jueves, 1 diciembre 2022

La firma que ilumina el hotel de la estación de Canfranc y los cuadros del Senado

Inicialmente, Láser Iluminación era una tienda orientada al público general. Pero, con el paso del tiempo, Óscar Morales redirigió su actividad y comenzó a diseñar proyectos de gran envergadura. Una transición que propició dos mudanzas a locales más amplios de Pamplona y la conformación de un equipo con perfiles más especializados.

Iratxe Zubieta
Pamplona - 25 noviembre, 2022

Láser Iluminación también realiza proyectos en distintas ciudades como Barcelona o Gijón. (Fotos: Ana Osés)

La arquitectura acompaña al ser humano desde el inicio de los tiempos. Y, con ella, también emergieron las primeras técnicas de iluminación para crear diferentes atmósferas en los espacios que habitamos. De hecho, los cambios en el uso de la luz reflejan a la perfección la evolución de la sociedad, desde las mechas ungidas en aceite que utilizaban en la antigua Roma o en el faraónico Egipto, hasta los rascacielos más famosos revestidos con la última tecnología como el Burj Khalifa (Dubai) o la Torre Perla Oriental (Shanghái), cuya iluminación a menudo es incluso una seña de identidad.

Esta creciente importancia de la iluminación propició que, a mediados del siglo XX, proliferaran los diseñadores especializados en este campo. Un camino hacia el que Óscar Morales, fundador de Láser Iluminación, decidió dirigir su carrera laboral: “De pequeño ayudaba a mi padre en su trabajo, que estaba relacionado con la electricidad. Entonces decidí que me quería dedicar a poner luz en la vida de las personas. Primero tuve una tienda de iluminación decorativa de venta directa, más orientada al público en general, en Sancho el Fuerte (Pamplona). Pero la actividad fue creciendo hacia el sector de las obras y proyectos y, eso generó una vuelta de tuerca dentro de la propia empresa”.

“Decidí que me quería dedicar a poner luz en la vida de las personas… Solemos realizar proyectos de iluminación a medida”

En ese momento de cambio, Morales decidió mudarse a un espacio más amplio en Monasterio de Urdax: “Empezamos a orientar nuestra actividad hacia los proyectos. Cerramos la tienda al público, pero nos dimos cuenta de que, aun así, la gente nos conocía y seguía entrando a buscar lámparas decorativas. Así que combinamos ambas áreas”.

Con el paso del tiempo, la firma fue especializándose cada vez más en diseños ad hoc y obras. “Estos pasos se hacen poco a poco. La evolución conlleva formación y adquisición de nuevos conocimientos”, constata el propietario de la empresa.

Sobre todo, su negocio tiene dos tipos de clientes, uno profesional y otro público. “Solemos realizar proyectos de iluminación a medida, y en ellos englobamos la lámpara decorativa y de producto técnico. En estos momentos, estamos haciendo obras para muchos arquitectos de la zona y eso nos está llevando también a adquirir muchos trabajos fuera de Navarra”.

El crecimiento de la empresa les llevó a cambiar nuevamente de localización. “Antes de la pandemia, decidimos instalarnos en la Calle Tajonar. Aunque vendemos al público, este lugar no está enfocado a ser una exposición, sino a trabajar y diseñar obras más al detalle”. Lo que sí tiene en este comercio es una exposición de antigüedades, donde se exhiben cámaras de fotos, botellas de vino o transistores. Coleccionar estos artículos es otro de sus hobbies.

La firma que dirige Óscar Morales ha cambiado en varias ocasiones de ubicación, conforme iba creciendo.

Las paredes del local, además, están regadas por largas estanterías llenas de carpetas, donde archiva todos los bocetos de los trabajos en los que participa. Entre los diseños que el equipo de Morales guarda, destaca la iluminación de las obras pictóricas y esculturas situadas en el interior del Senado (Madrid): “Realizamos el proyecto en 2018 y aprendimos mucho sobre juegos de luz y sombras. Tuvimos que iluminar diferentes cuadros de importantes pintores como Sorolla. Requerían una iluminación con una resolución máxima”. La compañía navarra también puso luz a restaurantes como el Molino de Urdániz.

“Tuvimos que iluminar diferentes cuadros de importantes pintores como Sorolla… Requerían una iluminación con una resolución pictórica máxima”

Dentro de la Comunidad foral, Láser Iluminación está desarrollando la instalación que dará luz al edificio de Las Salesas. Será el primer proyecto en el que implementará un sistema de luz de ciclo circadiano: “Allí se van a trasladar las oficinas de la Mancomunidad. Y es muy especial porque hemos proyectado un sistema con el que la luz artificial se adapta a los tonos e intensidades de la luz natural para conseguir que las personas puedan mantener su ciclo de vida”, especifica. Según los resultados de diferentes estudios, esta iluminación genera beneficios en las personas.

Y fuera de la región, la firma está inmersa en la iluminación del hotel que, en breve, abrirá sus puertas en la famosa estación de Canfranc. “Este edificio es mítico para todos nosotros y tiene muchísima historia. Eso hace que sea un proyecto más especial. La están transformando en un hotel que va a tener 104 habitaciones. Es un sitio maravilloso y va a quedar realmente bonito”, avanza. También ha comenzando un edificio en Vigo y tienen nuevos proyectos en Barcelona y Gijón.

LA EVOLUCIÓN DE LA EMPRESA

En Láser Iluminación trabaja un equipo formado por siete personas. “Hay un arquitecto, diseñador, aparejador… Ellos son quienes nos hacen poder estar en este tipo de obras”. Una plantilla que ha ido evolucionando con el tipo de actividad que ofrece el negocio. “Ha pasado de ser un personal que trabajaba en la tienda, tanto atendiendo al cliente como en ventas, a un equipo más especializado y con tareas más concretas. De momento no hay intención de aumentar el equipo, pero lo veremos según como vaya evolucionando el trabajo”, concreta.

La firma está desarrollando la primera instalación en la que implementará un sistema de luz de ciclo circadiano.

La firma está desarrollando la primera instalación en la que implementará un sistema de luz de ciclo circadiano.

Morales especifica que su trabajo ha evolucionado en gran medida desde que empezó hace más de treinta años. Y sitúa el punto de inflexión en la aparición del led. “Fue una revolución dentro de los sistemas de iluminación porque han aparecido diseños que antes eran impensables. Ahora los proyectos son diferentes, siempre tienen que estar adaptados a la tecnología. Aparecieron los focos y ahora lo que se llevan son las luces lineales, pero depende del entorno. La lámpara decorativa fue perdiendo empuje. Además, la aparición de internet y las tiendas online han propiciado otro tipo de consumo”. También han variado los hábitos de consumo, de modo que cada vez son más las personas que prefieren invertir en equipos más baratos y cuya vida es igualmente más breve.

Para reducir el coste de electricidad al consumidor, la empresa instala sistemas que ajustan la intensidad de la luz. “Por ejemplo, hacemos que la luz se apague si no hay presencia de personas…. Eso permite que maximicemos estos ahorros. No solo es el led, sino los sistemas de control de ahorro. Debemos tener muy en cuenta que la gente pueda trabajar, además de la practicidad de la instalación y el ahorro energético. No solo hay que fijarse en la belleza”, defiende.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top