viernes, 20 julio 2018

Hombre, de más de 40 años y sin asalariados: el perfil del autónomo navarro

En la Comunidad foral, el 56,3% de los autónomos son personas físicas, frente al 43,7% que están constituidos como autónomos societarios

Belén Armendáriz
Pamplona - 3 abril, 2018

El relevo generacional y  su jubilación se plantean como los grandes retos de unos profesionales por cuenta propia de Navarra.

El relevo generacional y su jubilación se plantean como los grandes retos de unos profesionales por cuenta propia de Navarra.

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social reflejaba a finales de año la existencia de 47.631 autónomos en Navarra. De ellos, casi seis de cada diez eran personas físicas, 26.826 en total. Desgranar todos esos datos, centrándose precisamente en las personas físicas y no tanto en los autónomos societarios, permite perfilar el que es, a día de hoy, el autónomo tipo en Navarra. Así lo ha hecho las dos asociaciones de autónomos de Navarra, ATA y UPTA.

El autónomo de la Comunidad foral es, en términos generales, un hombre, de más de 40 años (y que en muchos casos supera los 55), que no tiene asalariados y que se dedica al sector servicios. Puede presumir, además, de que su negocio lleve más de cinco años funcionando. Así lo define Juan Carlos Equiza, presidente de ATA Navarra, para quien, sin embargo, lo interesante es ir más allá y ver la evolución y los cambios que se han producido en los últimos años.

Partiendo de esta base, lo cierto es que estos datos globales encubren otras realidades. Para empezar, una paulatina caída de los autónomos persona física, que han descendido un 2,2% en doce meses, con 613 afilados menos. La reducción ha afectado tanto a hombres como a mujeres, según un informe elaborado por ATA. En el primer caso ha caído un 2,6% y en el segundo, un 1,4%. En total, a finales de 2017 había en Navarra 17.695 hombres autónomos y 9.131 mujeres, lo que supone un 66% y un 34% respectivamente.

Navarra cierra el año 2017 con un total de 35.732 desempleados, tras la subida de 511 personas de diciembre.

Frente a ellos, los autónomos societarios han crecido este último año en medio millar, hasta los 20.805. “Están integrados en sociedades mercantiles, cooperativas y otras entidades societarias, colaboradores familiares y están registrados en algún colectivo especial de trabajadores”, explica Natalia Moriones, responsable de UPTA Navarra. Sólo entre enero y septiembre de 2017 se habían constituido 80 cooperativas, la mayoría (57) en el sector servicios, cuando en las mismas fechas de 2016 fueron 60, añade. No obstante, en número de socios, los datos fueron peores este último ejercicio: 204 frente a 391 de un año antes.

Los autónomos persona física han caído en 613 afiliados y los societarios han crecido en 500

NEGOCIOS MÁS CONSOLIDADOS Y AUTÓNOMOS MÁS MAYORES

Atendiendo a la edad, el régimen de autónomos no parece especialmente atractivo para los jóvenes. Los menores de 25 años apenas suponen un 1,3% del total y los que tienen entre 25 y 39 sólo superan ligeramente el 21%. Son los autónomos entre 40 y 54 años los que copan las estadísticas. Suponen prácticamente la mitad de los autónomos: 12.589, lo que representa el 47% del total. Les siguen, de cerca, los mayores de 55 años, que representan el 30,5% de los autónomos personas físicas, con 8.189 afiliados a finales de año. Precisamente es solamente esta franja de edad la que ha crecido en el último año, con 120 autónomos más.  Esto tiene una lectura positiva: el negocio marcha. De hecho, entre los pequeños datos positivos que dejan las estadísticas es que aumenta la longevidad de los negocios. Aunque lo cierto es que no afecta a todos por igual.

