viernes, 9 diciembre 2022

La Gilda, una banderilla de película

La Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería (ANAPEH) quiere poner en valor la gastronomía auténtica, la que se mantiene en las barras de los bares y perdura con el paso del tiempo. Por ello, durante 15 días la popular banderilla “Gilda” dispondrá de un espacio especial y será la protagonista (la estrella) en más de una treintena de establecimientos de toda la Comunidad foral. Todo por un aperitivo “verde, salado y un poco picante”.

Alberto Guzmán
11 junio, 2022

La Gilda es una banderilla emblemática que combina aceituna, guindillas, anchoas y otros encurtidos. (Imagen: cedida)

Pincho parece… ¡pero Gilda es! Hasta el próximo viernes, 24 de junio, La Ruta de La Gilda se celebrará en un total de 31 establecimientos de toda Navarra. ANAPEH (la Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería) continúa con su apuesta decidida de organizar diferentes Rutas Gastronómicas bajo el eslogan “Los Auténticos de Nuestros Bares”, dada la buena participación y acogida entre el sector y la clientela. En este caso, la ruta cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Pamplona, Reyno Gourmet, Vinos D. O. Navarra, Caja Rural de Navarra, Cooperativa de Hostelería y la subvención del Gobierno de Navarra-Nafarroako Gobernua.

ANAPEH quiere poner en valor, a través de diferentes iniciativas, la gastronomía auténtica, la que se mantiene en las barras de los bares y perdura con el paso del tiempo. Al igual que el resto de las Rutas, que se jalonan a lo largo del año, consisten en la exaltación de carácter gastronómico sobre una temática determinada y no se celebra ningún certamen ni concurso, pero sí cada hostelero le dará su toque personal.

La Gilda es una banderilla emblemática que combina aceituna, guindillas, anchoas y otros encurtidos. Su historia arranca en 1942 cuando Blas Vallés, oriundo de Olite, toma las riendas de la Casa Vallés en San Sebastián, donde despachaba el vino que él mismo producía en Navarra. Los vinos los acompañaban con aceitunas, guindillas y anchoas, todo por separado, hasta que un cliente decidió juntar los tres ingredientes en un palillo. Poco después se le puso nombre de Gilda, en honor a la película que se estrenaba con mucha polémica en el año 1946, y como su protagonista era “verde, salado y un poco picante”.

En esta ocasión, a los clientes por su consumición se les entregará un boleto “rasca y gana” por el que conseguirán el premio directo de una degustación y un Vino D. O. Navarra. Además se han editado folletos, displays de mesa y carteles para su buena difusión y se incluye toda la información en la Web-APP www.gastrorutasnavarra.com que ya incluye esta ruta con los bares participantes con toda la información necesaria: desde un mapa con geolocalización, hasta los horarios y elaboraciones que ofrecen.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top