es que el volumen de actividad sea bueno e incluso algo superior a 2019, pero la situación cambia día a día porque muchas personas actúan por impulso”, detalló.

Sara Martínez (Asociación de Hoteles de Pamplona): “Para el fin de semana, los hoteles estarán prácticamente llenos y alcanzarán aproximadamente un 95 % de ocupación”.

De cara al próximo fin de semana, añadió Martínez, los hoteles de Pamplona estarán “prácticamente llenos” y alcanzarán “aproximadamente un 95 %” de ocupación. Después, desde el 10 al 13 de julio, se esperan cifras de “entre el 80 y el 90 %” para descender al 60 % el 14 de julio.

Atrás quedaron, eso sí, aquellos años de “llenos totales” en todos los días de las fiestas. Pero esa tendencia, apostilló la presidenta de la Asociación Hoteles de Pamplona -adscrita a su vez a la AEHN-, ya se produjo en 2019, “cuando quedaron plazas disponibles, y se vuelve a constatar este año”.

El patrón en la ocupación hotelera vuelve a repetirse, pero no tanto el perfil de los usuarios que pernoctan en la ciudad. Si en años anteriores “destacaban los clientes procedentes de Estados Unidos, Australia y México“, la coyuntura social y geopolítica ha dado paso en 2022 a un “mayor protagonismo” del turismo nacional. “Por lo que nos cuenta un turoperador americano, las ventas se frenaron cuando estalló la guerra en Ucrania y luego han ido muy de poquito a poquito. De hecho, en muchos hoteles que antes alojaban a un 80 % de internacionales y a un 20 % de nacionales, la tendencia se ha revertido”, reveló Martínez.

Nacho Calvo (AEHN): “Ahora se toman más pinchos y fritos pero menos copas, que era donde más se ganaba”.

Otro de los hábitos de consumo que vuelve a darse durante estas fiestas es la preferencia por el vermú y el tardeo frente a la noche. “Las reservas de almuerzos y comidas van bastante bien, pero bajan en las cenas. Desde hace un tiempo, la gente sale mucho más de día cuando antes no era así, ya que había juerga hasta las 5:00 o 6:00 de la mañana”, puntualizó Calvo. Actualmente, en cambio, “muchos bares ya optan por cerrar entre las 12:00 y las 2:00 de la madrugada” para adecuarse mejor a “otro tipo” de clientela: “Ahora hay menos volumen de gente, es más tranquilo y se consume más en vidrio. Además, se toman más pinchos y fritos pero menos copas, que era donde más se ganaba”.

OCUPACIÓN EN EL TURISMO RURAL

Beatriz Huarte, secretaria general de la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (Anapeh), también compartía esta percepción: “Estamos prácticamente completos para almuerzos y comidas hasta el domingo en el centro de la ciudad, pero para cenar todavía hay disponibilidad”. En su opinión, “la caída de la noche se ha visto acentuada tras (la llegada de) la pandemia” y la celebración de las fiestas no supondrá una excepción. “Imagino que la tendencia se repetirá porque en los últimos años de Sanfermines ya fue así”, remató.

Beatriz Huarte (Anapeh): “Hasta el domingo, estamos prácticamente completos para almuerzos y comidas en el centro de la ciudad”.

Más compleja es la situación de los alojamientos rurales de la Comunidad. La Federación de Turismo Rural de Navarra estima que el fuego en distintos puntos de la geografía foral ha producido cancelaciones en el 19 % de sus establecimientos asociados, así como “una ralentización de nuevas reservas”.

Así, durante junio de este año el 45,5 % de los alojamientos rurales pertenecientes al colectivo alcanzaron un nivel de ocupación de “entre el 30 % y el 60 %”, mientras que un 30 % registró “entre un 60 % y un 90 %”.

La previsión para julio se sitúa entre el 60 y el 90 %, “aumentando en la última quincena, cuando el 20 % de los alojamientos roza el 100 % y el resto oscila entre el 60 y el 90 %”. Agosto se perfila como un mes de mayor actividad, en el que “la mitad de los establecimientos rozarán el 100 % en la primera quincena”, aunque en el resto de los días “se prevé entre un 60 y un 90 % de ocupación por el momento”.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top