lunes, 15 agosto 2022

La cultura de las organizaciones, uno de los principales desafíos para fomentar el teletrabajo

Así se desprende de un estudio elaborado por Montaner, la marca insignia de Grup Montaner, junto a la Fundación Másfamilia. El informe identifica la metodología especializada, la escucha activa a los empleados, la medición de productividad, la socialización entre la plantilla y la confianza entre empresa y empleado como otros de los retos para la creación y aplicación de un modelo exitoso de trabajo en remoto. 

Redacción
Pamplona - 21 julio, 2022

Para la firma, una de las principales bases o motores del teletrabajo es la conciliación laboral y personal. (Foto: cedida)

Un reciente informe sobre nuevas formas de trabajar elaborado por la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas (Aedipe) arrojó que, antes de la irrupción del Covid-19, la implantación de modelos híbridos en el país “suponía únicamente el 20 %”. Además, el informe publicado este mes aseguró que, si la presencialidad total suponía el 76 % previamente al estallido de la pandemia, esta se verá reducida a “únicamente el 36 %”. A pesar de ello, el trabajo exclusivamente en remoto “sólo alcanzará un 7 %” y los horarios flexibles crecerán “en torno a un 40 %”.

Esos datos, sumados a “la voluntad creciente de las empresas por sumarse a esta evolución”, llevaron a Montaner, la marca insignia de Grup Montaner especializada en consultoría, gestión del cambio, selección onboarding y headhunting, y a la Fundación Másfamilia a analizar cómo evoluciona el teletrabajo en 2022, así como a exponer “los principales retos a los que se enfrentan las empresas que lo han aplicado o quieren hacerlo”.

Según un estudio de red.es traído a colación por el holding de empresas especializado en servicios de recursos humanos, actualmente un 13,1 % de la población ocupada en España (2,6 millones de personas) teletrabaja “de manera ocasional o habitual”. Esta cifra es un 63 % más alta que a finales de 2019, cuando el trabajo en remoto “era algo que la gran mayoría no había experimentado antes”. “A pesar de que haya todavía un largo camino por recorrer, la tendencia es positiva”, apuntó la firma.

Joan Montaner (Montaner): “Hacer partícipes a los empleados en la elaboración de un plan que les cambiará sus rutinas ayudará a que se sientan motivados y comprometidos”.

Para Montaner, una de las principales bases o motores del teletrabajo es la conciliación laboral y personal, “un valor cada vez más preciado por la sociedad”. De hecho, “en la actualidad y en plena guerra por el talento, algunos de los factores más determinantes en la aceptación de una oferta laboral son la flexibilidad horaria y el teletrabajo”, valoró el grupo.

En este sentido, uno de los desafíos “más grandes” en materia de flexibilidad y teletrabajo es la cultura de las organizaciones. “No se pueden hacer cambios o evolucionar hacia nuevas formas de trabajar si se mantienen las mismas directrices o hábitos que se han seguido hasta día de hoy: control horario, presencialidad como sinónimo de productividad, entre otros”, subrayó el estudio. Por ello, uno de los retos para avanzar en este sentido es crear una “metodología personalizada” para cada empresa.

Tras la irrupción de la pandemia, las compañías se vieron obligadas a adaptarse al teletrabajo “sin experiencia previa ni conocimiento sobre su aplicación”. Así, “cuando se empezó a recuperar la normalidad, algunas apostaron por mantener modelos híbridos en los que se compaginara la presencialidad con el trabajo en remoto”. Sin embargo, “y aunque parece una opción perfecta para ayudar a la conciliación personal y laboral, todavía son muchas las empresas que no ven o confían en sus beneficios”.

MODELO HÍBRIDO

“En Grup Montaner, por ejemplo, apostamos por diseñar un modelo colaborativo entre todos los empleados de la compañía. De esta manera nos aseguramos que fuera lo más consensuado posible y esto ha sido, para mí, la clave del éxito”, explicó Joan Montaner, director general de Grup Montaner. “Nuestro modelo consiste en cuatro días de teletrabajo a la semana y uno presencial, en el caso de servicios centrales; y de dos días de teletrabajo y tres presenciales en oficinas de atención al público”, añadió. Esto, en su opinión, “permite a los trabajadores tener una mejor conciliación y, a la vez, mediante la presencialidad, mantener el contacto entre equipos”.

Por otra parte, el estudio hace especial énfasis en la importancia de “escuchar activamente a los empleados, preguntando, ya sea de forma individual o en grupos, escuchando y valorando todas las opiniones”. El resultado, a juicio del director general del grupo, “no siempre será del agrado de todos, pero hacerles partícipes en la elaboración de un plan que les cambiará sus rutinas, tanto personales como laborales, ayudará a que, una vez implementado el cambio, se sientan a gusto, motivados y comprometidos”. “Sin duda, esto es clave para mantener una buena experiencia de empleado, lo que repercutirá en buenos resultados para la compañía”, comentó.

Un estudio de red.es apunta que, en la actualidad, un 13,1 % de la población ocupada en España teletrabaja “de manera ocasional o habitual”.

Además, el informe también aborda la medición de la productividad y el compromiso de la plantilla, entendiendo que un nuevo entorno “precisa de cambios culturales en la forma de hacer y actuar de las empresas; así como las relaciones sociales entre los trabajadores ante la “posible desconexión entre los equipos”.

La solución, según estimaron Montaner y la Fundación Másfamilia, pasa por “crear un formato híbrido en el que se teletrabaje y se vaya a la oficina, y en la propuesta de actividades de equipo o proyectos transversales que ayuden a la continua relación entre ellos”. “Para mí, lo más importante es no perder la esencia familiar y el sentido de pertenencia que tenemos en la compañía. Por ello, cada año evaluamos el modelo y lo ajustamos a las necesidades que vamos detectando, sobre todo en términos de socialización”, aseguró Montaner.

Todos esos factores, sumados a “la voluntad creciente de las empresas por sumarse a esta evolución”, llevaron a ambas entidades a apostar por el modelo de trabajo híbrido como una  solución “que ya está presente en el mercado”.

Entra aquí para leer más sobre economía en Navarra. 


To Top