viernes, 7 octubre 2022

Jabier Villarreal: pura tecnología al servicio del arte

El artista navarro fue más allá de la mera adaptación a la vida moderna y sometió a las nuevas herramientas hasta alcanzar sus límites artísticos. Con esta perspectiva, su legado compuesto por más de 500 piezas recoge un rico relato poético sobre la vida actual de nuestras sociedades, así como reflexiona sobre la riqueza espiritual de las nuevas técnicas digitales. Por eso, el Museo de Navarra acoge una exposición temporal que homenajea por primera vez su intensa carrera artística y docente. La iniciativa, bautizada como 'Una cartografía de imaginarios y paisajes críticos', también incluye un catálogo que inaugura el estudio crítico del hacer del artista.

Redacción
Pamplona - 15 abril, 2022

Villarreal experimentó con la gráfica digital cuando todavía se consideraba como algo ajeno a la práctica artística. (Foto: cedida)

Jabier Villarreal Armendariz (Pamplona, 1962-2019) experimentaba con todo lo que caía en sus manos. Entre otras herramientas, hizo arte con una videocámara, una impresora, una cortadora láser, una plancha de aluminio, escáneres 2D y 3D, un dron, cámaras digitales y analógicas, acuarelas, óleo o fotopolímero. Todo servía para introducirse en nuevas experiencias creativas y arrastrar a sus alumnas y alumnos a esa aventura imposible.

Más allá de una mera adaptación, Villarreal concebía a la tecnología como una oportunidad para examinarla críticamente, así como para hacer que se sometiera a la intención y al proyecto. Por eso, su obra artística materializa hibridación entre los medios tradicionales y los más novedosos, creando un complejo y poético relato sobre la vida actual de nuestras sociedades.

Gracias a su ingente legado, el Museo de Navarra inauguró la exposición Una cartografía de imaginarios y paisajes críticos / Imajinario eta paisaia kritikoen kartografia, en la que se recorre la obra del artista navarro y que puede visitarse hasta el 4 de septiembre. La muestra quiere rescatar el legado artístico, docente e investigador de “uno de los artistas navarros más experimentales”.

La exposición contó con la iniciativa, el conocimiento y la colaboración de Angela Moreno, artista y compañera vital de Jabier Villarreal, que se ocupó de la catalogación de su ingente obra.

Y se trata de la primera vez que se recopila su trabajo. Porque Villarreal mostró su obra de manera parcial, sin llegar a disfrutar de una gran exposición que presentara el conjunto de su trayectoria. De hecho, falleció en 2019, con 56 años, “cuando se encontraba en un momento pleno de efervescencia investigadora y creadora”.

En la presentación de la exposición temporal estuvieron presentes la consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola; la directora del Museo de Navarra, Mercedes Jover; y el comisario de la muestra, Fernando Galvano. “La exposición nos va a permitir contemplar el variado legado de Villarreal, que hibrida la pintura, la obra gráfica, el vídeo, la infografía y las imágenes capturadas por escáner láser 3D”, valoró la consejera.

Así mismo, destacó la publicación elaborada para esta exposición que supone una “importante aportación para el conocimiento del artista y un valor diferencial en esta muestra, ya que inaugura el trabajo bibliográfico y el estudio crítico del hacer del artista”. En este sentido, agradeció la iniciativa, el empuje, el conocimiento y el trabajo de Angela Moreno, compañera vital de Jabier Villarreal y artista ella misma, quien se ha ocupado de la catalogación de su obra.

Jabier Villarreal Armendáriz.

Villarreal impartió docencia en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Unibertsitatea, desde 1987 hasta 2019. Su dimensión docente, de hecho, corrió en paralelo a su trabajo artístico, y fue gracias a ella que pudo llevar a cabo una investigación continua e innovadora en el ámbito de las aplicaciones de las nuevas tecnologías de producción de imágenes también en las aulas.

El artista utilizó una gran variedad de técnicas, soportes y poéticas que imbricó para producir nuevas representaciones del paisaje y del imaginario urbano, además de establecer diálogos con la historia del arte, entre los que destaca su apropiación de algunas obras de Brueghel el Viejo. La exposición permite descubrir su poliédrico legado y su poética constructiva. “Fue pionero en la aplicación de la tecnología 3D en las artes visuales, creando una serie de fascinantes paisajes enigmáticos que no pudo desarrollar con nuevas series debido a su prematuro fallecimiento”, afirma el comisario.

LA EXPOSICIÓN

Las obras se han distribuido con un criterio cronológico básico, interrumpido por diálogos de distintas series en las que el artista trabajó, en ocasiones simultáneamente: El pastor y el loco, 1984-1985; De sí mismo, 1986-1987; Pintura de foto, 1989-1997; Ipar Lur Gorria, 1999-2001; Encapsulated Landscapes, 2003; Mil cosas suaves sin nombre, 2003-2015; Paralelo 42, 2005-2015; Serie Añana- Gesaltza, 1992-2015; Aluminios, 2002-2018; Apuntes de Roma, 2017-2018; Lidar, 2018-2019. En unas pantallas, se pueden ver más obras para conocer mejor el desarrollo de las series.

La muestra incluye también unos videoclips realizados por Villarreal a finales de los años 80 y primeros de los 90, para los grupos Barricada y Txarrena, con una cámara analógica utilizada con gestos pictóricos. También pueden verse varios fragmentos de vídeos que realizó más tarde, con medios digitales, en lo que supuso una abundante producción videográfica.

Una de las obras de Jabier Villarreal.

La casi totalidad de la exposición procede de la colección de la familia Villarreal Moreno. Además, la Asociación Bilaketa, de Aoiz, aportó a la colección con una obra. Por su parte, el Museo de Navarra posee seis obras del artista, de diversas series, adquiridas entre 1985 y 2020. Cuatro de ellas se muestran en la exposición y una, Capture basoa 02. Eugi Beltz, se incorpora temporalmente en la sala 3.7 de la exposición permanente.

UN HOMENAJE INTERDISCIPLINARIO

La museografía, realizada por Conjunta Proyectos (Arantxa Satrustegi e Inés Castillo, junto con Conrado Capilla), supone una propuesta novedosa en el Museo de Navarra y responde al concepto de la exposición, ya que expresa la continuidad y la ruptura entre las diferentes técnicas, soportes y poéticas en juego. La forma de trabajar en capas y secuencias de imágenes de Jabier Villarreal se recrea en la estructura del montaje, realizada mediante pladur y perfilería vista.

Por último, se ha editado un catálogo de la obra de Jabier Villarreal que contiene textos de Fernando Golvano, Joaquim Dols Rusiñol, Xabier Idoate, Angela Moreno Merino, Izaskun Álvarez Gainza, Mikel Moreno Parra, Xabier Morrás, Isabel Villarreal Armendariz y del propio artista, así como más de 300 imágenes.

Su precio de venta al público es de 20 euros. Se puede adquirir en el Museo de Navarra y en el Fondo de Publicaciones del Gobierno de Navarra (calle Navas de Tolosa, 21, de Pamplona). Alexander Crespo Hurtado se ha encargado de su coordinación y Iosu Moreno Merino, del diseño gráfico. La impresión la ha realizado Gráficas Ulzama.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top