viernes, 12 abril 2024

Innovación Social: una mirada desde la cultura

Partiendo la necesidad de dar respuesta a los desafíos globales recogidos en los 17 ODS, la autora aporta cuatro claves que, a su juicio, pueden contribuir a la transformación sostenible del ecosistema empresarial actual. Y, en este sentido, apuesta por la Innovación Social aplicada a la cultura organizacional como una herramienta que anime a asumir riesgos y promueva una sociedad "más abierta a nuevos productos y servicios".


Pamplona - 7 febrero, 2022 - 06:00

María Eugenia Clouet.

En el siglo XXI, tanto la cultura como la innovación se constituyen como activos intangibles clave que conducen a una mayor adaptabilidad y son relevantes para que las empresas obtengan ventajas competitivas sostenidas.

La Innovación Social (IS) puede darnos algunas pistas para que, como humanidad, encontremos la forma de dar respuesta a los desafíos globales más urgentes recogidos en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) impulsados por las Naciones Unidas.

En este sentido, quisiera compartir algunas ideas sobre la IS desde la cultura organizacional y su importancia, no solo en el desarrollo e implantación de la IS, sino como elemento clave para transformar el ecosistema empresarial tradicional hacia uno más sostenible.

1. Cultura de comunicación y discusión. Resulta fundamental contar con una cultura adecuada porque las soluciones a los desafíos sociales o ambientales surgen a través del debate entre muchos actores. A diferencia de los empresarios tradicionales que se focalizan en el control, las innovaciones sociales -o quienes promueven este tipo de innovaciones una vez que surge la idea- se enfocan en empoderar a otros (usuarios, socios, beneficiarios).

2. Cultura con un horizonte internacional. Existe una necesidad de contar con una cultura con un horizonte internacional, más en los tiempos de globalización que vivimos. Sí, porque la mayoría de los desafíos no son específicos de una región o país, sino que existen -con diferencias- en todo el mundo.

“Es importante que la sociedad acepte que una iniciativa de IS que resuelva un problema local pueda provenir del otro lado del mundo”.

Hoy más que nunca necesitamos que quienes impulsan innovaciones sociales piensen y actúen globalmente desde el principio y que no se limiten al entorno local. Digo esto porque un horizonte internacional multiplica el tamaño potencial del mercado y el impacto social creado.

Asimismo, permite identificar nuevas alianzas capaces de potenciar y escalar el impacto, encontrar nuevas oportunidades de mercado y financiación. Pero no solo eso, porque también es importante que la sociedad y su cultura imperante se vuelvan más abiertas internacionalmente. Es decir, que la sociedad esté dispuesta a aceptar que una iniciativa de IS que resuelva un problema local pueda provenir del otro lado del mundo.

3. Sociedad participativa y abierta a la colaboración. Para el desarrollo e implementación de iniciativas de IS es crucial que haya un alto nivel de participación. También durante el proceso de compra de los productos o servicios dinamizados por las actividades de IS que involucran a muchas partes interesadas diferentes, y no solamente a las personas afectadas por el problema o necesidad que se busca atender.

4. Modelo de ecosistema empresarial tradicional: Es imperiosa la necesidad de actualizar los ecosistemas empresariales tradicionales con respecto al papel de la sensibilidad social y la ética. No por una cuestión “marketiniana”, sino de fondo. Es preciso reflexionar sobre el impacto que generamos, no solo desde nuestra actividad sino también desde la manera en la que gestionamos nuestras organizaciones. La sensibilidad social y la ética son cruciales no solo para la sociedad sino también para el innovador social mismo.

Necesitamos resetearnos, empezar a pensar en clave de impacto y sostenibilidad, estimular una cultura en la que las personas estén dispuestas a asumir riesgos, promover en la sociedad una cultura más abierta a nuevos productos y servicios porque la mejor innovación no tiene sentido si no se adquiere y utiliza.

María Eugenia Clouet
Cultura Organizacional para la Innovación Social

Entra aquí para leer más artículos de opinión.


To Top