martes, 24 noviembre 2020

Empresas navarras valoran renunciar a los ERTE para poder despedir

La crisis se está alargando más tiempo del previsto inicialmente, cuando los expedientes se extendieron como medida provisional para mantener el empleo. Y hay empresas que empiezan a temer seriamente por su futuro. Por eso, sus responsables se plantean dejar de acogerse a los ERTE o no solicitarlos para no verse “atados” si la situación se prolonga y deben acometer recortes próximamente en sus plantillas. Así lo manifiestan a este medio desde CCOO Navarra y UGT Navarra.

Cristina Catalán | Irene Guerrero
Pamplona - 13 noviembre, 2020

Más de cuatro millones de españoles han mantenido su trabajo gracias a los ERTE. (Foto: archivo)

Chechu Rodríguez, secretario general de CCOO Navarra, y Marisol Vicente, secretaria de política sindical de UGT Navarra, se muestran preocupados ante una amenaza que sobrevuela tanto al conjunto del país como a la propia Comunidad foral, y de la que ya se han hecho eco organizaciones nacionales como Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) o la Federación Nacional de Organizaciones de Autónomos (ATA), entre otras.

Según apuntan ambos líderes sindicales a NavarraCapital.es, hay empresas en la Comunidad foral que están estudiando dejar de acogerse a las bonificaciones de los ERTE al no poder hacer frente a sus gastos de personal si la crisis actual se prolonga en el tiempo. O, lo que es lo mismo, que se están planteando reducir sus plantillas, aunque tengan que renunciar a los beneficios de los expedientes. Los agentes sociales no poseen cifras concretas de las compañías afectadas para ilustrar la magnitud de este problema, pero sí han mantenido conversaciones al respecto. “Hay que evitar que los ERTE se conviertan en ERE, y con ello, en despidos”, destaca Rodríguez.

El Banco de España ya advirtió este jueves de que la eficacia de los ERTE puede verse mermada si la situación se extiende en exceso. Óscar Arce, su director general de Economía y Estadística, resaltó en un foro organizado por El Norte de Castilla que los expedientes “han permitido mantener un elevado número de relaciones laborales durante la crisis”. Pero, al mismo tiempo, dejó claro que para superar la segunda oleada harán falta reestructuraciones sectoriales y de las propias compañías, que eviten “la descapitalización de los trabajadores suspendidos”Cepyme, directamente, aconsejó a las pequeñas y medianas empresas a que empiecen a ajustar gastos.

Marisol Vicente (UGT): “Existen empresas que se están planteando no volver acogerse a las bonificaciones porque no quieren verse encorsetadas a la hora de que necesiten despedir”.

La normativa establece que las empresas afectadas por el Covid-19 tienen la posibilidad de acogerse a distintos tipos de ERTE y a sus bonificaciones, como la exoneración del pago de un porcentaje de las cotizaciones a la Seguridad Social. En contrapartida, y a grandes rasgos, una vez terminado el ERTE no pueden realizar despidos durante los seis meses posteriores. Y, ahora, esa condición se está convirtiendo en un problema.

“Al principio de la crisis, valoramos muy bien esta medida para mantener el empleo. Entendíamos que la situación se podría recuperar durante esos seis meses tras el fin de los ERTE porque la crisis habría terminado”, indicó Marisol Vicente.

Más de cuatro millones de españoles han conservado sus empleos gracias a esta medida. Pero el tiempo pasa y nadie termina de ver una fecha cercana para la recuperación. “La sensación que tenemos tras hablar con varios empresarios es que, de momento, los ERTE que están en curso continuarán hasta que finalice la normativa. Pero tenemos constancia de que hay empresas que se plantean no volver acogerse a las bonificaciones porque no quieren verse encorsetadas a la hora de que necesiten despedir”, añade la secretaria de política sindical de UGT Navarra. Además, atestigua que algunas compañías están devolviendo a la Seguridad Social el dinero ahorrado durante estos meses con la exoneración en las cotizaciones de sus empleados, ya que no pueden esperar al plazo debido para despedir. Otras, en cambio, solo están estudiando esta posibilidad por el momento.

Chechu Rodríguez (CCOO): “Sería una mala noticia para el empleo y debería solventarse con medidas sociales, con apoyo económico por parte de las instituciones”.

Según señala Rodríguez, durante el mes de octubre y noviembre se han contabilizado algo más de mil peticiones para nuevos ERTE, la mayoría por fuerza mayor. Y, precisamente, la cifra es inferior a la que el sindicato esperaba dadas las nuevas restricciones aplicadas a la hostelería y el comercio durante las últimas semanas.

En este sentido, el líder de CCOO Navarra lamenta que no haya más ayudas a las compañías para que puedan contener sus gastos: “Este problema debería solventarse con medidas sociales, con apoyo económico por parte de las instituciones a los sectores más perjudicados”. 

Por el momento, desde el Gobierno de Navarra prefieren no hacer valoraciones al respecto por prudencia, ya que no disponen todavía de datos concretos para hacer un análisis preciso de la situación en este sentido.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra.


To Top