sábado, 16 octubre 2021

Inspiración y gestión del estrés, claves para el liderazgo postcoronavirus

Rusia y Gran Bretaña han sido los primeros países en empezar la vacunación de sus poblaciones. Y, en España, 20 millones de personas estarán inmunizadas para junio, según el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El escenario económico ha cambiado para bien ante este cúmulo de informaciones. ¿Qué deberes y retos deberemos afrontar a título individual o como empresa de ahora en adelante? ¿Cuál puede ser la hoja de ruta que marque nuestro proceso de crecimiento en un entorno complejo y cambiante como el que nos espera? Lo analizamos con Joseba Pérez, CEO de LORTU, empresa de servicios de ‘coaching’ empresarial y ejecutivo.

Jesús Jiménez
Pamplona - 21 diciembre, 2020

Para Joseba Pérez, es tiempo de comprometerse con la transformación, empezando por uno mismo. (Foto: Víctor Ruiz)

Como bien apuntó en NavarraCapital.es el consultor internacional y exministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, “lo peor del Covid-19 ya pasó en el segundo trimestre”. A partir de ahora, con el inicio de la vacunación de la ciudadanía, se abre un nuevo escenario lleno de retos y deberes en el ámbito individual como en el de la empresa.

Así, por ejemplo, un reciente estudio (septiembre 2020) del Future for Work Institute, realizado en colaboración con Ernst & Young, señala que el reciclaje profesional será prioritario para las empresas. En concreto, antes de la pandemia este asunto únicamente interesaba a dos de cada diez organizaciones. Pero, en 2022, pasará a ser una cuestión fundamental para seis de cada diez.

Para 2022, el reciclaje profesional será prioritario para seis de cada diez empresas, según un estudio del Future for Work Institute en colaboración con EY.

Algo similar ocurrirá con los procesos de atracción de nuevos profesionales. Según los autores del citado informe, la gestión de nuevos talentos será importante para un 41 % de las compañías frente al 26 % que lo citaba justo antes de la irrupción del Covid-19. Por tanto, las organizaciones han percibido cómo en el mundo postcoronavirus deberán enfrentarse a nuevos problemas, más complejos. Y, para resolverlos, necesitarán perfiles con “capacidades duraderas” como creatividad, recopilación, evaluación y análisis de información, trabajo en equipo y habilidades de formación y ‘coaching’. “Justo las más difíciles de conseguir en el mercado y que requieren un mayor esfuerzo frente a las tareas repetitivas, estandarizadas o que precisan de fuerza física, que se sitúan en claro retroceso”, concluye el documento.

Por ello, las preguntas que hay que plantearse ante este nuevo escenario debieran ser: ¿Qué deberes y retos deberemos afrontar a título individual o como empresa de ahora en adelante? ¿Cuál puede ser la hoja de ruta que marque nuestro proceso de crecimiento en un entorno complejo y cambiante como el que nos espera?  Para Joseba Pérez, CEO de de LORTU, empresa especializada en coaching empresarial y ejecutivo estas cuestiones demuestran que habrá un nivel de exigencia “diferente”. Será necesario, por tanto, un nuevo tipo de líder “al que se le pedirá inspirar y, también, saber manejar el estrés propio y con sus compañeros dentro de la organización”.

En este cambio, la clave será el componente emocional. “Si hasta ahora se ponía el foco en temas de productividad o en la consecución de resultados económicos ahora todo girará en torno a las personas, justo el factor que hasta ahora menos se ha trabajado”. Todo ello en un contexto de mayor dificultad e incertidumbre porque, como bien recuerda Pérez, “tus próximas opciones de desarrollo personal y profesional pueden ser varias y no  depender de una sola que sea la correcta”. ¿Qué hacer entonces? Según el CEO de LORTU, “tomar aquellas decisiones y acciones que dependan de ti, siendo responsable y consciente de que debes llevar a cabo eso que hayas elegido libremente”.

EL FUTURO EN NUESTRAS MANOS

No obstante, “nadie nos ha enseñado cómo aprender a llevar a cabo ese proceso”, agrega. Por este motivo, defiende que “no es tiempo de buscar culpables ni de poner parches, sino de aportar soluciones y comprometerse con la transformación empezando por nosotros mismos”. A tal fin, propone una serie de hitos para esa hoja de ruta que debería marcar tanto el crecimiento individual como el empresarial en estos nuevos tiempos.

Joseba Pérez: “A partir de ahora, todo girará en torno a las personas, justo el factor que menos se ha trabajado”.

En el primer caso, Joseba Pérez recomienda poner especial énfasis en aspectos como la actitud y la aptitud. “Actúa con determinación y preparación, contagiando a los demás desde el positivismo para que lo más importante sea lo más importante”, subraya. Como complemento, sugiere no penalizar el fracaso: “Debes enfocarte hacia la acción para crear iniciativas nuevas siempre desde el propósito que te has marcado”. Un objetivo para el que considera imprescindible trabajar la confianza y la comunicación. “Ser claro, directo, transparente y consistente hará que tus ideas puedan ser entendidas y compartidas por todos”.

Como empresa, subraya a modo de primer hito la importancia de contar con una tesorería y una rentabilidad saneadas “para garantizar la permanencia, el presente y el futuro de la organización”. Igualmente, menciona la importancia de generar un buen ambiente en el trabajo “que fomente el compromiso, la participación, la colaboración y la suma de capacidades de todos los miembros del equipo, frente al individualismo y la competición”. Relacionado con este último aspecto, cita la necesidad de introducir un cambio cultural transversal en toda la organización para que “la toma de decisiones se haga con mayor rapidez”, así como la adquisición de nuevas habilidades, no solo técnicas, que refuercen la innovación y el desarrollo de la empresa frente a sus competidores.

En todo caso, para el CEO de Lortu ha llegado el momento de empezar por nosotros mismos. “A nadie le debemos conceder el derecho de que decida por nuestro mundo y nuestros negocios. El futuro depende de nosotros y de nadie más”, sentencia.

Entra aquí para leer más sobre el impacto del coronavirus en Navarra. 


To Top