martes, 18 junio 2024

La cartera de pedidos de MTorres se recupera gracias a la reactivación del sector aeronáutico

Durante una reunión de su consejo de administración, celebrada el pasado 19 de diciembre, los responsables de la empresa navarra analizaron la positiva marcha que está experimentando la compañía en estos momentos. Según fuentes consultadas por Navarra Capital, en 2023 superó los niveles de contratación previos a la crisis de 2020. "De nuevo estamos incorporando talento, especialmente perfiles técnicos, ingenieros y titulados de grado superior de FP para hacer frente a la alta cartera de pedidos", aseguran. No obstante, la Dirección transmitió un mensaje de cautela de cara al futuro debido a los vaivenes de la situación geopolítica mundial.


Pamplona - 8 enero, 2024 - 05:59

En 2023, según apunta la Dirección, MTorres superó los niveles de contratación previos a la pandemia. (Foto: archivo)

El anuncio supone un alivio para el Grupo MTorres, que al menos por ahora da por superadas las dificultades vividas en los últimos años. Una complicada situación que la firma atribuye sobre todo al crítico escenario global del sector aeronáutico, donde concentraba el 50 % de su facturación, plasmada en un descenso del 36% en cinco años de la inversión mundial en bienes de equipo y ensamblaje. Además, uno de sus principales clientes, el fabricante Boeing, tuvo que suspender la producción de su principal modelo, el 737 MAX, tras dos accidentes en 2018 y 2019 que se tradujeron en la cancelación o aplazamiento de la mayoría de los pedidos. Por otra parte, las limitaciones impuestas por la geopolítica imposibilitaban el acceso a mercados emergentes como China y Rusia. Dificultades que se multiplicaron con la llegada de la pandemia.

Desde la Dirección de la empresa navarra aseguran que los problemas de la compañía no eran internos, sino una consecuencia de las sucesivas crisis financieras y sanitarias que afectaban a los fabricantes de aviones a causa, entre otras razones, de la caída del turismo, que redujo drásticamente la demanda de aeronaves. Sin embargo, el panorama ha cambiado de forma radical. “Nuestro principal reto es que tenemos una demanda de aviones de tal calibre que, como sector, no estamos siendo capaces de satisfacerla”, subrayó a finales del pasado noviembre el presidente de Airbus España, Alberto Gutiérrez. “Es, en todo caso, un buen problema. Nuestra prioridad es ser capaces de suministrar tantos aviones como demanda haya”, añadió.

Los responsables de la firma navarra hablan de una recuperación “más rápida de lo que se preveía”

Un ejemplo basta para dar una idea más precisa de la situación: una sola aerolínea, IndiGo, formalizó en junio un acuerdo por el que Airbus le suministrará 500 aeronaves de la familia A320. Se trata, por tanto, del mayor contrato en la historia de la aviación comercial. Por su parte, la aerolínea alemana Lufthansa acaba de anunciar la compra de hasta cien unidades del 737 Max de Boeing, un pedido que se une a los realizados por otras compañías punteras del mismo modelo, que vuelve a merecer la confianza de las operadoras. Así, el mayor fabricante mundial parece dejar atrás una de sus etapas más complicadas.

En el caso de Airbus, la compañía había entregado un total de 623 aviones a 82 clientes entre enero y noviembre de 2023, 58 más que en el mismo periodo de 2022, y su previsión era que ascendieran a 720 al finalizar el año. Boeing, sumando todos los modelos, entregó 461 aviones entre enero y noviembre, 50 más que en 2022. Además, también mejoró la cartera de pedidos. A finales de noviembre, la primera tenía más de 1.500 unidades reservadas, frente a las alrededor de mil de 2022. En esas mismas fechas, Boeing tenía 1.085 aviones reservados.

RECUPERADA CARTERA DE PEDIDOS

Las fuentes consultadas por este medio defienden que la reactivación del sector aéreo ha permitido también una recuperación de la cartera de pedidos en la compañía navarra. En concreto, añaden que las sucesivas crisis exógenas vividas han provocado la desaparición de numerosos proveedores, y que los supervivientes han resistido gracias a la reducción de su tamaño, como ha sucedido en el caso del Grupo MTorres. En consecuencia, la carga de trabajo se acerca al pleno de su capacidad actual de producción.

Los responsables de la firma hablan de una recuperación “más rápida de lo que se preveía” y apostillan que, en 2023, se superaron los “los niveles de contratación previos a la crisis de 2020”: “De nuevo estamos incorporando talento, especialmente perfiles técnicos, ingenieros y titulados de grado superior de Formación Profesional para hacer frente a la alta cartera de pedidos (…). Nuestra cadena de proveedores también se está viendo muy beneficiada por el aumento de la carga de trabajo y de pedidos en MTorres, lo cual les va a empujar a un crecimiento progresivo”.

“Vamos a seguir aportando tecnología punta a un sector que hoy lidera Europa gracias a Airbus, que experimenta la recuperación de Boeing y que ve en la china Comac un futuro competidor de Airbus”

No obstante, la Dirección de la compañía se muestra cautelosa al hablar del futuro porque sigue vislumbrando un panorama internacional muy incierto. La conflictiva situación geopolítica mundial, con repercusiones directas en la economía, impone la prudencia a la hora de tomar unas decisiones que, forzosamente, no pueden abarcar plazos tan dilatados como sería deseable a la hora de realizar una planificación estratégica. “No obstante, las importantes inversiones en el sector se mantendrán dos o tres años más, y se espera una cercana recuperación de Boeing y el aumento de sus ritmos de producción. Aunque aún no se sabe cuándo ocurrirá, tanto Airbus como Boeing tienen previsto anunciar el lanzamiento de nuevos modelos que sustituirán a los actuales, lo que se traducirá en cinco o seis años de nuevas y destacadas inversiones por parte de ambos fabricantes”, detallan las fuentes con las que contactó Navarra Capital.

El Grupo MTorres sigue confiando en la innovación y la tecnología para ganar espacio en un mercado tan competitivo como el aeronáutico, donde aporta soluciones como alas integrales de fibra de carbono y sin remaches, tanto para la aviación comercial o la militar, y tantea su incursión en el sector de las aeronaves espaciales. “Vamos a seguir aportando tecnología punta a un sector que hoy lidera Europa gracias a Airbus, que experimenta la recuperación de Boeing y que ve en la china Comac un futuro competidor de Airbus. Son las tres grandes compañías que traccionarán el mundo de la aviación en los próximos años”, concluyen desde la Dirección de la compañía, que continúa presente en el resto de sus áreas de negocio, principalmente en el campo de los aerogeneradores y energías limpias, así como en el del paper converting (empalmadoras y bobinadoras de papel y cartón).


To Top