El número de ocupados en Navarra ha aumentado en 1.100 personas en el cuarto trimestre de 2017

Los peores índices de permanencia se dan entre los negocios con menos de un año de antigüedad. Los datos recogidos por ATA reflejan que entre 2016 y 2017 un total de 312 autónomos se dieron de baja antes de cumplir el año. Supone una pérdida del 10,2% entre los que llevaban menos de seis meses y del 9,9% entre los que llevaban de 6 a 11 meses afiliados. Frente a ellos, se han incrementado un 7,7% los autónomos que se dieron de alta hace más de tres años. “Es un síntoma de consolidación”, incide Juan Carlos Equiza. “Hay que tener en cuenta que el 75% de los autónomos tiene más de tres años de antigüedad y, de ellos, el 64,9% tiene más de cinco años… Es una buena noticia”, añade.

El 64,9% de los autónomos lleva más de 5 años de alta y el 93,3% se dedica en exclusiva a su negocio

AUMENTA LA PLURIACTIVIDAD Y LAS ACTIVIDADES PROFESIONALES

Lo cierto es que la inmensa mayoría de los autónomos se dedica en exclusiva a su negocio. Así lo hace un 93,3% de los afiliados, pero mientras estos descienden, aumentan los que compaginan su actividad con otra. A finales de año apenas eran 1.791 autónomos en esta situación, un 6,7% del total, pero han crecido un 3,2% con respecto a un año antes. Una forma de intentar garantizar unos ingresos en caso de que el negocio iniciado no funcione como debiera.

Natalia Moriones, Secretaria general UPTA NavarraPero, ¿a qué se dedican los autónomos? Pues, principalmente al sector servicios. Casi siete de cada diez autónomos trabaja en este sector. Comercio y hostelería acaparan la mayor parte. Le sigue la agricultura, con el 16,3% de los afiliados y, después, la construcción, con un 12,1%. Sin embargo, ATA ha percibido algunos cambios recientemente. “Hemos detectado que caen los sectores tradiciones y, por el contrario, aumentan las actividades profesionales”, asegura Equiza. Para UPTA Navarra, la situación es crítica en algunos de ellos: “El comercio minorista en nuestra comunidad tiene un serio problema de supervivencia. No podemos continuar con la deriva que ha llevado al cierre de 214 comercios en el último año. Hay que luchar activamente para dotar al comercio de proximidad de mayores recursos para que sean más competitivos y atractivos, para que se adapte a las nuevas tendencias de consumo”, aboga Natalia Moriones.

Con datos referidos a este último mes de enero, la responsable de UPTA Navarra resalta que se han registrado 46 bajas de autónomos en comercio y otras 20 en hostelería. “Ha sido un descalabro en todos los sectores, pero más en estos dos. El siguiente es construcción, con 17 bajas”, añade.

Dada esta situación, no es difícil pensar que la mayoría de los autónomos, un 83%, no tiene ni se plantea tener asalariados a su cargo. Sólo 4.477 de los 26.826 afilados los tienen, pero la buena noticia es que han aumentado un 1,6% en un año, frente al descenso del 2,9% de los que no tienen trabajadores. “Es un síntoma de que el autónomo no sólo es autoempleo, también genera empleo”, resalta el presidente de ATA Navarra. El incremento aún es mínimo, pero es un paso hacia adelante.

RETOS DE FUTURO

Autónomos BARKOSLa batalla para las asociaciones de autónomos está ahora en el futuro, en la jubilación y el relevo generacional de estos trabajadores por cuenta propia. Por un lado, desde UPTA Navarra reclaman “analizar en profundidad” las políticas de apoyo al autónomo “para contrarrestar el mal comportamiento de la afiliación a la Seguridad Social” de este colectivo.

Por otro, Juan Carlos Equiza, de ATA, reclama a los afiliados al RETA más “concienciación” sobre el futuro de sus pensiones. “Hay que concienciar y hablar, porque lo cierto es que el 76,6% de los autónomos cotizan por la base mínima y eso tendrá sus consecuencias en la pensión de jubilación”.

Los datos del último año reflejan, a modo de esperanza, una caída del 1,2% entre estos afiliados y, por contra, un aumento del 2,7% entre los que cotizan hasta 1,5 veces la base mínima. El problema es que todavía son pocos. Apenas 1.515 de los 26.826 afiliados.

Para acceder a más información sobre autónomos … LEER AQUÍ.


To Top