viernes, 28 enero 2022

Iratzar sumará un hotel al restaurante tras sortear la pandemia

En medio de la crisis que vive la hostelería desde el inicio de la pandemia, el restaurante Iratzar, ubicado en Etxarren, ha incrementado su plantilla y ampliará el servicio de restauración con un hotel de dos estrellas cuyas obras comenzarán a finales de año. Toda una aventura que Igantzi Jauregi, dueño del negocio, comparte con NavarraCapital.es. La idea surgió a raíz de la "gran demanda" de alojamientos que existe entre los transportistas y los trabajadores de las nuevas empresas implantadas en la zona. El hotel dispondrá de catorce habitaciones dobles.

Amaia Oyarbide
Etxarren - 12 agosto, 2021

Igantzi Jauregi, dueño del restaurante Iratzar, amplió la terraza en plena pandemia. (Fotos: Maite H. Mateo)

A escasos metros del escondido pueblo de Etxarren, entre los acogedores municipios de Egiarreta y Ekai, Igantzi Jauregi, un anoetarra de 32 años y padre de dos hijos, regenta el restaurante familiar Iratzar. Enclavado entre las sierras de Aralar y Andía, en el valle de Arakil, desde su nueva terraza se puede admirar el intenso verdor de La Barranca.

Conocido por sus generosos bocadillos tamaño XL y frecuentado por transportistas, trabajadores de la zona y visitantes del valle, el establecimiento parece vivir ajeno a la crisis de la hostelería. Tanto es así que proyecta abrir un pequeño hotel de catorce habitaciones en su planta superior. Mientras el sector se contrae debido a la pandemia, Jauregi quiere volar alto. El crecimiento de la industria en los alrededores del municipio supone una gran oportunidad para su negocio.

Desde joven, el actual dueño de la empresa ayudó en el negocio. Sus padres, Ramón y Gemma, compraron hace quince años lo que en aquellos momentos era un “lugar en ruinas” y, con ese espíritu tenaz que caracteriza a los habitantes de la zona, dieron forma a un negocio que el Covid-19 no ha sido capaz de mermar. Hoy en día, el menor de cuatro hermanos ha cogido el testigo y se ha aventurado a ampliarlo.

Igantzi Jauregi: “Ha sido un año duro e intenso, pero por suerte me va bien y estoy dispuesto a seguir creciendo”.

“Ha sido un año duro e intenso, pero por suerte me va bien y estoy dispuesto a seguir creciendo”, afirma Jauregi a NavarraCapital.es. Gracias al intenso y constante trajín de coches y camiones, “el restaurante no ha cesado su actividad en ningún momento”.

Sin duda, una grata noticia de la que pocos locales pueden presumir en los tiempos actuales. El secreto del éxito de Iratzar reside, precisamente, en que no depende de la evolución del turismo: “Los hoteles turísticos están más afectados porque el ocio se ha restringido, pero a mí no me afecta tanto porque mis clientes principales son currelas”.

Y eso que, al fin, el sector hotelero comienza a recuperarse. Por un lado, el turismo rural continúa gozando de buena salud, como ya sucedió en 2020. Así, el 65,8 % de los alojamientos prevén una ocupación de entre el 75 % y el 100 % para agosto, mientras que el 21,1 % habla de entre el 50 % y el 75 %. Y los alojamientos de la Comarca de Pamplona, después de año y medio especialmente dramáticos, están remontando el vuelo este mes. Tal y como adelantó NavarraCapital.es, la ocupación está semana ronda prácticamente el 100 %.

Recreación en 3D que muestra cómo será el establecimiento con el futuro hotel.

Recreación en 3D que muestra cómo será el establecimiento con el futuro hotel.

No obstante, el portal inmobiliario Idealista publicó recientemente unos datos muy preocupantes. En concreto, indicó que el número de hoteles en venta ha aumentado un 30 % durante el último año. Entre ellos figuraban, por ejemplo, el Hotel Rural Bereau de Lesaka o el Itxasoenea de Aoiz.

EL SECRETO

Servicio a domicilio para empresas y transportistas, take away… Antes de la irrupción del Covid-19, el restaurante ya disponía de esta opción, pero la pandemia supuso “un auge considerable”. El otro acierto: su ya famosa terraza, que decidió ampliar la pasada Semana Santa. “Fue un acierto total”, subraya. De heccho, ha incrementado su plantilla en el último año. Actualmente, cuenta con diez trabajadores, siete de ellos a jornada completa. Y con la apertura del hotel, su intención es incorporar a alguna persona más.

“Hay mucha demanda y Arakil tiene muy pocos hoteles de paso. La empresa Harivenasa ha llenado toda la oferta de la zona”, especifica. Este es el motivo principal por el que ha diseñado el proyecto del hotel. Al encontrarse en un paraje privilegiado, cerca de Pamplona, al lado de la autovía y compartiendo espacio con el área de servicio de Repsol, se muestra convencido de que su nuevo servicio tendrá una buena acogida.

El proyecto contempla reformar la planta superior del restaurante, anteriormente hogar de la familia y cuya superficie total es de 450 metros cuadrados, y transformarlo en un hotel de dos estrellas. Dispondrá de catorce habitaciones dobles, de trece metros cuadrados cada una, equipadas con baño particular. Igantzi desea mantener los dos negocios “unidos, pero separados”. Por eso, el restaurante conservará su entrada actual y, en cambio, el acceso al hotel se construirá en la parte trasera de la casa, diferenciando de esta manera los dos espacios. Las obras, que durarán cuatro meses y darán inicio a finales de año, “no afectarán al restaurante”. La apertura está programada para antes del próximo verano.

El hotel tendrá catorce habitaciones, de treces metros cuadrados cada una.

El hotel tendrá catorce habitaciones, de treces metros cuadrados cada una.

El establecimiento está enfocado principalmente para transportistas o trabajadores de la zona, aunque no descarta otro tipo de huéspedes ocasionales. Adecuándose a las necesidades de los obreros, la intención del joven es que “prácticamente todo vaya con tarjeta, sin necesidad de una recepción de veinticuatro horas”. Así, si alguien llega de madrugada, puede entrar sin problemas.

Jauregi prefiere no detallar el desembolso que deberá realizar para llevar a buen puerto el proyecto, pero asegura que su idea “es grande” y, por consiguiente, “la inversión es elevada”. Aunque solo ha librado un fin de semana desde el inicio de la pandemia (el local permanece abierto los 365 días del año), el cansancio no parece hacer mella en él y se muestra entusiasmado con su futuro hotel. Eso sí, reconoce que “las cosas de palacio van despacio”…

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top