lunes, 24 febrero 2020

Innovación social, hacia una economía transformadora

El autor analiza las principales iniciativas que se están desarrollando en Navarra dentro de este ámbito, con las que se fomentan "la participación ciudadana y la economía local". Así mismo, explica los cambios que la economía circular ha generado dentro de la Fundación Varazdin.

Redacción
Pamplona - 23 diciembre, 2019

Eduardo Caro.

Eduardo Jiménez Caro.

La Comisión Europea, enmarcada en su Estrategia Europa 2020, lanzó hace nueve años  la iniciativa emblemática “Unión por la Innovación”, en la que la “apuesta por la innovación social”  se menciona como elemento clave. Dicha iniciativa define el  concepto de innovación social así: “Consiste en encontrar nuevas formas de satisfacer las necesidades  sociales, que no están adecuadamente cubiertas por el mercado o el sector público… o en  producir los cambios de comportamiento necesarios para resolver los grandes retos de la sociedad, capacitando a la ciudadanía y generando nuevas relaciones sociales y nuevos modelos de colaboración. Son, por tanto, al mismo tiempo innovadoras en sí mismas y útiles para capacitar a la sociedad a innovar…”  (Innovation Union, European Commission, 2010/10/6).

La participación, la acción y el equipo en red son los valores que impulsa el plan estratégico lanzado aquí en Navarra por la Unidad de Innovación Social, iniciativa del Departamento de Desarrollo Económico del Gobierno foral. Proyectos modelo que se está desarrollando ahora mismo en nuestra comunidad hay muchos, variados y diversos: recuperación del plástico agrícola con empleo inclusivo, diseño y proyecto piloto de viviendas compartidas para mayores (lo que se conoce como co-housing), innovación en industria 4.0 desde el punto de vista del/la trabajador/a, desarrollo de snacks infantiles saludables con empleo inclusivo, metodologías para potenciar la innovación social en las empresas…

“La participación, la acción y el equipo en red son los valores que impulsa el plan estratégico lanzado en Navarra por la Unidad de Innovación Social, iniciativa del Gobierno foral”.

En este contexto de cambio y de economía transformadora centrada en las personas, Varazdin, como centro de inclusión social y laboral, aporta su valor gestionando los pedidos de la vajilla reutilizable empleada en 336 eventos solo en 2019, evitando el uso de medio millón de piezas de plástico de usar y tirar. Una iniciativa del Gobierno de Navarra, a través del Consorcio de Residuos, y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. Ambas entidades ponen esta vajilla de plástico, loza y acero inoxidable a disposición de entidades y asociaciones para todo tipo de eventos populares. Entre enero y octubre de este año, más de 50.000 personas han hecho uso de la vajilla reutilizable. Como una imagen vale más que mil palabras, todas estas piezas de vajilla colocadas en fila hubieran sumado una hilera de más de 80 kilómetros, el equivalente a la distancia entre Pamplona y Castejón.

La economía circular y /o innovación social han propiciado un cambio transformador en Varazdin, empresa de inserción sociolaboral sin ánimo de lucro reconocida por el Gobierno de Navarra desde el año 2000, que en la actualidad cuenta con una plantilla de 75 trabajadoras/es. Es una gran oportunidad para fomentar la participación ciudadana y la economía local. Reducir la huella ecológica y la generación de residuos y fundamentalmente el servicio se anticipa a la futura prohibición de la venta de platos, vasos, tazas, bandejas alimentarias y otros utensilios similares de un solo uso, que se regula en la Ley Foral 14/2018 de Residuos y su Fiscalidad. Esta línea de actividad es innovadora, con proyección de futuro, escalable y un ejemplo de buenas práctica de lo que se viene a denominar economía circular.

“Reducir la huella ecológica y la generación de residuos se anticipa a la prohibición de la venta de platos, vasos, tazas, bandejas alimentarias y otros utensilios similares de un solo uso”.

Nuevos servicios que afianzan el objetivo de facilitar la inserción socio-laboral de personas con diversidad funcional y que se encuentran en situación o riesgo de exclusión social. Estas personas suelen tener una baja empleabilidad y escasas competencias personales y profesionales: nula experiencia laboral, falta de formación específica o de oficio, largos periodos de desempleo, antecedentes problemáticos en sus trayectorias vitales (problemas de adicciones, salud mental, periodos de reclusión en instituciones penitenciarias, discapacidades no reconocidas, personas sin hogar, etc).

Para revertir esta situación, Fundación Varazdin desarrolla distintas actividades productivas y presta servicios a más de un centenar de instituciones, empresas y particulares, creando enclaves seguros o unidades de trabajo protegidos. Las actividades que realizamos están orientadas a favorecer una economía socialmente sostenible desde el punto de vista del medio, de la inclusión social y de la razonabilidad económica de los proyectos que ejecutamos.

Eduardo Jiménez Caro
Director gerente
Fundación Varazdin

Entra aquí para acceder a más opiniones de expertos.


To Top