sábado, 15 junio 2024

Knorr-Bremse incrementa un 66 % su producción hasta las 9 millones de piezas al año

Según pudo saber Navarra Capital, el Servicio de Economía Circular y Cambio Climático del Ejecutivo foral dio recientemente su visto bueno al proyecto, que prevé instalar dos nuevas líneas de producción que ocuparán el almacén actual. De esta forma, la sede navarra de Knorr-Bremse avanza en la consecución de su plan de futuro, declarado de interés foral en 2021.


Pamplona - 19 julio, 2023 - 06:00

La sede de Knorr-Bremse prevé ampliar su plantilla hasta alcanzar las 355 personas. (Foto: archivo)

La sede navarra de Knorr-Bremse está sumergida en un plan para consolidar su futuro. Dicha estrategia, declarada de interés foral en 2021, le llevó a invertir en los últimos años 25 millones de euros para adquirir nuevos equipos productivos, de los que 9 millones se destinaron a cuadriplicar su personal investigador hasta alcanzar las veinticuatro personas.

Al mismo tiempo, según informó el Ejecutivo foral el pasado mes de marzo, ya cuenta con un centro tecnológico «único en el sector en cuanto a personal y medios técnicos»; con una planta de fabricación de prototipos completa para todas las fases del proceso; y con el centro de ensayos de frenado «con la mayor capacidad de Europa».

Ahora, la empresa da un paso más en su expansión. En concreto, ya ha invertido en equipos para instalar dos nuevas líneas de producción y sus correspondientes instalaciones auxiliares. Un proyecto que cuenta con la aprobación por parte del Servicio de Economía Circular y Cambio Climático del Gobierno de Navarra. La nueva maquinaria permite a la sede del polígono Agustinos dar un salto en su actividad, pudiendo alcanzar una capacidad de producción anual de 9 millones de piezas al año, lo que podría suponer «un incremento del 66 %».

La compañía situada en la capital navarra es una de las tres fábricas que la multinacional alemana tiene para la producción de material de fricción, junto a las ubicadas en Manchester (Reino Unido) y Chicago (Estados Unidos). Las guarniciones, zapatas de freno orgánicas y los elementos sinterizados de fricción que fabrica se aplican después en la red ferroviaria de líneas de RenfeEuskoTren Feve, así como en las líneas de metro de MadridSevilla o Bilbao. Sin embargo, su producción se destina «en su mayoría» a clientes a nivel mundial.

IMPACTO DE LA GUERRA EN UCRANIA

En el primer trimestre de 2023, Knorr-Bremse experimentó un descenso del 7,4 % en la entrada de pedidos en la división de Sistemas para Vehículos Ferroviarios (RVS, por sus siglas en inglés). En concreto, registró un volumen de 1.000 millones de euros, mientras que en el mismo periodo de 2022 se situó en los 1.081 millones de euros.

«Así mismo, debido sobre todo a la pérdida de negocio en Rusia, el EBIT operativo de la división RVS fue de 112 millones de euros en el primer trimestre de este año, lo que supone un descenso del 8,2 % respecto al trimestre del año anterior (en el primer trimestre de 2022, el EBIT se situó en los 122 millones de euros). Este resultado también refleja los efectos de la inflación», valoraron el pasado mes de mayo desde la multinacional.

No obstante, el negocio ferroviario del grupo sigue expandiéndose. En términos interanuales, la cartera de pedidos de la división de Knorr Bremse cerró el primer trimestre del año con un volumen de 5.026 millones de euros (en 2022, fue de 4.181 millones). Al mismo tiempo, sus ingresos aumentaron un 10,3 %, hasta situarse en los 855 millones de euros (en el primer trimestre de 2022 fueron 775 millones). Este incremento está alineado con el «fuerte crecimiento» del 14 % en el volumen de negocio total de Knorr-Bremse, que situó sus ingresos en unos 1.900 millones de euros con un margen del 10 %.

Archivado en:

Pamplona · Knorr-Bremse ·


To Top